SIPCAM viaja a Italia para intercambiar conocimientos sobre viticultura

La delegación española de la empresa de sanidad vegetal ha viajado hasta el país vecino para conocer los avances científicos en materia de bioprotección de la viña

Silvia Benini (Brand mánager de Ruffino) explicando las características de los vinos de esta bodega

Silvia Benini (Brand mánager de Ruffino) explicando las características de los vinos de esta bodega / Cedida

3
Se lee en minutos
R.C.

Las enfermedades fúngicas son una de las principales razones por las que la calidad de la uva puede verse mermada. Una de las más conocidas es la botritis, principalmente por su alta capacidad de deterioro del fruto, pero también de empeoramiento de las características de los mostos. Para hacer frente a este problema, la delegación española de SIPCAM ha viajado hasta la Toscana con el propósito de descubrir las últimas técnicas agrónomas que el país vecino utiliza para combatir esta amenaza natural.

Una de las principales preocupaciones de los viticultores españoles son las enfermedades fúngicas y es que, aunque el viñedo solo cubre un 3% de la superficie agrícola del país, este cultivo ocupa un 20% de la cuota de mercado de los productos para combatir los hongos, explica Félix Cabello, director del Dpto. de Investigación Agroalimentaria del IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario).

Una veintena de expertos de la viticultura, procedentes de Galicia, Castilla y León, La Rioja y Navarra, han aprovechado la oportunidad para intercambiar observaciones técnicas y conocimientos del más alto nivel con profesionales del sector vitivinícola italiano. El grupo ha conocido de primera mano la gestión de un viñedo ecológico en laderas con cubierta vegetal a base de leguminosas.

Visita a bodegas italianas

Durante el viaje, el equipo ha visitado diversas bodegas como son la Cantina Ruffino en Poggio Casciano (D.O. Chianti), las bodegas Castello di Bolgheri y Argentiera (ambas con D.O. Bolgheri) y la bodega Teruzzi & Puthod (D.O. Vernaccia di San Gimigniano). El principal objetivo del desplazamiento ha sido analizar los resultados extraídos de la investigación dirigida por el Dr. Titto Caffi de la Università Cattolica del Sacro Cuore de Piacenza, la cual se ha realizado en colaboración con diversas universidades españolas e italianas.

El equipo de SIPCAM en la bodega Argentiera

/ Cedida

Con la participación del gobierno de La Rioja, la Xunta de Galicia, Neiker y el INRAE de Francia, el estudio evidencia que uno de los momentos clave en los que la botritis más afecta a la viña es en la floración. Es por ello, que en esta etapa tan crítica es imprescindible proteger la vid desde el principio con fungicidas para lograr una fructífera cosecha.

Araw®, el fungicida ideal para la viña

Tras conocer las distintas variedades de uva de la zona y sus denominaciones de origen, se ha comprobado la importancia de las labores del campo como primer paso para la obtención de un vino de máxima calidad. De la mano de Isabelle Benedetti -Relaciones Públicas de la bodega Argentiera- y de Nicolò Carrara -responsable agronómico de la misma-, los técnicos han comprendido la importancia del control de la botritis desde la floración mediante la aplicación de fungicidas como Araw®.

Este fungicida previene y cura enfermedades como la botritis y el oídio en la vid desde el principio de la aparición tanto en uva de mesa como en uva de vinificación. Al estar formulado en microcápsulas biodegradables, este producto ofrece una mayor eficacia que otros similares del mercado, garantizando al agricultor un uso respetuoso con el medio ambiente.

Gracias a esta experiencia, la empresa pionera en bioprotección de cultivos ha podido comprobar la eficacia de Araw®, así como la gran calidad de los vinos toscanos cuidadosamente obtenidos mediante uvas tratadas con este fungicida. Asimismo, los resultados de los estudios realizados han permitido desarrollar un nuevo modelo matemático que integra diferentes factores como el clima para mejorar la toma de decisiones en el momento idóneo y prevenir así la infección por botritis en el viñedo.