Este mismo año

El Gobierno pacta con Bildu subir un 15% las pensiones no contributivas hasta fin de año

  • El Ejecutivo salva la ley de planes de pensiones de empleo con el apoyo del PNV y la abstención de Bildu y Vox

  • Los empresarios se podrán deducir en la cuota de Sociedades el 10% de las aportaciones a favor de sus empleados

El Gobierno pacta con Bildu subir un 15% las pensiones no contributivas hasta fin de año
4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno ha pactado con EH-Bildu una subida inminente del 15% de las pensiones no contributivas de orfandad, viudedad y discapacidad, para la segunda mitad de 2022, desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre. Esta ha sido una de las condiciones para que el grupo independentista vasco no haya votado en contra del proyecto de ley para el impulso de los planes de pensiones de empleo, este jueves en la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados.

Así lo anunció el diputado de EH-Bildu Iñaki Ruiz de Pinedo durante el debate parlamentario, donde ha explicado que el acuerdo pactado con el Gobierno implica que el próximo decreto de prórroga de las medidas contra la inflación -por el que se extenderán tres meses más las ayudas, más allá de la fecha inicial de vencimiento del 30 de junio- incorporará una subida de las pensiones no contributivas hasta el 31 de diciembre de 2022. La subida correspondiente a 2023 se incluirá en la ley de Presupuestos del Estado para el año próximo.

La subida del 15% de las prestaciones no contributivas para la segunda mitad de 2022 implicará que "miles y miles de pensionistas, que cobran las prestaciones más bajas, tengan un incremento de entre 60 y 100 euros mensuales", dijo Ruiz de Pinedo. Con carácter general, la pensión no contributiva se sitúa en 2022 en 421,40 euros. Una subida del 15% implica, pues un alza de 63,21 euros en cada una de las seis pagas y la extra de Navidad correspondientes al segundo semestre.

Caótica votación

La abstención de EH-Bildu ha favorecido que siga adelante la tramitación de este proyecto de ley del Gobierno con el apoyo añadido del PNV y el PRC y la abstención, también, de Vox. PP, ERC, Ciudadanos y Compromís han votado en contra. A su paso por la Comisión de Trabajo, el proyecto ha incoporado un treintena de enmiendas de la práctica totalidad de los grupos de la oposición, salvo de ERC y de Vox. El diputado de ERC Jordi Salvador renunció a participar en la votación de las enmiendas dado el caos que se produjo con la presentanción 'in extremis' de enmiendas transaccionales.

El caos llevó a que el PSOE, por error, acabara votando a favor de una enmienda de Unidas Podemos para eliminar el tope máximo de cotización de los salarios a la Seguridad Social. Eso implicaría cotizar a la Seguridad Social por la totalidad del salario, sin el tope mensual de 4.139,40 euros que existe e la actualidad. En el pleno del Congreso del próximo 9 de junio se intentará subsanar este y otros errores que se hayan podido producir en una votación que ha merecido la crítica de los portavoces parlamentarios. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró que a primeros de julio podría estar aprobada definitivamente la ley, que forma parte de los compromisos con la UE por los fondos europeos.

Una de las enmiendas pactada por el Gobierno con PP, PdCAT y Ciudadanos, que ha quedado incorporada en el dictamen de la Comisión de Trabajo, permitirá que los empresarios se puedan deducir en la cuota íntegra del impuesto de sociedades el 10% de las aportaciones a fondos de pensiones de empleo que realicen a favor de sus trabajadores con retribuciones brutas anuales inferiores a 27.000 euros. Cuando se trate de trabajadores con un sueldo mayor, la deducción solo se aplicará sobre la parte proporcional que corresponda a esos 27.000 euros.

Noticias relacionadas

Con carácter general, las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carecen de recursos suficientes para su subsistencia, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo. Dentro de esta modalidad, existen pensiones de invalidez y de jubilación. La gestión de estas pensiones no contributivas está atribuida a los órganos competentes de cada comunidad autónoma y a las direcciones provinciales del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Desde el 1 de enero pasado la cuantía de las pensiones no contributivas quedó fijada en 5.899,60 euros íntegros anuales, que se abonan en 12 mensualidades más dos pagas extraordinarias al año de 421,40 euros cada una. La cuantía individual actualizada para cada pensionista se establece a partir del citado importe (5.899,60 euros al año) y en función del número de beneficiarios que vivan en el mismo domicilio, de sus rentas personales y/o de las de su unidad económica de convivencia, no pudiendo ser la cuantía inferior a la mínima del 25% de la establecida (1.474 euros al año ó 105,35 euros al mes).