Comparecencia en el Parlament

El Govern responde a la falta de ejecución de inversiones del Estado con 679 millones para infraestructuras

El presidente de Infraestructuras de la Generalitat, Miquel Buch, asegura que el porcentaje de ejecución del organismo es del 86% y que la dotación presupuestaria aumentará este año el 48%

Miquel Buch, durante la comparecencia de la Comisión de Economía del Parlament.

Miquel Buch, durante la comparecencia de la Comisión de Economía del Parlament.

5
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El presidente de Infraestructuras de la Generalitat, Miquel Buch, ha asegurado que el presupuesto para infraestructuras del Govern, que se mantuvo estable entre 2018 y 2020 en torno a los 380 millones de euros, se ha disparado desde entonces, hasta sumar un 20% en 2021 hasta 458 millones de euros, y que este año aumentará mucho más. En concreto, en 2022 el presupuesto de infraestructuras llegará a los 679 millones de euros, un 48% más. Es la respuesta del Govern a las informaciones de Hacienda conocidas esta semana que aseguran que el grado de ejecución de inversiones del Estado en Catalunya en 2021 se quedaron en el 35,7% del total, frente al 184% en el caso de Madrid. Buch ha asegurado que el grado de ejecución de las obras de Infraestructuras es del orden del 86%.

Según Buch, estos incrementos presupuestarios "mejorarán y transformarán las infraestructuras del país y, por tanto, tendrán un impacto positivo en la ciudadanía". El 'exconseller' de Interior, como máximo responsable de la antigua GISA, ha comparecido este miércoles ante la Comisión de Economía y Hacienda para hacer balance y presentar objetivos y retos de futuro. 

Infraestructures.cat es la encargada de gestionar además una parte de los fondos europeos que llegarán a Catalunya dentro del marco del Plan de recuperación para Europa, como son los fondos Next Generation, y que engloban los fondos FEDER-REACT y los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (o MRR). Concretamente se prevé que, entre 2021 y 2026, comporten un volumen total de inversión financiada de unos 664,3 millones de euros, de los que 333,8 millones provienen de Fondo FEDER-REACT y 330,5 millones de Fondo MRR. Cabe destacar que estos datos todavía no son definitivos, ya que todavía existen inversiones que no están cerradas con los diferentes departamentos o entes públicos.

Buch ha defendido el buen ritmo de la implementación de las obras coordinadas por su departamento "como muestra de la adaptación rápida de Infraestructures.cat al entorno y a las circunstancias del mercado". Ha destacado que pese al entorno de volatilidad de precios las obras no se han visto muy afectadas: "A pesar de haber recibido varias reclamaciones, como es razonable, no tenemos obras paradas, únicamente tres obras han quedado desiertas por este motivo de las últimas 246 obras adjudicadas y, salvo excepciones contadas, se han podido solucionar las renuncias de algunos contratistas a las adjudicaciones propuestas", ha asegurado.

Aunque los costes de construcción se han incrementado el 40%, Buch considera que la razón de este buen comportamiento de obras es que la base de precios con la que los proyectistas valoran las obras fue actualizada en octubre de 2021 y en mayo de 2022, "incorporando la realidad de los precios de los materiales, según los estudios de mercado del Instituto de Tecnología de la Construcción (ITeC)". En la última actualización de precios se ha establecido un sistema dinámico que permite disponer de los precios actualizados mes a mes, en el caso de que los materiales se encarezcan hasta niveles elevados, normativa que fue recogida en el real decreto que aprobó el Estado el pasado mes de marzo.

Desde el punto de vista de Buch, el reto de futuro más importante a afrontar por Infraestructures.cat es el de "potenciar su carácter de servidor público a través de la gestión integrada de los edificios y equipamientos públicos y de las infraestructuras durante todo su ciclo de vida, lo que comporta profundizar, entre otras actuaciones, al incorporar la gestión agregada de los edificios y equipamientos de la Generalitat y su sector público que permita optimizar la gestión de inmuebles y servicios de soporte".

Los retos pendientes

Los retos pendientes del departamento son fundamentalmente la finalización de las obras de la L9, el canal Segarra Garrigues, la L8 de tren y el despliegue de una red pública de fibra óptica.

El conjunto de la L9 se completa con las 4 ramas, ya en servicio, que conectan con Aeropuerto, Zona Franca, Can Zam (Sta. Coloma de Gramanet) y Gorg (Badalona), comunicando zonas densamente pobladas con polos económicos y sociales de cinco municipios metropolitanos y con otros nodos de transporte. La principal característica diferenciadora de la Línea 9 es que se trata de una línea totalmente automática sin conductor, ejecutada con un método constructivo innovador tanto a nivel de túnel como estaciones. El coste total de construcción de la línea 9 es de 5.942 millones de euros, coste que no ha variado desde 2008. De éstos, 4.968 millones corresponden a obra ejecutada, 932 a obra pendiente de ejecución (Tramo III) y 42 millones en obra no programada. Los trabajos de mantenimiento de la obra todavía no en funcionamiento han supuesto unos costes estimados en 7.567.270 de euros.

Actualmente, está abierta la fase final de la redacción del proyecto de la obra civil de la L8 que unirá la red de FGC del Vallès y la de 'Igualada Anoia, entre las estaciones de Gràcia y Plaça Espanya. La licitación de esta actuación, de unos 320 millones, está prevista en este año 2022.

Noticias relacionadas

Infraestructures gestiona también el revestimiento de canales del Delta del Ebro, los regadíos de Algerri-Balaguer y Terra Alta, y los regadíos de Xerta-Sènia y Segarra-Garrigues. El regadío del Segarra Garrigues es una gran actuación cuyo coste de ejecución es de 1.261 millones de euros, de los que se han ejecutado 807 millones.

En cuanto al Xerta-Sènia, esta actuación supone la transformación de 16.480 Ha de secano a regadío y debe beneficiar a los municipios de Xerta, Aldover, Roquetes, Tortosa, Amposta, Freginales, Mas de Barberans, Masdenverge, Santa Bárbara, Godall, la Galera y Ulldecona, en las comarcas del Baix Ebre y Montsià. La inversión total es de 351 millones de euros, de los que 91 millones ya se han ejecutado a fecha de mayo de 2022.