PLAN DE RECUPERACIÓN

La UE inyectará en España 4.000 millones extra de fondos europeos con el plan para romper con Rusia

Bruselas confía en un acelerón en la ejecución del Plan de Recuperación español durante la segunda mitad de 2022 y en 2023, y que dispare su impacto en el crecimiento del PIB

La UE inyectará en España 4.000 millones extra de fondos europeos con el plan para romper con Rusia
4
Se lee en minutos
David Page

El plan diseñado por la Comisión Europea para romper la dependencia europea de los hidrocarburos de Rusia contempla inversiones por 210.000 millones de euros hasta 2027. El objetivo es que los países lancen nuevas iniciativas para reducir su consumo energético, diversificar proveedores sobre todo de gas y acelerar el despliegue de renovables como vía para ganar soberanía energética y reducir la vulnerabilidad europea que la invasión militar de Rusia sobre Ucrania ha dejado al descubierto.

Bruselas ha propuesto financiar parte de las inversiones nueva estrategia, bautizada con el nombre RePower EU, con el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), el programa nacido para frenar los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia y que contempla una lluvia de dinero en forma de fondos europeos para los estados miembros de 672.500 millones de euros hasta 2026 (tanto en transferencias no reembolsables como en préstamos a bajo interés).

La Comisión Europea quiere inyectar 20.000 millones de euros extra procedentes de los ingresos de las subastas de derechos de emisión de CO2 al MRR para financiar las nuevas inversiones ligadas a iniciativas energéticas para repartirlo entre los estados miembros. Bruselas pretende repartir entre los estados miembros esos 20.000 millones adicionales, y en ese reparto a España le van a tocar en torno entre 4.000 y 4.200 millones de euros, según apuntan fuentes conocedoras del proceso.

La distribución de los fondos extra se realizará con los mismos criterios utilizados para determinar el reparto de las transferencias no reembolsables del MRR (373.900 millones del total de 672.500 millones del programa). Entonces, a España le correspondió un 20,5% del total de las ayudas a fondo perdido, hasta 69.528 millones de euros sobre los que se articula el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) elaborado por el Gobierno de Pedro Sánchez. A esos casi 70.000 millones de ayudas no reembolsables el Gobierno pretende sumar otros 70.000 millones en préstamos de bajo interés que pedirá a la Comisión.

Los gobiernos de los Veintisiete tendrán que modificar sus planes de recuperación para adaptarlos a las propuestas de la Comisión Europea para desengancharse de los hidrocarburos rusos. Los estados miembros disponen hasta el 30 de enero de 2023 para presentar adendas a sus planes para incluir nuevas iniciativas, inversiones y reformas ligadas a los objetivos del RePower EU y captar más fondos europeos para financiarlas.

Recalcular el reparto

En paralelo, la Comisión Europea se prepara para recalcular el reparto definitivo del 30% de los fondos no reembolsables asignados a cada país. Bruselas publicará en junio la revisión de la distribución para ajustarla a cómo han evolucionado las economías nacionales durante la pandemia y al golpe previsto por la guerra en Ucrania.

Cuando se realizó en 2020 el reparto de las transferencias no reembolsables la previsión era que en 2021 la economía española creciera un 5,4%, pero finalmente el alza del año pasado fue del 5,1%. Ese menor crecimiento conllevará la percepción por parte de España de más fondos europeos. La inyección extra se da por hecho.

La Comisión Europea y el Gobierno guardan silencio, no obstante, sobre cuál será en concreto esa inyección adicional de subvenciones que percibirá España, que está sujeta a la introducción de nuevos criterios adicionales por la situación actual provocada por la invasión ordenada por Rusia. Según varias fuentes, el importe extra podría situarse finalmente entre los 3.500 millones y los 4.000 millones que se sumarían a los 69.528 millones ya reconocidos a España. Un importe que se sumaría también a los en torno a 4.000 millones recibidos de los ingresos por subasta de derechos de emisión de CO2, elevando los fondos europeos percibidos por España en 8.000 millones.

Acelerón de fondos en 2022 y 2023

A pesar de las críticas de empresas y oposición por la lentitud en la ejecución de los fondos europeos, el Gobierno saca pecho por el ritmo en el desarrollo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia tanto en 2021 como en lo que va de 2022. En los Presupuestos Generales del Estado de 2021 se contemplaban inversiones por 24.100 millones con fondos europeos y en las cuentas de 2022 se incluían otros 27.000 millones más, de los que ya se habrían desembolsado de manera efectiva por el Gobierno un 43% del total.

Noticias relacionadas

Según los últimos datos facilitados por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ya se han resuelto 520 convocatorias por 8.500 millones de euros que ya habrían llegado a la economía real y se han transferido 13.300 millones de euros a las comunidades autónomas, cuyos datos de ejecución real aún no están completos. La Comisión Europea preveía, no obstante, que la implementación de los fondos fuera mayor de lo realmente conseguido y que también lo fuera su impacto en el crecimiento económico español.

Bruselas augura que el despliegue del Plan de Recuperación y la inyección de los fondos europeos a la economía real tendrá un impacto muy potente en el crecimiento del PIB español tanto en el segundo semestre de este año como a lo largo de 2023. La Comisión Europea mantiene su estimación de que los fondos europeos facilitarán un crecimiento del 2% del PIB entre 2021 y 2023.