Sostenibilidad

Innovar, la clave para el aterrizaje de la economía circular

  • BBVA y la Fundació Antigues Caixes Catalanes premian a Vytrus Biotech y a Fitplanet como mejores propuestas de innovación medioambiental del año

  • Ambas entidades aplauden la labor de las pymes y los autónomos que emprenden de forma "espectacular" en Catalunya

5
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

De la treintena de elementos de la tabla periódica que se utilizan para fabricar un ‘smartphone’, una tableta o un ordenador, la mitad están en riesgo de agotarse más o menos pronto. Hay cinco o seis, de hecho, que podrían desaparecer en 100 años. “Y me atrevo a decir que serán más bien 50”, advierte la directora de la Cátedra de Economía Circular del TecnoCampus de la UPF, Sònia Llorens. Esta catedrática fue la invitada académica de la tercera edición de los premios que otorgan el BBVA y la Fundació Antigues Caixes Catalanes (FACC) a pymes y autónomos que propongan negocios sostenibles medioambientalmente, unos galardones en los que colabora EL PERIÓDICO y que reivindicaron ayer la innovación y la colaboración como claves fundamentales para lograr que la economía circular acabe de aterrizar.

Porque, tal como explica Llorens, el problema ya no es solo que muchos de estos elementos se agoten, sino que el ritmo al que generamos emisiones y residuos es tan alto, que el planeta ya no es capaz de absorberlos. “Necesitamos cambiar de forma urgente esta forma de producir y consumir”, planteó la docente. “Y esta es una transformación que implica a sociedad, industria, academia y a la administración pública en general”, agrega.

Los casos que demuestran que esto es posible a través de la innovación son varios, desde empresas cuyo cometido es el reaprovechamiento como Too Good To Go, hasta compañías que transforman su producto para que sea más reciclable como Novell con sus cápsulas compostables, pasando por grandes grupos que están buscando la forma de cambiar su modelo de negocio para trabajar en pos de este objetivo: Philips, por ejemplo, ofrece desde hace años un servicio de mantenimiento y asistencia en términos de iluminación al aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam, para que les empiece a salir a cuenta fabricar bombillas que duren más tiempo. Es decir, que la obsolescencia programada deje de tener sentido.

Empresas finalistas

Sin ir más lejos, las cuatro empresas finalistas de estos galardones sirven como ejemplo de lo mismo. Vytrus Biotech, quien se ha llevado los 10.000 euros del primer premio, elabora principios activos para la industria cosmética a partir de células madres de plantas, es decir que reduce hectáreas a metros y miles de litros de agua a unidades. Fitplanet, segunda clasificada y ganadora de 5.000 euros, fabrica ropa deportiva a partir de fibras que vienen de botellas de plástico y redes de pesca abandonadas.

Completan el plantel de finalistas Orpheus y Plazy Car. La primera se dedica a hacer que los edificios sean más sostenibles midiendo con sensores parámetros como la temperatura, la humedad o la cantidad de luz en tiempo real. Plazy Car ofrece limpiezas de coche a domicilio que ahorran emisiones (por no mover el vehículo) y 150 litros de agua por cada lavado.

“Tanto los anteriores premios como estos finalistas demuestran que hay mucha innovación y mucha iniciativa”, afirmó el presidente de la FACC, Jaume Ribera. De hecho, según explicó el mismo, la idea de estos premios es precisamente “poner la sostenibilidad en el centro y ayudar a presentar aquello que se está haciendo”. En definitiva, dijo en la entrega de premios, evidenciar “que eso es posible, que se puede hacer” y que ya hace tiempo que nos hemos alejado del modelo de empresa que se crea únicamente como generador de valor para el accionista.

“Desde el BBVA queremos reconocer y dar apoyo a iniciativas a favor del medio ambiente que están poniendo en marcha pymes y autónomos de Catalunya”, coincidió, asimismo, el director territorial del BBVA en Catalunya, José Ballester. “Son nuestras decisiones y acciones de cada día las que nos acercan o alejan de un mundo más sostenible”, añadió el directivo, agregando que Catalunya en concreto es “un territorio donde la potencia del emprendimiento sostenible es espectacular” y donde el emprendimiento en general “es un hecho diferenciador y diferencial”.

Noticias relacionadas

Ballester aseguró, en este sentido, que la sostenibilidad es en realidad una oportunidad para las empresas, tanto para adaptarse a la demanda social que cada vez va más en este sentido, como para diferenciarse y garantizar que su negocio será viable a futuro.

“Si lo visualizamos como una oportunidad estamos haciendo un cambio igual o mayor que el que fue la revolución industrial”, coincidió la secretaria de Acción Climática de la Generalitat de Catalunya, Anna Bernadas, quien enumeró algunas de las acciones que está llevando a cabo el Gobierno catalán en este sentido: una agencia de residuos, ayudas para la investigación y la innovación, premios de ecodiseño o impulsar un clúster de residuos. “La empresa ha cambiado mucho de mentalidad: ya sabe que está en pleno cambio de paradigma y nosotros queremos que [esto] sea una oportunidad”, concluyó la portavoz de la Generalitat. 

Raúl Aragonès (AeInnova): “El dinero nos fue muy bien para internacionalizarnos”

Fueron quienes estrenaron el premio en su primera edición y no tuvieron casi más opción que destinar los 10.000 euros a crecer fuera de España. AeInnova, una compañía que desarrolla sensores alimentados con calor (es decir, sin batería de litio) para las fábricas y que ya tiene entre sus clientes a Ferrovial, a Sacyr, a Cepsa o a Repsol, fue la empresa ganadora de estos premios del BBVA y la Fundació Antigues Caixes Catalanes en 2020, un evento que se celebró semanas antes de que la gran industria empezara a paralizarse. “Al precio que tienen actualmente el Kw/h, la mitad de nuestro cliente potencial está parado, no está produciendo”, explicó su presidente, Raúl Aragonès. “Esto nos ha obligado a mirar hacia el norte”. En concreto, hacia Alemania y Francia. “El dinero que nos dieron nos fue muy bien para internacionalizarnos”, concluyó en la entrega de premios de este año el directivo, que entre otras cosas consiguió costear su participación en la feria alemana Hannover Messe y en el Mobile World Congress. En definitiva, “pagar por internacionalizarse, porque aquí está complicado”, aseguró.

José Ballester (BBVA), Anna Bernadas (Generalitat) y Jaume Ribera (FACC), en el acto de la entrega de premios conducido por la periodista Elisabet Carnicé.

José Ballester (BBVA), Anna Bernadas (Generalitat) y Jaume Ribera (FACC), en el acto de la entrega de premios conducido por la periodista Elisabet Carnicé. / FERRAN NADEU