Foro de Davos 2022

Sánchez a los inversores: "España está conteniendo mejor el daño que otras economías"

El presidente del Gobierno vende en Davos la fortaleza de la recuperación española

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al director ejecutivo de Intel Corporation, Pat Gelsinger, en Davos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al director ejecutivo de Intel Corporation, Pat Gelsinger, en Davos. / EFE / Moncloa / Fernando Calvo

2
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó su intervención en el salón de plenos del Foro Económico Mundial (WEF por su sigla en inglés), ante representantes de la élite política y económica mundial, para presentar la fortaleza de la economía española pese al actual contexto de incertidumbre agravado por la guerra en Ucrania. España "está conteniendo mucho mejor el daño que otros países", aseguró ante un auditorio en el que, entre los empresarios españoles presentes, estaban los presidentes o primeros ejecutivos de Repsol, Naturgy, Iberdrola, BBVA y Telefónica

Bajo el título de 'El fin de la ingenuidad', el discurso de Sánchez empezó y terminó con reflexiones de condena al ataque de Putin a Ucrania, de compromiso con este último país, de preocupación por las consecuencias geopolíticas del conflicto -en particular, la crisis alimentaria- y sobre las lecciones de autonomía estratégica que está extrayendo Europa tras las crisis consecutivas de la pandemia y de la guerra.

Entre medias, el presidente aprovechó su intervención en el plenario para vender a los inversores optimismo sobre la economía española: de las cinco mayores economías de la eurozona, España sigue siendo la que más crecerá este año, dijo. También aprovechó para adelantar la decisión del Gobierno de elevar por encima de los 12.000 millones de euros el montante de ayudas públicas que España pondrá a disposición de las grandes tecnológicas para promover el diseño y la fabricación de microchips en el país, unas horas antes de que el Consejo de Ministros procediera a la aprobación del Proyecto Estratégico (PERTE) de microelectrónica y semiconductores. “España no perderá la carrera por las tecnologías más avanzadas. Por el contrario, queremos ponernos a la vanguardia del progreso industrial y tecnológico, y el Proyecto Estratégico sobre semiconductores así lo demuestra”, dijo.

Noticias relacionadas

No en vano, este es uno de los principales objetivos económicos con el que presidente ha viajado a Davos y que le ha llevado a reunirse con presidentes o consejeros delegados de las tecnológicas Intel, Qualcomm, Cisco y Micron en busca de inversiones para España. "Ha ido muy bien", afirmaron fuentes de la delegación al final del día. El presidente no volverá a España con compromisos concretos de inversión, pero sí con planes para empezar a colaborar, según estas mismas fuentes. La delegación española asume que el país no llega en primera línea a la carrera europea por los microchips (el objetivo común de Europa es ubicar el 20% de su producción mundial), pero es consciente de que el mercado es muy amplio y ahí se quieren hacer valer fortalezas tales como la potencia de los fondos europeos o el carácter puntero en tecnología de instalaciones como el Centro de Supercomputación de Barcelona.

Durante su estancia en Davos, Sánchez también ha aprovechado para establecer lazos con el fondo soberano de inversiones de Singapur, Temasek, así como con los primeros ejecutivos de la siderúrgica Arcelor, con quienes el Gobierno quiere firmar un memorandum de entendimiento para concretar los planes de la siderúrgica para la total descarbonización de sus factorías, con ayudas públicas.