Rosa Cañadas se propone presidir el Cercle para “recuperar” su voz y llevarla hasta Bruselas

La precandidata a las elecciones defiende la necesidad de romper con los "estilos y modelos" del pasado y liderar desde Barcelona "la Europa mediterránea"

Rosa Cañadas, precandidata a presidir el Cercle d’Economia

Rosa Cañadas, precandidata a presidir el Cercle d’Economia / JORDI COTRINES

2
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

A ojos de Rosa Cañadas, el Cercle d’Economia ha perdido en los últimos años voz, voto y ambición. Tanto es así que esta empresaria, presidenta de la fundación Tanja y de Trea Capital Partners, ha decidido romper una dinámica que la institución mantenía desde que nació y forzar las primeras elecciones para presidir el organismo con dos candidatos. Así, si todo va según lo previsto, Cañadas se enfrentará a Jaume Guardiola, el nombre que han consensuado entre la junta actual y varios expresidentes, y lo hará, según ha avanzado ella este lunes, con varios objetivos claros: “Recuperar y fortalecer” la voz del Cercle, hacerlo desde una óptica más transversal, dejar participar más al socio, influir a nivel europeo y convertir a Barcelona en capital de referencia de la Europa mediterránea.

Hasta que el proceso no se ponga oficialmente en marcha, esta precandidata no dará más información acerca de quién prevé que la acompañe en la junta, pero de entrada ha asegurado que es una lista que representará “la transversalidad y empatía” que requiere el momento. En definitiva, ha dicho, pluralidad de orientaciones profesionales, de sensibilidades sociopolíticas y de edades, y mucho hincapié en la igualdad de género.

“Necesitamos una junta que entienda el momento”, ha argumentado Cañadas, que en el pasado ha formado parte de los equipos de los expresidentes Antón Costas, Josep Piqué y Salvador Alemany. “Hay que renunciar más que nunca a hacer las cosas porque siempre se han hecho así: ya no sirven los estilos y modelos del pasado”, ha agregado.

Pero más allá de eso, de acuerdo con su discurso, la obsesión de esta precandidata es que el Cercle juegue el papel que le corresponde en sociedad. “Tenemos que recuperar la voz del Cercle”, ha manifestado la empresaria. “Tiene que seguir liderando todos los debates en todo momento y ser una voz reconocida”, ha planteado, poniendo como ejemplo la falta de participación de la institución en el debate de la ampliación del aeropuerto de Barcelona. “Tenemos que ser la voz de la Europa mediterránea”, ha ambicionado, asegurando que solo con registrarse como grupo de interés en Bruselas el organismo ya estaría un paso más cerca del lugar donde se toman las decisiones al nivel de la Unión Europea.

Sede en Barcelona

En este sentido, Cañadas se ha mostrado convencida que todo esto puede hacerse desde Barcelona. “No necesitamos oficinas en Bruselas, tampoco en Madrid: tener sede en otras ciudades es un sinsentido para el Cercle”, ha asegurado la empresaria. “Para influir en España no hace falta tener una sede en Madrid”, ha insistido.

Noticias relacionadas

Igual que defendió unos días atrás su contrincante, Cañadas ha apremiado también al Cercle a tener más en cuenta al socio, a dejarle participar más en los debates y en la toma de decisiones e incluso a organizar dos reuniones anuales en vez de una y que una de ellas sea mucho más exclusiva para los socios.

En cuanto al proceso electoral, la precandidata se ha mostrado confiada en que la junta actual (que es quien ha propuesto a Guardiola como futuro presidente) sea imparcial, aunque ha criticado ya algunas partes del proceso: por ejemplo que los estatutos no fueran suficientemente explícitos en “varios temas” o que las elecciones se plantearan para celebrarse a finales de julio, una fecha que podía desincentivar la participación. “Si que creo que hace falta a partir de ahora cambiar los estatutos”, ha concluido Cañadas.