Comisionada especial del Gobierno para la Alianza por la Economía de la Lengua

Cristina Gallach: El negocio ‘revolucionario’ de la lengua

  • La comisionada señala que se aspira a que la Inteligencia Artificial y los asistentes de voz "hablen en español, catalán, euskera, y gallego"

Cristina Gallach

Cristina Gallach / José Luis Roca

4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

Cuando Cristina Gallach (Sant Quirze de Besora, 1960) habla de "la nueva economía" de la lengua española y de las lenguas cooficiales es como si tuviera ante sí una ‘nueva frontera’ por explorar, en el inspirador sentido que Kennedy dio a esta expresión. Explica que la conjunción de lengua y desarrollo tecnológico digital genera "un extraordinario potencial de revolución" y está convencida de su capacidad transformadora: "Nunca habíamos pensado en la energía económica que tiene la lengua".

La recientemente nombrada comisionada especial del Gobierno para la Alianza por la Economía de la Lengua, ha recibido de la vicepresidenta Nadia Calviño la misión de coordinar la gestión de 1.100 millones de euros procedentes de los fondos europeos ‘Next Generation EU’, asignados al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) bautizado como ‘Nueva Economía de la Lengua’. Entre otras cuestiones, este PERTE, se propone coordinar los esfuerzos de la inversión pública y privada para lograr que la Inteligencia Artificial piense en español (al menos 30 millones se destinarán exclusivamente a apoyar proyectos en lenguas cooficiales), para promover el aprendizaje del español en el mundo y para que las publicaciones científicas no solo hablen en inglés. Y en este nuevo cometido, Cristina Gallach está haciendo lo mismo que en cada una de sus sucesivas tareas en cuarenta años de brillante trayectoria profesional: intentar transformar la realidad.

"Todas las grandes tecnológicas, como Google, Microsoft o las firmas agrupadas en Ametic, reconocen en el procesamiento del lenguaje natural en la Inteligencia Artificial un gran nicho de negocio. Además, hay una gran cantidad de pequeñas empresas, ‘start-ups’, ‘escale-ups’. Queremos impulsar un foro empresarial donde generar contactos entre todas ellas", se propone.

Periodista, de formación (ejerció en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA entre 1986 y 1990), y Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad de Columbia (Nueva York), Cristina Gallach es la única mujer española que ha estado en puestos de relevancia en las tres grandes organizaciones internacionales (la Unión Europea, la ONU y la OTAN, al lado de Javier Solana); en particular, entre 1996 y 2018 y en tareas relacionadas con la comunicación. Esto le ha permitido vivir en primera persona los grandes acontecimientos históricos de Europa desde finales del siglo XX. No en vano, en julio de 2009 fue seleccionada por el diario ‘Financial Times’ como una de las 30 personalidades más influyentes de las instituciones europeas.

Después de eso, en España fue designada en julio de 2018 alta comisionada del Gobierno para la Agenda 2030, con el fin de impulsar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que ella misma contribuyó a diseñar desde su puesto anterior, como vicesecretaria general de la ONU para la Información. En febrero de 2020 pasó a ocupar la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores, hasta julio de 2021. Y en la actualidad ha recibido el encargo de impulsar la ‘Nueva Economía de la Lengua’.

Esta misma semana ha sido distinguida como doctora honoris causa por la Universidad Autònoma de Barcelona (UA) y en su discurso de aceptación realizó una particular invitación a los asistentes: "Hoy os invito a un viaje que empezó hace más de cuarenta años… Un viaje personal y profesional que me ha llevado por toda la geografía europea y que me ha permitido seguir y en algunos momentos influir en la geopolítica de nuestro continente". 

Noticias relacionadas

"Como periodista y alta funcionaria internacional, he sido testigo de primera mano de momentos históricos y he podido contribuir a cambios positivos que me han llenado de optimismo. Pero también ha habido momentos tenebrosos", reflexionó. Estos días, como todo el mundo, Gallach anda extremadamente preocupada por las consecuencias de la invasión de Ucrania. "Vamos a un periodo europeo de larga inestabilidad", teme esta alta funcionaria curtida con la caída del muro, las corresponsalías en países del Este, la ampliación de la OTAN a antiguos miembros del Pacto de Varsovia, la guerra rusa en Georgia o los primeros levantamientos en Ucrania, entre otros acontecimientos vividos en primera persona. "Pero tenemos que defender con firmeza nuestro sistema socioliberal europeo, democrático, de derechos humanos", concluye.

Gallach es una persona de acción. La palabra "transformación" brota en su conversación y es lo que quiere llevar ahora a la práctica en sus nuevas tareas, relacionadas con la ‘Nueva Economía de la lengua’. Dice Gallach que ella ve la lengua "como un combustible", y se remite al siglo XVIII, cuando el carbón pasó de ser un combustible para el hogar a convertirse en el protagonista de la revolución industrial, gracias a la máquina de vapor. En el siglo XXI, ve en la lengua que todos usamos en nuestras relaciones sociales cotidianas, el "combustible" de la próxima revolución industrial, la de la Inteligencia Artificial. Y a partir de esta visión, Gallach vuelve a tener muy claro que hay que actuar ya: "Si no hacemos esta transformación, los asistentes de voz nos van a hablar en lengua española mejicana; en cambio, aspiramos a que nos hablen en español, en catalán, en euskera, en gallego». Y advierte: "Si las cooficiales no entran en la Inteligencia Artificial, desaparecerán como lenguas digitales".

Activista de la igualdad

Cristina Gallach es fundadora de ‘Global Women Leaders, Voices for Change and Inclusion’, una asociación global, integrada por 60 mujeres que han estado en las posiciones más altas en Naciones Unidas, para promover el multilateralismo, la igualdad y la inclusión. Es fundadora y presidenta honoraria de la red ‘Women in Internatinal Security’, en Bruselas, donde ejerce como mentora de jóvenes profesionales.