Nuevas actividades

Barcelona se consolida como polo de centros de i+D de las multinacionales

  • Una quincena de compañías han elegido la ciudad para instalar espacios de innovación o reforzar sus equipos tecnológicos este año

  • Este tipo de decisiones redundan en el desarrollo industrial de Catalunya y generan empleos altamente cualificados

Barcelona se consolida como polo de centros de i+D de las multinacionales

JORDI OTIX

5
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

“Hace justo un año, en una mesa como esta, había una especie de lamento generalizado de que languidecíamos, de que no había pulso, proyectos, ni ambición: un año después estamos en una mesa con personas y proyectos concretos que van a transformar esta ciudad”. El primer teniente de alcalde del Ajuntament de Barcelona, Jaume Collboni, se despacha a gusto encima del escenario de la última Reunión Anual del Cercle d’Economia. El político socialista hace referencia sobre todo a la posibilidad de que la comunidad acoja los juegos olímpicos de invierno o a la celebración de la Copa América de vela en 2024, pero, en realidad, no solo los hitos deportivos le dan la razón: en lo que llevamos de año, una quincena de compañías internacionales han manifestado su intención de instalar en la ciudad centros de innovación o de i+D que funcionen como referencia mundial en lo suyo dentro de sus empresas.

La última ha sido Universal Robots, una compañía con sede en Dinamarca que anunció la semana pasada que convertía sus oficinas en Barcelona en el espacio donde se concentraría la investigación, el desarrollo y la innovación alrededor de la robótica colaborativa para la preparación y el empaquetado de pedidos. Esta compañía, que el año pasado ingresó en torno a 300 millones de euros, tiene la intención de hacer solo otros dos centros del estilo en el mundo y ninguno que se dedique al ‘packaging’. 

Menos de diez días antes, la compañía suiza de tecnología médica Ypsomed inauguraba también en la capital catalana el primer centro de i+D fuera de las fronteras de su país de origen y, ni 24 horas más tarde, el presidente del negocio internacional del grupo estadounidense de telemedicina Teladoc Health, Carlos Nueno, explicaba que la empresa abriría un centro de innovación en la ciudad. La primera ha contratado a 30 personas y prevé incorporar a otras 30 durante el año; la segunda ya ha fichado a 50 ingenieros y también calcula que duplicará la cifra en los próximos meses.

No son los 500 empleos directos que generará la fábrica de componentes para baterías que la empresa surcoreana Iljin ha anunciado que levantará en Mont-roig del camp (Tarragona), pero sí que redundan en que haya más industria y en que se multipliquen los puestos de trabajo cualificados.

“Un centro de i+D tiene un efecto multiplicador y puede impactar directamente en nuestra industria”, analiza la directora de la unidad de captación de inversiones extranjeras de Acció, Trini Bofarull. Esta experta hace referencia a que una gran empresa industrial buscará con toda probabilidad desarrollar colaboraciones con estas empresas tecnológicas, que no solo pueden crearle producto, sino desarrollar soluciones a medida. “Cada pieza de este ecosistema lo nutre y lo hace más competitivo”, agrega esta responsable, que de hecho confiesa que si bien las compañías industriales siguen siendo la prioridad cuando buscan potenciales operaciones, la segunda área más importante es ya desde hace años la tecnología. “Es la base de cualquier producto de cualquier industria y ayuda a mejorar su competitividad”, argumenta.

Además, “todos estos centros hacen que cada vez tenga más valor tener personal cualificado y que, por lo tanto, las empresas lo valoren en niveles más altos”, explica Bofarull, que apunta hacia este impacto en el mercado laboral como una de las consecuencias más favorable de que Barcelona se haya convertido en referencia para captar centros de este estilo.

Efecto llamada

De hecho, no es nuevo que las multinacionales miren hacia la ciudad para instalarse aquí, pero sí que lo hagan para focalizar buena parte de su desarrollo de innovación. Porque, tal como recuerda la directiva de Acció, al principio lo que más captaba Barcelona eran centros de atención al cliente, luego fueron redes de servicios compartidos, en los últimos años han sido ‘hubs’ digitales y ahora va despedida hacia el ‘deeptech’ (la tecnología profunda) y la i+D. “Nos hemos hecho un nombre, y hay un efecto llamada”, asegura Bofarull, que lo valora como una muy buena noticia teniendo en cuenta que esto, al final, da trabajo a “profesionales altamente cualificados”.

Lo demuestra que Amazon y eDreams también hayan reforzado este año su apuesta por Barcelona como epicentro tecnológico abriendo 100 puestos técnicos en su ‘hub’ tecnológico la primera, y anunciado la contratación de 500 personas la segunda; que AstraZeneca, a través de su biofarmacéutica norteamericana Alexion, haya manifestado su intención de poner en marcha un centro de i+D, en este caso de investigación farmacológica; que Bayer vaya a situar aquí un ‘LifeHub’ que funcionará como espacio de innovación abierta para transformar salud y agricultura; o que Intel abra un laboratorio de computación avanzada junto al Barcelona Supercomputing Center.

“Cada vez estamos más en el mapa, es un círculo virtuoso”, explica la portavoz de Acció. “Primero por el talento local: los ingenieros que salen de nuestras universidades son reconocidos internacionalmente –continúa Bofarull-; pero también porque el talento internacional tiene mucho interés en venir a trabajar a Catalunya, que se ha creado este nombre de ‘hub’ tecnológico europeo”.

Noticias relacionadas

Y esto ocurre tanto entre las compañías tecnológicas como tal (Amazon, Intel, Microsoft el año pasado…), como en casi cualquiera de los sectores clave para la economía catalana: alimentación (PepsiCo también el año pasado), automoción (Porsche Digital) y, últimamente sobre todo, salud.

“Barcelona tiene el talento y la oportunidad para liderar el sector de la tecnología sanitaria en Europa”, opinan, efectivamente, desde Teladoc Health. “Combina la presencia de talento cualificado con un ecosistema muy potente en el ámbito de la salud y de las ciencias de la vida: es el sitio idóneo para desarrollar estas soluciones digitales”, argumentan en Ypsomed. “Se está convirtiendo rápidamente en una de las ciudades más vibrantes en el sector salud, motivo por el cual es una ubicación ideal para explorar y desarrollar nuevas opciones terapéuticas que cambien la vida de los pacientes”, remata la biotecnológica propiedad de AstraZeneca.