Sector agroalimentario

La lentitud administrativa pone en riesgo el Agroparc de Casa Ametller

  • La cadena de supermercados no ha recibido aún luz verde técnica para el proyecto y eso complica el acceso a los fondos europeos

  • La compañía, que no tira la toalla, estudia arrancar un fondo de inversión asociado al parque para invertir en 'start-ups' ‘food-tech’

El cofundador del Grup Ametller Origen, Josep Ametller

El cofundador del Grup Ametller Origen, Josep Ametller / Ricard Cugat

3
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

Parecían hechos consumados, pero el Agroparc de Casa Ametller está todavía en el aire. Pese a haber recibido ya el visto bueno de la Comisión Territorial de Catalunya, la cadena de supermercados está aún pendiente de la autorización técnica administrativa y urbanística para tirar hacia adelante el proyecto, y eso que se ha superado de lejos el plazo que tenía la administración pública para responder a la compañía. Esta situación, que el fundador y consejero delegado del grupo, Josep Ametller, atribuye a la lentitud burocrática propia del país, pone en riesgo un calendario que incluye solicitar (y recibir) una importante dotación de los fondos europeos Next Generation. Y el empresario es tajante: “Sin inversión pública haríamos un proyecto totalmente distinto”.

Así lo expuso el propio Ametller en uno de los 'afterworks' organizado por EL PERIÓDICO, donde el empresario explicó que el proyecto se ha estancado en la fase de tramitación. "De momento no vamos bien", sentenció el mismo. La iniciativa, dijo, “tiene todo el apoyo a nivel político, pero el nivel administrativo va muy lento: la parte técnica en este país va al ritmo que va y sería una lástima no poder hacer el proyecto que teníamos en mente por cuestiones administrativas”, afirmó el empresario.

Su plan pasaba por tenerlo todo listo el año que viene para empezar la obra civil, tener terminadas las instalaciones para finales del 2024 y arrancar, como mínimo el 80% del parque, en enero de 2025. El problema es que el Gobierno ha establecido de límite 2025 para realizar las inversiones procedentes de los fondos europeos que se articulan a través de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE) Agroalimentario o energético. Y sin permisos públicos, la empresa no va a solicitar la ayuda, con lo que se quedaría sin buena parte de la inversión de la que depende el parque.

El Agroparc

El Agroparc es un proyecto del grupo Ametller que pretende integrar en un mismo complejo agricultura, ganadería, agroindustria y generación de energía renovable, y donde las nuevas tecnologías jugarían un rol clave. Así, la idea es que, por ejemplo un tomate, crezca dentro de invernaderos altamente tecnificados que permitan controlar agua, luz o temperatura, que su regado sea con aguas fluviales o reutilizadas, que los camiones que lo transporten estén alimentados con combustible que venga de residuos orgánicos y que la hortaliza viaje dentro de cajas con etiquetado inteligente. Y que todo eso ocurra en el mismo espacio, de unas 220 hectáreas y situado en el Alt Penedès.

Los números que maneja la compañía indican que el proyecto, que tiene en contra a entidades que ven en la iniciativa una nueva agresión al territorio, generaría un impacto económico de 433 millones de euros y ocuparía a 3.100 personas, pero necesita de 180 millones de inversión para ponerse en marcha. Y de ahí la importancia de contar una inyección de dinero pública tan importante como la que le puede brindar la Unión Europea a través de los fondos 'Next Generation'.

Fondo para 'start-ups'

Noticias relacionadas

Además, el proyecto ha añadido ahora una nueva derivada. Según explicó Josep Ametller en el mismo acto, la compañía estaría valorando ampliar el Agroparc vinculando a él también un fondo de inversión para promover la implantación de start-ups agroalimentarias. “Seríamos capaces de levantar un fondo de 30 millones para crear el Silicon Valley del ‘agro-tech’ o del ‘food-tech’”, aseguró el impulsor de la iniciativa, que también dijo haber hablado ya con inversores interesados en participar en ella.

“Trabajaremos para hacerlo”, concluyó Ametller, confesando además que no tiene ninguna intención de tirar la toalla. De momento.