Cita tecnológica global

¿Qué ver en el ISE, el salón del audiovisual que arranca hoy en Barcelona?

El congreso reúne a cerca de 850 compañías que muestran desde soluciones para el teletrabajo hasta tecnología para el sector cultural

Uno de los espacios con proyecciones artísticas inmersivas del ISE

Uno de los espacios con proyecciones artísticas inmersivas del ISE / ZOWY VOETEN

3
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

“Quien iba a pensar que nos costaría tanto volver a estar todos juntos”. El Integrated Systems Europe (ISE) empieza extraoficialmente en el piso subterráneo del recinto que la Fira de Barcelona tiene en Hospitalet de Llobregat. El director general de este congreso dedicado a la tecnología audiovisual y a los sistemas integrados, Mike Blackman, resume ante la prensa lo que puede encontrar el visitante en el salón que abre sus partes este martes y hasta el próximo viernes. Hay presentaciones de producto de grandes compañías, dos conferencias de referencia (la del artista tecnológico Refik Anadol y la del consejero delegado de los teatros inmersivos Illuminarium, Alan Greenberg), varios espacios donde experimentar lo que puede implicar esta tecnología, y, en definitiva, cantidad de compañías con soluciones para todo tipo de industrias. Las más concurridas, la del teletrabajo y el entretenimiento.

Así lo evidencia un paseo por la feria, en la que participan 844 compañías de 43 países (un centenar de España), según los datos actualizados esta mañana por Blackman. En ella se ven sistemas inteligentes para videoconferencias, cámaras para lograr visión 360 grados en las reuniones, auriculares, tecnología para mejorar el sonido en un encuentro virtual y, en definitiva, varias formas de intentar que el trabajo a distancia se parezca lo máximo al presencial.

Tanto peso tienen estas nuevas formas de trabajo que por ejemplo Panasonic, que centra su participación en la feria en promocionar sus proyectores de 50.000 lúmenes -de tanto alcance que han proyectado un espectáculo multimedia sobre la Casa Batlló y que en esta feria te colocan al lado de un león hiperrealista-, ha traído al salón un dispositivo con cuatro cámaras que, situado en el centro de una mesa, consigue visión de todos los participantes en una reunión.

Y lo mismo Epson, que estrena proyectores de 20.000 lúmenes que pesan la mitad que modelos anteriores, pero que también ahonda en la tendencia de las reuniones a distancia. En este sentido, la tecnológica japonesa exhibe en la feria una sala inmersiva en la que una reunión virtual se proyecta en una de las paredes, dejando espacio para otras pantallas, presentaciones y chats. La idea de fondo es, sin embargo, que esto acabe en un aula escolar, preferiblemente de FP, donde varios alumnos podrían aprender un oficio solo con ver simulaciones proyectadas en las paredes o en pantallas gigantes.

Tecnología inmersiva

“La tecnología inmersiva puede ofrecer mucho, particularmente al entretenimiento, a la industria hostelera y al aprendizaje”, había avanzado a primera hora de la mañana Blackman. Y, efectivamente, los otros dos grandes focos del congreso son la restauración (un sector para el que se ofrecen tanto pantallas para promocionar los productos de la carta, como máquinas para pedir la comida) y el entretenimiento: en casa, en el cine o en el teatro.

Noticias relacionadas

En el congreso se han montado espacios donde verse rodeado de las obras de Van Gogh o Klimt; se exhiben cámaras de radioemisión, altavoces con tecnología propia del cine para casa, equipos de gestión para teatros o el cine, micrófonos sin cables y, sobre todo, pantallas, cuanto más delgadas, grandes y coloridas, mejor.

Las hay de 10 metros; las hay transparentes; las hay que cubren paredes enteras para salas de control o conferencias; con LEDS y que modifican lo que muestran cuando detectan que alguien pasa por delante; en el suelo y que reaccionan cuando el visitante las pisa; las hay en forma de cascada y que encima muestran agua caer; y las hay que, juntas, conforman un cabezón gigante que pretende ser una muestra de lo que The Giant Company cree que será una atracción turística básica en el futuro: esculturas gigantes hechas con pantallas LED que reproducen a líderes de masas como Cristiano Ronaldo, Beyoncé o Spider-man.