Política monetaria

La Reserva Federal aprueba la mayor subida de tipos en 22 años

  • El banco central estadounidense eleva el precio del dinero en 0,5 puntos y comenzará a vender activos para combatir la inflación

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed). / REUTERS / CARLOS BARRIA

2
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

Sin sorpresas, pero no por ello menos relevante. La Reserva Federal (FED) ha aprobado este miércoles una subida de los tipos de interés de 0,5 puntos porcentuales, hasta un intervalo del 0,75%-1%. Se trata del segundo incremento consecutivo del precio del dinero aprobado por el banco central estadounidense desde que en marzo comenzara a elevarlo por primera vez desde 2018, así como el mayor al que da luz verde en una sola reunión desde el año 2000. Un paso más, por tanto, en el endurecimiento de su política monetaria destinado a combatir la brutal escalada de la inflación en la primera economía del mundo.

La institución presidida por Jerome Powell, de hecho, ha confirmado también que comenzará a reducir su balance a partir de junio. Así, dejará de reinvertir (comprar de nuevo) parte de la deuda pública adquirida en los últimos años para apoyar el crecimiento económico según vaya venciendo su plazo de amortización. En un primer momento, dejará de reinvertir 47.500 millones de dólares al mes y, a partir de septiembre, 95.000 millones de dólares al mes.

Con estas medidas, el banco central trata de embridar un IPC de Estados Unidos, que alcanzó en marzo el 8,5%, seis décima más que en febrero y su nivel más alto en cuatro décadas, impulsado por el encarecimiento de la energía, los alimentos y la vivienda. Paralelamente, el PIB del país sufrió un descenso interanual del 1,4% en el primer trimestre por el impacto de la variante ómicron del coronavirus, la retirada de medidas de apoyo público y las consecuencias del alto nivel de precios. El reto para la FED, así, es mantener un equilibrio entre combatir la espiral de precios y no hundir la economía.

Recesión como contrapartida

"Con la tasa anual de inflación al consumo en el nivel más alto de las últimas cuatro décadas, se teme que la recesión sea la contrapartida de la estabilidad de los precios", ha apuntado Keith Wade, economista jefe y estratega de Schroders. "La posibilidad de que la próxima ralentización económica acabe convirtiéndose en una recesión más o menos grave dependerá en cierta medida del ritmo de endurecimiento de la Reserva Federal", ha advertido Pramod Atluri, gestor de renta fija de Capital Group.

Noticias relacionadas

Powell, sin embargo, ha defendido que la economía estadounidense está "muy fuerte y está preparada para soportar un endurecimiento" de la política monetaria. "Tenemos una buena oportunidad de tener un aterrizaje suave" de la economía que evite la recesión, ha insistido después de apuntar que en las próximas dos reuniones de la FED estará sobre la mesa subir tipos en otros 0,5 puntos en cada encuentro.

La duda, así, no es si el organismo va a seguir encareciendo el precio del dinero, sino cuánto y hasta cuándo. "Los mercados descuentan que la FED subirá tipos al menos en 225 puntos básicos al cierre de año, lo que llevaría el intervalo oficial por encima del nivel estimado para el largo plazo (2,4%, según las previsiones de la FED), es decir, en terreno restrictivo", ha apuntado Ricard Murillo, analista de CaixaBank. El mercado, asimismo, estima hoy por hoy que en el verano del año que viene los tipos podrían rondar el 3%.