Medio Ambiente

Impuesto CO2 a los coches: Catalunya abre la consulta del padrón para fijar la tasa de emisiones de los vehículos

El Govern decide mantener las tarifas aplicadas el primer año de implantación de la tasa

Impuesto CO2 a los coches: Catalunya abre la consulta del padrón para fijar la tasa de emisiones de los vehículos
3
Se lee en minutos

Desde esta semana es posible consultar el padrón provisional del ejercicio 2021 para determinar el impuesto sobre emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica. El Govern ha decidido mantener las tarifas aplicadas el primer año de implantación del impuesto y no se aplicará el incremento que estaba previsto en la ley inicial. Con emisiones hasta 120 g/km cualquier vehículo queda exento de pago este año.

De acuerdo con el artículo 44 de la ley 16/2017, de 1 de agosto, del cambio climático, en el ejercicio 2021 se preveía una bajada del umbral de emisiones a partir del cual debería aplicarse el impuesto. En concreto, estaba previsto pasar de 120g/km a 95g/km en el caso de los turismos y las motocicletas, y de 160g/km a 140g/km en el caso de las furgonetas, lo que se traducía en un incremento de la cuota. Además, también se incrementaban los tipos de gravamen marginales correspondientes a cada tramo de base liquidable.

Las tarifas del ejercicio 2020 (que se liquidó en 2021), se mantendrán para el ejercicio actual, devengado en fecha 31 de diciembre de 2021 y que se liquidará entre el 1 y el 20 de noviembre de este año. El Ejecutivo catalán ha tomado esta decisión "frente al escenario de incertidumbre que está teniendo sobre la economía la alta inflación, provocada por el alza en los precios de la energía; la situación en Ucrania; los efectos de la pandemia en los hogares catalanes, y para favorecer una transición adaptada a las condiciones socioeconómicas", según comunica la Generalitat.

En el caso del impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente, el nuevo decreto ley modifica la ley 5/2020, de 29 de abril, por el que se crea el impuesto, e incrementa su tipo de gravamen en el caso de las actividades de producción, almacenamiento o transformación de energía eléctrica. El Departament de Acció Climàtica destinará todos los recursos obtenidos íntegramente a incrementar el número de parques fotovoltaicos en edificios e infraestructuras de titularidad pública, a ayudas a la conexión a la red de gas de las plantas de biogás ya completar el despliegue de las actuaciones en materia de transición energética.

A los datos del padrón se accede con el NIF y la matrícula o con identificación digital con el idCAT Móvil u otro certificado digital— para comprobar todos los datos sobre el titular del vehículo o vehículos (furgonetas, turismos y/o motocicletas), sus características, así como el resultado de la cuota a pagar. En caso de que estos datos no sean correctos, podrán presentar alegaciones hasta el 3 de junio.

El pago

A partir del 1 de septiembre, la agencia catalana hará público el padrón definitivo y se iniciará el periodo de autoliquidación a través de la misma sede electrónica. De acuerdo con la ley, si se domicilia el pago puede disfrutarse de una bonificación del 2%. En concreto, en el caso de los contribuyentes que ya domiciliaron el pago en 2021, se les realizará un cargo a cuenta a partir del 7 de noviembre. Para aquellos vehículos que ya tributaron el año pasado, pero no realizaron la domiciliación, la autoliquidación deberá hacerse efectiva del 1 al 20 de noviembre. Y, finalmente, los vehículos de nueva tributación tendrán que pagar según la fecha que se indique en la notificación que recibirán de la ATC vía Correos.

Noticias relacionadas

Si no se ha domiciliado el pago, se puede pagar a través de la sede electrónica de la ATC, en el teléfono 012, en el teléfono de la ATC le llama (93 551 51 51), a través de Bizum, en entidades financieras colaboradoras, en las oficinas de Correos, y en todas las oficinas y delegaciones del ATC, en este último caso con cita previa.

Este tributo se enmarca en la agenda 2030 aprobada por el Govern y está en línea con las recomendaciones del FMI, la OCDE o la Comisión Europea, que coinciden en apostar por la fiscalidad verde como una herramienta imprescindible ante la crisis ambiental y de emergencia climática. Otros países europeos como Finlandia, Suiza, Bélgica, Francia, Suecia, Alemania o Irlanda también disponen de figuras tributarias que tienen en cuenta las emisiones de CO2 de los vehículos.