Crisis energética

España y Portugal logran un acuerdo con Bruselas para limitar el precio del gas

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, y su homólogo portugués, Duarte Cordeiro, anuncian un acuerdo para topar el precio en los 50€MWh frente a los 30€ que propusieron inicialmente

El mecanismo de intervención del precio tendrá una vigencia de doce meses y sus efectos, según Ribera, empezarán a notarse en la factura del mes de mayo

España y Portugal logran un acuerdo con Bruselas para limitar el precio del gas
4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Los gobiernos de España y Portugal han llegado este martes a un “acuerdo político” con la Comisión Europea sobre una propuesta para topar el precio del gas en el mercado mayorista en los 50€ MWh y reducir así el precio de la factura de la luz que pagan consumidores y empresas. Tras varias semanas de intensas y difíciles negociaciones, la vicepresidenta tercera y ministra de transición ecológica, Teresa Ribera, y su homólogo portugués, José Duarte Cordeiro, han logrado cerrar un acuerdo con la vicepresidenta y responsable de Competencia del Ejecutivo comunitario, Margrethe Vestager, sobre un instrumento de intervención que estará en vigor durante los próximos doce meses.

“Es un buen acuerdo que nos protege frente a las turbulencias que estamos viendo y eventuales incrementos de los precios del gas a lo largo de los próximos meses”, ha celebrado Ribera durante una comparecencia de prensa conjunta en Bruselas con su homólogo portugués tras una última ronda de negociación que ha definido como “cordial, constructiva e intensa". También la Comisión Europea ha calificado de "bueno y constructivo" el encuentro que ha permitido cerrar un "acuerdo político de principios" que permitirá a Madrid y Lisboa adoptar "medidas proporcionadas y temporales" para responder a los niveles de precios de la electricidad, al tiempo que se mantienen los incentivos a las renovables y se preserva la integridad y los beneficios del mercado único.

El compromiso al que han llegado permitirá, según Ribera, “materializar y desarrollar el pacto político” que cerraron los presidentes Pedro Sánchez y Antonio Costa durante el Consejo Europeo de finales de marzo, en el que arrancaron el compromiso a aplicar una “excepción ibérica” debido al elevado nivel de renovables y las limitadas interconexiones eléctricas con el resto del continente europeo, lo que convierte a la Península en una "isla energética".  

Aunque no hay fecha para la aprobación del mecanismo, tanto España como Portugal confían en que el Ejecutivo comunitario dará luz verde al mismo en los próximos días, una vez pulidos los detalles técnicos. "Los contactos continuarán a plena velocidad y a nivel técnico", han indicado fuentes del Ejecutivo comunitario. "Confiamos en que en los próximos días después de completar el procedimiento podamos tener el respaldo de la Comisión Europea para implementarlo", ha explicado la vicepresidenta que ha asegurado que “las líneas maestras del acuerdo están resueltas” y que lo que queda es plasmar los últimos cambios en la decisión de Bruselas. "En principio creemos que antes del fin de semana tendremos resuelta esta parte formal con la Comisión Europea y podría ser presentado al Consejo de ministros en el caso de España”, ha añadido Ribera. .

Factura de mayo

Una vez formalizado el acuerdo, la aplicación del mecanismo será inmediata y el impacto podría reflejarse ya en la factura de la luz del mes de mayo. Según han explicado ambos responsables políticos, el mecanismo, que tendrá una vigencia de doce meses y permitirá dar cobertura hasta el final del próximo invierno, arrancará en los primeros meses con un precio medio de referencia para el gas natural de 40 euros megawatio hora (MWh), 10 euros por encima de los 30 que habían propuesto inicialmente ambos gobiernos, pero muy por debajo de los 90 euros actuales. Este precio aumentará hasta situarse en unos 50 euros de media durante todo el período. 

“Es obvio que nuestro punto de partida eran 30 euros" pero "es un proceso complejo” y “el hecho de que hayamos buscado dar cobertura al próximo invierno es sumamente importante. En su balance, de equilibrio de conjunto, es positivo para los consumidores”, ha destacado Ribera que ha insistido que el pacto permitirá rebajar el coste de la electricidad de manera inmediata, especialmente en el caso de aquellos que tienen el precio indexado al mercado diario.

“Es importante para los consumidores domésticos pero también para los industriales”, ha recordado. En España, alrededor del 40% del consumido doméstico y entre el 70 y 80% del consumo de la electricidad de la industria está vinculado al precio del mercado mayorista por lo que la rebaja les beneficiará de forma inmediata al permitir que el precio de la electricidad no se vea incrementado artificialmente en el mercado spot (diario).

Noticias relacionadas

Entre los elementos que más han costado negociar, ha admitido la vicepresidenta, se incluyen la duración del mecanismo, los precios de referencia o las interconexiones con Francia, un elemento que también se ha colado en la mesa de negociación. “De hecho, la bajísima interconexión entre a Península y el resto del continente es la principal restricción de los consumidores españoles y portugueses para poder disfrutar de las ventajas del mercado interior de la electricidad y lo que justifica, junto con el alto nivel de renovables que tienen unos costes operativos más bajos, que sintamos que era importante contar con una excepción ibérica en el diseño del funcionamiento del mercado”, ha recordado Ribera.

Por eso, el acuerdo con Bruselas también incluye el compromiso de la Comisión a vigilar el cumplimiento de los objetivos de interconexión entre la península y Francia. Actualmente el nivel se sitúa en el 2,8%, lejos del 10% fijado como objetivo para 2020 y del 15% para 2030. Lo que no habrá son precios diferenciados para la exportación de electricidad y los consumidores franceses pagarán lo mismo que los consumidores ibéricos.