Tensión en Washington

Rusia bloquea comunicados conjuntos en el FMI y el G-20

 

  • Calviño, que debutaba en la presidencia del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI, emite una declaración que condena la guerra

  • Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EEUU, advierte que un veto europeo a la energía rusa podría dañar la economía mundial

Rusia bloquea comunicados conjuntos en el FMI y el G-20
3
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

Con la guerra en Ucrania, Rusia no solo ha devuelto el conflicto armado a Europa sino que está poniendo en jaque la efectividad de toda la estructura institucional que ha servido de marco a las relaciones internacionales de las últimas décadas. Ese reto, que lleva evidenciándose casi dos meses en Naciones Unidas, ha vuelto a manifestarse esta semana en Washington, donde durante la Asamblea de primavera del Fondo Monetario Internacional celebra Moscú ha impedido comunicados de consenso.

Rusia impidió el miércoles que hubiera un comunicado conjunto del G-20 tras una reunión en la que representantes de Estados Unidos, Canadá y Japón, así como la presidenta del Banco Central Europeo y el comisario europeo de economía, se marcharon en señal de protesta durante la intervención del ministro de Finanzas ruso. Este jueves Rusia también ha impedido que haya un comunicado de consenso del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI, el principal órgano asesor de la junta de gobernadores, que desde diciembre preside la vicepresidenta primera y ministra de Economía de España, Nadia Calviño.

 Pese a la oposición de Rusia, Calviño ha emitido una declaración que, según ha explicado en rueda de prensa, ha sido apoyada por “una abrumadora mayoría” de los 24 miembros del comité, que aunque no tiene poderes formales da la dirección estratégica al FMI. El texto abre recordando la resolución respaldada por 141 países en la Asamblea General de la ONU que “deplora en los términos más contundentes la agresión”. Asimismo, el documento señala a “las repercusiones perjudiciales para la economía a través de canales directos e indirectos”, urge a “una rápida resolución a través de canales diplomáticos” y apela a “más cooperación internacional y reforzado multilateralismo para prevenir la fragmentación y salvaguardar la integración económica global”.

"Momento para el multilateralismo"

“Si ha habido un momento para el multilateralismo es ahora”, ha dicho Calviño a la prensa en su comparecencia junto a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la que también ha reconocido que el organismo vive “uno de los momentos más intensos y complejos” de su historia. “El multilateralismo es el único camino si queremos lidiar con los retos compartidos, específicamente el cambio climático, y temas relacionados como la seguridad energética y alimentaria que exigen nuestra atención urgente”, ha declarado también.

Calviño ha destacado, además, que pese a las tensiones se ha logrado avanzar en un asunto vital: el establecimiento del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad, que ayudará a países de bajos ingresos y otros elegibles a lidiar con retos estructurales de largo plazo como el cambio climático o las pandemias que plantean riesgos macroeconómicos. Georgieva ha anunciado que 12 países, incluyendo España, han dado apoyo financiero y hay ya 40.000 millones de dólares para poner en marcha el fondo.

Yellen, cauta sobre el embargo energético en Europa

Rusia también ha sido este jueves un asunto que ha abordado la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, que en otra rueda de prensa en Washington se ha mostrado muy cauta al ser preguntada sobre si los europeos deberían sellar el veto a la energía rusa. Aunque Yellen ha defendido que Europa “claramente debe reducir su dependencia de Rusia respecto a la energía” también ha asegurado que “se necesita tener cuidado”.

Noticias relacionadas

Yellen argumenta que una prohibición total de las exportaciones de energía rusa a Europa conllevaría una subida de precios del petróleo global, algo que podría perjudicar mucho a Europa y poco a Rusia, que, de hecho, podría sacar beneficio incluso si cayeran sus ventas en Europa al sacar más dinero de otras exportaciones.