Cambio de rumbo

¿Por qué Elon Musk ha decidido no formar parte de la junta directiva de Twitter?

  • El director ejecutivo de Tesla no ha dado explicaciones sobre su decisión de no entrar en el consejo de administración tras adquirir el 9,2% de la red social

El fundador de Tesla, Elon Musk.

El fundador de Tesla, Elon Musk. / Reuters / Joe Skipper

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

El magnate tecnológico Elon Musk no entrará finalmente en el consejo de administración de Twitter. El director ejecutivo de Tesla ha dado marcha atrás tan sólo seis días después de conocerse que había adquirido un 9,2% de la red social, convirtiéndose en el mayor accionista de la plataforma.

El consejero delegado de la compañía, Parag Agrawal, informó este domingo de la decisión de Musk. "El nombramiento de Elon en la Junta Directiva iba a ser oficialmente efectivo el 9 de abril, pero Elon compartió esa misma mañana que ya no se unirá al consejo. Creo que esto es bueno", ha explicado en un tuit.

Fue el mismo Agrawal, al frente de Twitter desde finales del 2021, quien celebró "emocionado" la semana pasada que el popular y controvertido empresario se unía a la directiva de la plataforma para aportar "un gran valor". Musk no ha dado explicaciones aún de su cambio de rumbo; fiel a su estilo se ha limitado a publicar un emoticono tapándose la boca y sonriendo, como si se tratase de una travesura. Posteriormente ha borrado el tuit.

Máximo accionista

El magnate estadounidense de origen sudafricano ha invertido 2.400 millones de dólares en comprar 73,5 millones de acciones de Twitter. Eso le ha llevado a convertirse en su máximo accionista, cuadruplicando la cuota que posee el propio fundador de la plataforma, Jack Dorsey, quien dejó su cargo como director ejecutivo el pasado noviembre.

Noticias relacionadas

La entrada de Musk en el accionariado de Twitter tuvo un impacto directo, haciendo que las acciones de la compañía se disparasen en la Bolsa de Nueva York, con una revalorización de más del 27%. Sin embargo, su carácter troll, imprevisible y crítico con la red social habían levantado un mar de especulaciones sobre como su entrada en Twitter podía cambiar el funcionamiento de la plataforma.

En las últimas semanas, Musk había cuestionado que Twitter respetase "rigurosamente" la libertad de expresión, criticando la política de moderación de contenidos de la empresa en la que acaba de entrar. Empleados de la compañía se mostraron preocupados porque su entrada en la compañía y su creciente poder de influencia en ella pudiese traducirse en un cambio en el bloqueo de la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump, a quien se expulsó por instigar al asalto violento contra el Capitolio de Washington con el que parte sus seguidores buscaban frenar por la fuerza la certificación de la victoria presidencial de Joe Biden.