Energía

Iberdrola y Endesa cargan contra el tope al gas del Gobierno: "Genera riesgo regulatorio"

Naturgy asume que Argelia va a subir el precio de sus contratos de gas ante la subida de precios de esta materia prima

Iberdrola y Endesa cargan contra el tope al gas del Gobierno: "Genera riesgo regulatorio"
5
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Frente eléctrico contra el límite al precio del gas en el mercado eléctrico. Las dos principales eléctricas españolas, Iberdrola y Endesa, han cargado contra el "riesgo regulatorio" que entraña la intervención del Ejecutivo para bajar los precios de la luz al poner un límite al precio del gas en el mercado eléctrico. Aunque con tonos muy diferentes, ambas defienden una posición de "más Europa" que suponga medidas comunes para todos los países, sin singularidades como la 'excepción ibérica'.

"En la medida en que haya una intervención se genera riesgo regulatorio, pero lo importante será monitorizar las medidas para irnos ajustando al objetivo que persiguen pero con la mínima intervención, con el mínimo riesgo regulatorio que pueda hacerse", ha asegurado el consejero delegado Endesa, José Bogas, durante su intervención en el II Foro Económico 'Wake up, Spain!', organizado por el diario 'El Español', 'Invertia y D+I en la Casa de América de Madrid.

Bogas ha defendido que poner un límite al precio del gas debe ser una medida "extraordinaria, temporal y muy corta" para volver cuanto antes a la disciplina europea "que es mucho más potente". "Es una solución ingeniosa en el corto plazo, pero mi reflexión, en este caso, es que ante algo que está ocurriendo en el sistema energético europeo hemos decidido salirnos del euro y volver a la peseta. Y yo soy de los que piensa que en el euro vivimos mejor que en la peseta", ha insistido en primer lugar, aunque después ha añadido que la medida "está mal diseñada" y debería haberse dirigido "a todo el gas que se consume" y no solo para reducir el precio de la electricidad. Además, ha advertido que generará "agravios comparativos con otras empresas europeas" que no apliquen la medida.

Mucho más duro ha sido el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, quien tras asegurar que la única "diferencia" entre este país y el resto de Europa es la "tarifa regulada" que está indexada al mercado mayorista y somete a los consumidores a la volatilidad del precio horario, ha llegado a afirmar que España tiene "el honor" de ser reconocido "sistemáticamente" como "el país con más riesgo regulatorio de Europa", según una encuesta trimestral de BNP a la que ha hecho referencia.

"Hay que intentar por todo los medios que haya más mercado y menos intervención, intentar que la seguridad jurídica sea un 'must' y que la estabilidad sea la base de nuestros temas", ha insistido Galán. "Si nos empeñamos en buscar elementos diferenciales, mañana será el cemento, pasado el acero y luego serán los astilleros. Si decimos España es diferente energéticamente porque tenemos más renovables, Francia que tiene más nucleares, ¿no es diferente?; y Polonia que tiene más carbón, ¿no es diferente?, e Italia, que tiene más hidroeléctrica, ¿no es diferente? Los que creemos en Europa tenemos que cuidar como oro en paño lo que significa Europa", ha advertido.

La réplica le llegó minutos después de la propia vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien ha recordado que España tiene un marco regulatorio "solvente", con la Ley de Cambio Climático, el Plan Nacional Integrado de Energía --que será revisado el próximo año-- y con la Planificación Eléctrica a 2026, que aprobó hace unas semanas el Consejo de Ministros, y es además "referente en transición energética, y apuntamos a serlo en hidrógeno verde". Y también del consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, quien ha asegurado que "España es un país estable y confiable. Merece la pena invertir”. “Repsol invierte en 20 países y España está en los primeros lugar en estabilidad regulatoria. No comparto todo lo que hace la Administración y está bien ser crítico, porque nos puede ayudar a mejorar, pero es obvio que aquí tenemos seguridad jurídica”, informa David Page. 

Beneficios caídos del cielo

Además de permitir limitar el precio del gas, la Comisión Europea también dio luz verde a que los estados miembros consideren "impuestos temporales sobre los 'beneficios caídos del cielo' (windfall profits) de las empresas eléctricas", entendiendo por estos los ingresos extraordinarios que obtienen las tecnologías que no consumen gas ni generan derechos de emisión de emisión de CO2, pero que cobran el mismo precio que, en muchos casos, los que sí tienen estos costes. "Los que hablan de estos 'beneficios caídos del cielo' nunca lo han podido demostrar, si algo cae del cielo son los impuestos, que suponen un tercio del coste de las centrales nucleares y de las centrales hidráulicas", ha defendido Bogas.

El consejero delegado de Endesa dice que esta figura "es una leyenda demagógica" que "algunos defienden sin verse conminados a lo que están diciendo porque en ese caso quedaría fuera de lugar lo que dicen". "Si hablamos de producción hidráulica, nuclear y renovable y lo comparamos con los precios a los que se está vendiendo al mercado, en términos anuales Endesa habría hecho un descuento de 4.500 millones de euros a sus clientes”, ha añadido.

Contratos de gas

Noticias relacionadas

Por su parte, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha asegurado que "en el mercado del gas hay una situación oligopólica clara y los que están sacando partido de los altos precios del gas son los productores" como los rusos, cataríes y los americanos, aunque también ha insistido "con el corazón partido" entre la electricidad y el gas que "los gases serán insustituibles en los próximos decenios". "A día de hoy la mejor tecnología de respaldo es el gas y, por tanto, seguirá formando parte de la ecuación energética en el medio y largo plazo", ha añadido.

Sobre la amenaza de la petrolera estatal argelina Sonatrach el viernes pasado de subir los precios de sus contratos de gas solo a España, tras comprometerse con el resto de países a mantenerlos al mismo precio, el presidente de Naturgy ha explicado que se trata de una "revisión ordinaria de precios que cubrirá el periodo 2022 y 2024", pero ha asumido que en la situación actual de precios altos del gas natural es de esperar que se produzca un alza. "El TTF ha subido un 500%. Pensar que una revisión de los precios hoy supondrá una bajada de precios es estar fuera del mundo", ha advertido Reynés. "No estamos en una coyuntura en la que podamos esperar precios del gas más bajos", ha añadido. No obstante, el presidente de la energética sí defendió a la empresa argelina como un proveedor serio. "De Argelia podemos esperar que cumpla sus contratos como lo ha hecho desde el primero y dentro de eso se incluye la garantía de suministro al mercado español", ha remachado.