Segunda semana de paros

¿Qué alimentos escasean por la huelga de transporte?

El desabastecimiento de productos es específico y se produce de manera puntual en los supermercados

¿Qué alimentos escasean por la huelga de transporte?
5
Se lee en minutos
El Periódico

En pleno miércoles de la segunda semana de huelga del transporte por el auge de los precios de los carburantes por la guerra en Ucrania, el Gobierno y las autoridades del sector alimentario insisten en decir que no habrá un desabastecimiento en los supermercados. Sin embargo, ya hay productos que cuestan de encontrar y la situación irá a más en los próximos días si continúa la protesta. Por contra, el precio de los alimentos irá al alza.

La escasez es de productos específicos y se produce de manera puntual en los supermercados del país. La cadena Lidl ha cerrado dos establecimientos en Gijón y otras cadenas han reducido la jornada de sus trabajadores. En cambio, las afectaciones en la cadena de suministros de los grandes mercados municipales de Barcelona, como la BoqueríaSant Gervasi-Galvany Sant Antoni, han sido mínimas hasta ahora.

¿Qué productos pueden escasear por la huelga del transporte?

Aceite de girasol y aceite de oliva


La semana pasada comenzó a escasear el aceite de girasol. La guerra en Ucrania ha detenido la actividad en las refinerías del país, y más del 60% que recibe España viene de allí. La noticia generó pánico entre los consumidores, que acudieron a comprar garrafas como si se tratara del papel higiénico durante el confinamiento de la pandemia, en marzo del 2020. De hecho, la industria agroalimentaria ha avisado que la falta de aceite de girasol puede parar la producción de alimentos en tres semanas.

A falta de aceite de girasol, los consumidores están comprando aceite de oliva. En los supermercados de Barcelona y su área metropolitana cuesta encontrar botellas de gran tamaño.

Fruta y verdura fresca


Los pimientos rojos, los pepinos, los calabacines o las berenjenas, son algunos de los productos frescos que cuestan de encontrar. Se trata de verdura que llega fundamentalmente desde Andalucía y Murcia, donde la huelga está causando más estragos. La judía verde y la fresa de Huelva comenzaron a escasear en Mercazaragoza el jueves. No hay problemas, en cambio, con los productos de mayor cercanía, como el proveniente de Valencia. En cuanto a Mercabarna, la llegada de género está asegurada, aunque los productos que vienen del sur siguen siendo los más afectados: pimientos, berenjenas, calabacín, tomate y fresa de Huelva.

Leche


En los lineales de los supermercados falta leche. En este sentido, Central Lechera Asturiana ya ha avisado que está "al borde del colapso", afirmó ayer un portavoz de la empresa. Ayer viernes pudo recoger leche, pero la empresa no sabe si lo podrá hacer hoy. El almacén de la cooperativa está "al límite", resaltó el portavoz, con el agravante de que ni llegan otros suministros, ni pueden sacar producto al mercado

Harina

La harina se acaba en los supermercados antes de que acabe el día, como ya pasaba durante la primera etapa de la pandemia. Los lectores de EL PERIÓDICO se han puesto en contacto con el diario para informar que ayer no encontraron este producto a primera hora de la tarde en diversos Mercadona de Barcelona y su área metropolitana.

Lácteos y agua mineral natural

La empresa Danone ha advertido de que en el plazo máximo de 24 horas se verá obligada a interrumpir de forma temporal su actividad tanto en sus cuatro plantas en España de productos lácteos, como en las tres de agua mineral natural como consecuencia del paro del transporte y en caso de no lograrse una solución de forma inmediata.

"De no llegar a un acuerdo en las próximas horas, Danone se verá obligado a tomar la drástica decisión de interrumpir el proceso de recogida de leche, y como consecuencia, el proceso de producción en sus fábricas y posterior traslado de producto terminado a las cadenas de distribución alimentaria. Esto provocará la interrupción de suministro tanto de agua mineral natural como de productos lácteos a nivel nacional", ha avisado la compañía en un comunicado.

Cerveza

Heineken España ha manifestado su "gran preocupación" por el impacto que el paro del transporte está ocasionando en sus operaciones, en el negocio de sus clientes de hostelería y de superficies comerciales, y ha advertido de que si la situación continúa así se verá imposibilitada a servir sus productos a las superficies comerciales, bares y restaurantes, y a aprovisionarse de materias primas, debido a los "violentos" piquetes que impiden las normales operaciones de la compañía.

Ante esta "compleja" situación, la cervecera ha reclamado "activamente" la implicación de las administraciones públicas para que se garantice la libertad de movimientos de los transportistas que quieren seguir trabajando, respetando el derecho de aquellos que han decidido adherirse al paro de forma voluntaria.

Material sanitario

Una semana después del comienzo del paro del transporte hay comunidades que se han visto obligadas a reorganizar su actividad asistencial por la falta de suministro sanitario. Desde Galicia, el Servicio Gallego de Salud ya ha advertido que las entregas se han reducido a casi la mitad (entre un 40 % y un 50 %) y, desde Andalucía, admiten que hay "problemas puntuales"; mientras otras autonomías, por ahora, no registran incidencias. Por su parte, los técnicos de laboratorios están expectantes ante la posibilidad de desabastecimiento de reactivos o material fungible en los hospitales algo que podría suceder en los próximos días.

Pescado

Sardina, boquerones, lubina y dorada salvaje y pagel son los productos que más problemas de suministros están teniendo. La cadena de productos del mar está sufriendo la tormenta perfecta, pues al paro de transportistas se suma la mala meteorología de los últimos días y que muchas cofradías de pescadores no han salido a faenar o bien por la veda o bien en protesta también por el alza de carburantes. Fuentes de puntos de venta como Mercabarna explican que este miércoles han entrado el 30 % menos de camiones de pescado que en un día ordinario y que muchos mayoristas han tenido que compensar lo que no llega de la costa levantina con producto del norte de España o de Francia.