Paro en el transporte de mercancías

Raquel Sánchez: “Yo no me voy a sentar con un grupo de radicales que están actuando con violencia”

El Gobierno califica la huelga como un "boicot organizado por sectores minoritarios de ultras"

Raquel Sánchez: “Yo no me voy a sentar con un grupo de radicales que están actuando con violencia”
2
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha calificado la huelga de transportes alentada por la Plataforma de Defensa del Sector del Transporte de Mercancías, que ha provocado parones productivos de muchas fábricas, como un “boicot organizado por sectores minoritarios ultras” y ha asegurado que no tiene intención de reunirse con ellos. “Yo no me voy a sentar con un grupo de radicales que están actuando con violencia”, ha asegurado la ministra, tras una reunión con agentes sociales y representantes de las asociaciones profesionales del sector.

La Plataforma, sin representación en el órgano de diálogo del sector con la administración -el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) que representa al 90% del sector y no secunda los paros- lleva cuatro días de parones que justifica por la "gravísima" situación del sector y unas condiciones laborales "inadmisibles", a lo que se suma el alza del precio de los combustibles, acentuada por la invasión rusa de Ucrania. Y que están provocando ya parones en algunos sectores productivos como el sector lácteo, según la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), o el del automóvil y escasez de algunos productos en los supermercados.

La ministra ha reconocido que “algunas” de las reivindicaciones de la Plataforma “coinciden” con las que está realizando el Comité Nacional del Transporte por Carretera. "Lo que nos están trasladando Fenadismer y las entidades del Comité Nacional del Transporte por Carretera es que la situación es compleja para poder trabajar ante un incremento alcista de los precios del carburante. Esa es la cuestión que tenemos que abordar", ha dicho Sánchez. Pero ha advertido que “la palabra no puede verse sustituida por aquellos que están utilizando actos violentos y vandálicos para formular sus reivindicaciones”.

Noticias relacionadas

No vamos a ceder a este boicot que está impidiendo garantizar la cadena de los suministros y que quieren afectar también a las actividades industriales y empresariales”, ha dicho Sánchez, que ha reiterado que el Gobierno será “contundente” en la represión de estas conductas violentas. La ministra ha recordado, además, que este mismo jueves el Congreso de los Diputados ha convalidado un real decreto ley de medidas acordadas con el sector en diciembre y este miércoles Ejecutivo y CNTC se comprometieron a "avanzar al máximo aquellas medidas que no tenían carácter normativo y apoyar nuevas medidas que puedan hacer frente a esta situación". "Estamos comprometidos, vamos a actuar de forma ágil y contundente. Vamos a trabajar, pero lo que no podemos hacer es legitimar acciones violentas de un grupo de ultras que están intentando someter a este país a un chantaje", ha insistido.

Plan Nacional

Sánchez se ha reunido este martes con los agentes sociales (CCOO-Sector de carretera y logística, FeSMC-UGT y UGT-FICA) y CNTC, además de otras organizaciones del sector de Infraestructuras (SEOPAN, CNC, ANCI y Tecniberia), Transporte (CONFEBUS, AEFP, ANAVE y ALA), y Vivienda (AVS, CONCOVI APCE y ANERR), así como de las empresas públicas Renfe y Aena Gobierno para mitigar el impacto de la guerra de Ucrania en sus respectivos sectores para poder trabajar en las distintas medidas para incluir en el Plan Nacional de Respuesta al Impacto de l Guerra en el que trabaja su departamento y que prevé aprobar el 29 de marzo. "Debo reconocer el tono y la predisposición que no solo la sociedad española, sino también el conjunto del tejido productivo me han trasladado", ha expresado Sánchez.