Igualdad laboral

La UE aprueba fijar una cuota del 40% de mujeres en los consejos de administración de las empresas

Alemania levanta su veto tras una década de negociaciones y facilita el acuerdo político entre los Veintisiete

Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad.

Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Los gobiernos de los Veintisiete han conseguido cerrar este lunes un acuerdo político para establecer por ley el objetivo de que "al menos un 40%” de los miembros no ejecutivos de los consejos de administración de las grandes empresas que cotizan en bolsa (o el 33% del conjunto de los miembros) sean mujeres. El pacto sobre la directiva, propuesta en 2012 por el Ejecutivo comunitario, se ha aprobado por mayoría cualificada y ha sido posible tras el cambio de posición del Gobierno de Alemania que durante casi una década había mantenido su bloqueo y que este lunes ha levantado su veto.

"España como no podía ser de otro modo apoya esta directiva porque creemos que es fundamental para atajar las brechas de género que siguen existiendo en Europa” aunque “nos hubiera gustado que hubiera sido más ambiciosa en lo que tiene que ver con la obligatoriedad de las medidas, porque cuanto más rígidas sean más van a colaborar a que los objetivos se cumplan, y en los tiempos y plazos que podrían ser más cortos”, ha explicado durante el debate la secretaria de estado de igualdad española, Angela Rodríguez. Según ha explicado, en España el número de consejeras ha pasado del 19% en 2015 al 31% en 2020 lo que ha achacado a políticas como la ley de igualdad.

Según el acuerdo cerrado por los ministros de empleo y asuntos sociales, las empresas tendrán que poner en marcha medidas para alcanzar un objetivo mínimo del 40% de mujeres en el caso de los consejeros no ejecutivos o del 33% en el caso de todos los miembros del consejo de administración para el año 2027. Será cada Estado miembro (y no a las empresas) los que deberán elegir entre los dos objetivos propuestos, es decir, si aplicar el 40% para los administradores no ejecutivos o el 33% para todos los miembros del consejo.

Los países que ya han establecido medidas, como objetivos nacionales para lograr una representación más equilibrada de mujeres y hombres, pueden suspender los requisitos de nombramiento o elección de la directiva. Lo mismo ocurre si ya han avanzado hacia los objetivos fijados en la nueva normativa. En caso contrario, tendrán que garantizar que, al elegir entre candidatos de igual capacidad, competencia y rendimiento profesional, las empresas den prioridad al candidato del sexo infra-representado. Si no se alcanzan estos objetivos, los gobiernos podrán exigir a las empresas que realizan los nombramientos o eligen a nuevos consejeros que utilicen criterios claros, inequívocos y neutrales.

Desequilibrio y desigualdad

La normativa responde al gran desequilibrio que todavía persiste en este terreno en los consejos de administración y aunque se ha avanzado, la situación sigue siendo desigual. En octubre de 2021, solo el 30,6% de los miembros de los consejos de administración eran mujeres y apenas el 8,5% estaban presididos por mujeres. La situación es además muy desigual entre Estados miembros aunque los países que han introducido medidas progresan mucho más rápido que los que no las tienen.

Según Bruselas, contar con más mujeres en puestos de responsabilidad de las empresas tendrá un impacto positivo en el mercado laboral y en toda la economía. Las mujeres representan alrededor del 60% de los nuevos licenciados universitarios en la UE y lograr un mayor equilibrio de género en los consejos de administración de las empresas permitirá aprovechar mejor el gran número de mujeres altamente cualificadas que hay en Europa. 

Posición Eurocámara

Noticias relacionadas

“El acuerdo constituye una etapa importante. Espero que las negociaciones con el Parlamento Europeo puedan empezar con rapidez para adoptar definitivamente la directiva que permitirá luchar contra este techo de cristal al que se enfrentan todavía las mujeres en el mundo laboral”, ha valorado la ministra francesa de empleo, y presidenta de turno del Consejo de empleo, Elisabeth Borne. “Finalmente podemos avanzar. El análisis de tener más mujeres en puestos de dirección es claro. La diversidad no es solo una cuestión de equidad. También un motor de crecimiento y de innovación”, ha celebrado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El siguiente paso ahora será negociar el texto definitivo con el Parlamento Europeo en las próximas semanas. Antes la comisión de la mujer y de asuntos jurídicos tendrán que votar y aprobar este miércoles el mandato negociador para que puedan lanzarse las negociaciones interinstitucionales.