Efectos del alza del gasóleo

Las patronales se desmarcan de la convocatoria de paros del transporte del 14 de marzo

El Gobierno presentará una solución la semana que viene para mitigar el efecto del encarecimiento excepcional del combustible

El Comité Nacional de Transporte por Carretera, que agrupa a los empresarios y autónomos, insta a aplicar la actualización automática de tarifas

Marcha lenta de camiones y furgonetas convocada por la asociación de la CETM en Madrid, frente al ministerio de Fomento.

Marcha lenta de camiones y furgonetas convocada por la asociación de la CETM en Madrid, frente al ministerio de Fomento. / José Luis Roca

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La subida del precio de los carburantes está causando tensión en el sector del transporte por carretera y ha desencadenado la convocatoria de paro que ha comenzado este lunes 14 de marzo. La protesta ha sido convocada por la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional, organización ajena a los órganos de representación habituales del sector. Las patronales del transporte se han desmarcado de esa movilización y reclaman la aplicación de la actualización automática de los contratos en función del encarecimiento de los combustibles. El Comité Nacional de Transporte por Carretera (que integra a las patronales) se ha reunido este viernes con el director general de Transporte Terrestre, Jaime Moreno, que se ha comprometido en nombre del Gobierno a "buscar una solución la semana que viene" que permita la actualización de los contratos al alza súbita del precio de los combustibles. El acuerdo marco contempla que los profesionales puedan elevar el precio del servicio repercutiendo el 30% de la subida desde el precio de referencia. Ese precio de referencia lo debía establecer el Gobierno de manera trimestral, pero en las actuales circunstancias excepcionales se podría hacer de manera incluso semanal.

Los convocantes del paro del lunes aseguran que el 90% de las empresas de transporte se encuentran "en una situación económica de quiebra total, al igual que las condiciones laborales son de total precariedad en todos los sentidos". Añade el comunicado de convocatoria que se suspendería la movilización en el caso de alcanzarse "los necesarios acuerdos que sean publicados en el BOE". En opinión de Antonio Martínez, responsable de Transporte de la patronal Cecot, es cierto que la situación del sector en estos momentos es "de asfixia", pero existen mecanismos suficientes para solucionar la situación con la aplicación del decreto ley. Ese nuevo marco normativo establece la revisión automática de lo que perciben los transportistas por la prestación de sus servicios en función de la variación del precio gasóleo. La semana pasada, ese acuerdo suponía un alza de los precios de los servicios superior al 12%, pero en la situación actual ese alza se considera ya "desfasada".

Sector estratégico

Pese a que las organizaciones mayoritarias no apoyan la movilización, sí están en alerta ante una situación que está poniendo contra las cuerdas a los profesionales del sector. El alza del precio de los combustibles ha sido del orden del 43% con respecto a antes de la pandemia, aseguran. El 95% del movimiento terrestre de mercancías en España y el 70% de las exportaciones a Europa se realizan por carretera a cargo de 360.000 camiones, explican en fuentes patronales. Por eso reclaman al Gobierno medidas urgentes que minimicen el alza de los combustibles algo más incluso que las medidas acordadas hasta ahora. Entre las propuestas del Comité que se podrían debatir la semana que viene con la ministra Raquel Sánchez se incluye que el reembolso del gasóleo profesional sea mensual y no trimestral como actualmente, y que se reduzcan los costes de seguridad social de los trabajadores, por ejemplo.

También está en la mesa de posible negociación la reducción de impuestos para el sector y para los carburantes. Preocupa especialmente el incremento del precio del gas. Circulan en España unos 15.000 camiones de gas natural, con un coste añadido habitual de 30.000 euros por vehículo y cuya viabilidad económica está seriamente amenazada. El coste de combustible y los gastos de seguridad social suponen más del 60% de los costes del transportista.

Impuestos

Para Ramón Valdivia, vicepresidente ejecutivo de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), es relevante también que "temporalmente y coyunturalmente, por un plazo determinado, y por motivos extraordinarios Bruselas acepte rebajar el impuesto de hidrocarburos por debajo del establecido en la UE. Eso ayudaría a las empresas a resistir". En fuentes de la Federación Empresarial Catalana de Autotransporte de Viajeros (Fecav) resaltaron que no respaldan ningún paro pero es necesario el "apoyo institucional" para capear una situación que pone contra las cuerdas a las empresas del sector.

Noticias relacionadas

En la sección de mercancías por carretera del Comité Nacional de Transporte por Carretera se integran 11 organizaciones. La mayor representación corresponde a la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) hasta los 63,9 votos sobre 125 del total del CNTC, lo que le otorga una representación del 51,12%. Fenadismer, Astic y UNO son las siguientes organizaciones por representatividad en ese comité, que es el que negocia con el Ministerio de Transportes. Sobre el posible seguimiento de la movilización convocada por la Plataforma es difícil hacer predicciones, ya que los empresarios autónomos son mayoría en el sector del transporte español, en torno a un 70% del total de conductores.

Gasto en combustible

Fuentes de Astic aseguran que un vehículo pesado puede repostar hasta 1.500 litros y consume de media 35 litros por cada 100 kilómetros, lo que le permite autonomías de más de 4.000 kilómetros. Actualmente, el precio medio del gasóleo se encamina a superar 1,95 euros por litro, lo que supone una subida del 40% desde enero de 2021, un alza acelerada en estas dos primeras semanas de marzo. Esto se traduce en que ahora los transportistas de larga distancia deben desembolsar al mes una media de 2.000 euros más por camión en combustible.