Impacto de la guerra

La guerra de Ucrania dispara la demanda y el precio del oro

El precio actual del gramo se ha situado en torno a los 57 euros, un 20% más que hace un mes

Los españoles se encuentran bajo custodio por tratar de comercializar oro de forma ilegal.

Los españoles se encuentran bajo custodio por tratar de comercializar oro de forma ilegal. / Reuters

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La guerra de Ucrania ha obligado a replantear estrategias inversoras. La evolución de los precios del oro en las últimas semanas refleja a la perfección la evolución de las circunstancias, con impacto algo más limitado de lo esperado en las bolsas pero flujos paralelos crecientes de capitales buscando activos refugio. Raquel Herrero, analista de operaciones con metales preciosos en Coininvest, asegura que "en estos momentos todo el mundo está comprando oro, y también plata, desde entidades financieras y bancos o individuos privados, que convierten su capital en algo tangible. El oro lleva miles de años siendo exponente y cancerbero de riqueza y como tal es mundialmente reconocido. La plata, también. El no saber si un conflicto bélico va a escalar de nivel confiere en estos momentos un valor extra al metal físico que no se evapora. Puede que el precio suba o baje, pero no se esfuma".

La evolución de los precios en estos momentos presenta una tendencia alcista, notablemente influenciada por el contexto bélico, con un precio del gramo del oro actual del orden de los 56-57 euros, un 20% más que hace un mes. El precio era de 28 euros por gramo en el 2014 y de 43 euros a principios de año. Entre precio de compra y de venta tiende a haber una diferencia mínima del 5% y los precios de adquisición varían en función del formato adquirido por el inversor. Es posible actualmente la compra de un lingote de oro de un kilogramo por unos 5.700 euros, pero el precio relativo aumenta en formatos más pequeños. Una pieza de un gramo cuesta unos 65 euros, mientras que una moneda de 10 gramos y 22 quilates puede tener un precio de venta en un tratante o joyería del orden de los 400 euros. En cualquier caso, en el mercado el precio del oro se expresa entre los profesionales del sector en onzas y el precio este 8 de marzo ha superado los 2.000 dólares por onza.

Para lo que sí existe un cierto consenso es que al margen de lógicos altibajos los precios tenderán a evolucionar según el contexto de inestabilidad. "Los inversores se deshacen de los activos más volátiles y colocan sus fondos en activos considerados más seguros, como es el caso de los metales preciosos de inversión: oro y plata, fundamentalmente, pero también platino y paladio. En momentos de incertidumbre en los que las bolsas son muy inestables, la inflación está al alta, se habla de problemas de abastecimiento energético y encarecimiento de la energía y de algunas otras materias primas (no olvidemos que Ucrania está considerada como el granero de Europa), el precio de los metales preciosos de inversión debería mantenerse al alta", opina Herrero. El volumen de órdenes de compra de metales preciosos procedente de los países de Europa del este empezó a crecer de manera notable con el inicio del año. La última semana de febrero esa tendencia se acrecentó y con la entrada material de las tropas rusas en Ucrania la tendencia fue clara. 

Criptomonedas

En momentos de incertidumbre, las criptomonedas también pueden ser un activo interesante, especialmente cuando se producen movimientos migratorios. Es una manera e realizar una inversión sin acarrear con dinero en efectivo. Pero las criptomonedas son muy volátiles, de precio inestable en porcentajes dificilmente aceptable por ahorradores conservadores no especulativos. Herrero opina que "los mercados fiduciarios tradicionales conservan gran parte del poder y si los países con poder SWIFT (intercambios de divisas) ven Bitcoin, Ethereum, o alguna otra moneda digital como una amenaza podrían tomar medidas para incluso prohibirlas o restringirlas. Es prácticamente imposible predecir lo que podrían hacer los gobiernos para restringir las criptodivisas por estar descentralizadas, aunque dificultar su retorno a dinero en efectivo sería una opción posible". 

La demanda industrial de plata, platino y paladio (Rusia extrae el 40% de paladio del mundo) está probablemente detrás de las grandes subidas de precios de estos metales. Gran demanda y escasez de producción hacen pensar en subida de precios si la situación actual se mantiene. El inversor en metales preciosos dispone de fondos que no va tocar durante años, mayoritariamente personas de mediana edad que quieren proteger su capital de la inflación y depositan parte de sus ahorros en un activo seguro que en cualquier momento pueden reconvertir en dinero fiduciario simplemente vendiendo una pieza.

Noticias relacionadas

A partir de 2020 y a raíz de la situación de inestabilidad de la pandemia creció el número de las firmas de compraventa e inversión en oro. Con el inicio efectivo del conflicto entre Rusia y Ucrania el tipo de cliente ha pasado a ser más variopinto, desde quien realiza una compra en oro y plata por un capital muy importante – probablemente obtenido de la venta de otros activos más volátiles -, hasta quien compra compra sus primeras dos onzas de plata para ver cómo funciona el mercado. 

Herrero recuerda que "las joyas no son artículos de inversión, y tampoco lo son todas las monedas ni todos los lingotes, aunque sean de oro, plata, o cualquier otro metal precioso". Si se compra, una moneda es más cara que el oro que la compone, por lo que se obtendrá un precio menor y referenciado solo al metal en su venta. Para que una moneda sea considerada inversión debe cumplir una serie de características: tener una pureza superior a 900 milésimas, haber sido acuñada después de 1800, ser moneda de curso legal en el país de origen y ser comercializadas por un precio no superior al 80% del valor de mercado del oro que contengan.