Conflicto Rusia-Ucrania

España niega riesgos en el suministro de gas y no descarta más medidas para blindarlo

Enagás ha disparado su capacidad de llegada de gas por barco durante el invierno y subraya que tiene capacidad para aumentarla aún más.

España niega riesgos en el suministro de gas y no descarta más medidas para blindarlo
4
Se lee en minutos
David Page

La escalada en el choque entre Rusia y Ucrania eleva al máximo la tensión en los mercados energéticos -con los precios del petróleo y el gas registrando fuertes subidas- y siembra incertidumbres sobre el abastecimiento en parte de Europa. En España, el Gobierno y el propio sector energético insisten en dar por asegurado el suministro de gas en pleno invierno y para dar más tranquilidad subrayan que aún hay margen para adoptar más medidas y blindarlo aún más.

La decisión de Alemania de paralizar la autorización del nuevo gasoducto que iba a conectar con Rusia, el polémico Nord Stream 2, amenaza con complicar aún más la situación tras meses de precios energéticos marcando máximos. Desde el Ministerio para la Transición Ecológica, comandado por la vicepresidenta Teresa Ribera, y desde las grandes gasistas se insiste en que España tiene un suministro de gas muy diversificado, con 11 países como proveedores tanto por gasoducto como por barco, y que la seguridad de suministro no corre peligro.

España activó ya hace meses un plan de choque para disparar el número de barcos que traerán gas al país, antes de la decisión de Argelia de cerrar, el pasado noviembre, uno de los gasoductos que suministran al mercado español por su choque diplomático con Marruecos. España no ha dejado de reforzar ese plan de choque en las últimas semanas para blindar el suministro. Enagás, el operador del sistema gasista, ha seguido celebrando subastas extraordinarias de slots para aumentar la capacidad de descarga en las plantas regasificadoras del país, con dos nuevas en los últimos meses.

Un 70% más de barcos

Enagás ya ha adjudicado ya 54 slots adicionales a compañías gasistas para elevar el suministro por barco tras las nuevas subastas de las últimas semanas. Para el periodo invernal -entre noviembre y marzo- la compañía ha adjudicado un total de 145 slots de descarga en las seis plantas regasificadoras del país, una cifra muy superior a los 86 barcos que llegaron el invierno pasado. Enagás, además, subraya que aún tiene margen para adoptar tomar más medidas si fuera necesario para elevar esa capacidad en coordinación con el Gobierno y la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

“La situación de España es muy diferente a la de otros países de Europa. España tiene 11 países proveedores y otros estados de la UE tienen sólo dos o tres”, explicó este martes el presidente de Enagás, Antonio Llardén, en un encuentro con prensa. “España concentra un 30% de la capacidad de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) de Europa y el 25% de toda la capacidad de regasificación del continente”, subrayó.

En cualquier caso, la preocupación del sector y del Gobierno por el impacto de la tensión militar en la frontera de Rusia y Ucrania no es tanto por eventuales problemas de seguridad de suministro, como por el posible impacto que puede tener en el precio del gas natural en los mercados internacionales. Rusia concentró el 8,9% de las importaciones de gas españolas el año pasado, colocándose como cuarto exportador por detrás de Argelia, Estados Unidos y también Nigeria. En enero, el peso del gas ruso en enero cayó al 5,8% del total de las importaciones españolas. El sector gasista subraya que podría suplir el suministro de gas ruso fácilmente con compras de otros países proveedores.

Hasta el cierre del mayor de los gasoductos que conectan con Argelia, el 1 de noviembre, las importaciones de gas de España se repartían prácticamente a partes iguales entre las que llegaban a través de tubería y las que se recibían en barco. Pero ese equilibrio se ha roto y la balanza se ha descompensado a favor de las llegadas en metaneros a las plantas regasificadoras españolas. Actualmente casi el 70% del gas que llega a España lo hace por barco, según los datos de Enagás y la Corporación de Reservas Estratégicas (Cores).

Ampliación de Medgaz

Noticias relacionadas

Argelia echó el cierre al mayor de sus gasoductos con España, pero mantiene activo Medgaz, el otro tubo que conecta directamente con la costa española sin pasar por Marruecos. El gasoducto, controlado por la argelia Sonatrach, la española Naturgy y el fondo Blackrock, ha ampliado su capacidad y sólo está pendiente de detalles técnicos para su inauguración formal.

La capacidad máxima de Medgaz era de 8.000 millones de metros cúbicos, pero su ampliación la elevará hasta los 10.000 millones de metros cúbicos. "La ampliación está funcionando bien y la presión de gas de Argelia ha alcanzado ya la media de la que tendríamos si tuviéramos ya la ampliación completada", destacó el presidente de Enagás, que es el gestor de toda la red de gasoductos que recorren en España y tienen que estar en coorinación continua con las interconexiones internacionales.