Apuesta estratégica

Las empresas se hacen verdes

Múltiples sectores económicos han incorporado sus planes de protección al medio ambiente en la hoja de ruta de los próximos años

Una zona protegida en la costa catalana.

Una zona protegida en la costa catalana.

8
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La sostenibilidad y el medio ambiente se han convertido en variable determinante para la economía y centro de los planes estratégicos de las empresas. La transformación sostenible es, junto con la digital, el principal motor del cambio de los modelos de negocio

La convicción de que ensalzar las cuestiones de sostenibilidad es sinónimo de buena gestión es generalizada en la comunidad empresarial. Sin claras estrategias de sostenibilidad no existe financiación bancaria ni fondos públicos de ayuda ni planes de negocio que apoyen las firmas de inversión riesgo. Los consumidores parecen en ocasiones estar a rebufo de este 'mainframe económico' ante la sensación de que tras la sostenibilidad hay más márketing que realidades. Pero no es así. Los avances son palpables. "En 2022, tal y como ha sucedido en los últimos tiempos, veremos aumentar significativamente el número de compañías españolas que formulan promesas de neutralidad climática. Y un número de ellas cada vez mayor hará públicos sus planes de transición, describiendo los cambios de sus modelos de negocio y de gestión que se producirán como consecuencia de esas promesas climáticas", explica Ramón Pueyo, socio responsable de Sostenibilidad y Buen Gobierno de KPMG en España en un reciente informe. De Mercadona a Ametller, el puerto de Barcelona o el sector aéreo, firmas del textil como Mango, el Consorci de la Zona Franca de Barcelona o la inmobiliaria Colonial han anunciado avances en su política verde o lo harán esta misma semana.

Automóvil

El sector del automóvil es uno de los más vapuleados por las exigencias medioambientales y la electrificación está transformando la oferta de productos de manera acelerada al ritmo que marcan las normativas. El sector de la distribución, la agricultura o la ganadería, la moda, el transporte, la logística y hasta el sector inmobiliario aplican nuevas exigencias medioambientales. La marea verde se extiende. 

Supermercados

Todas las cadenas de supermercados están aplicando desde hace años esfuerzos ingentes para reducir el uso de plásticos, introducir cartonajes reciclados y hasta regular mejor la iluminación. Mercadona, la mayor cadena de distribución de España, se ha centrado con inversiones millonarias en eficiencia logística, eficiencia energética, gestión de residuos y compromisos con los proveedores. La compañía bautizó su plan estratégico como 6.25, con unas inversiones previstas el orden de los 140 millones de euros. El objetivo es reducir el 25% el plástico en los envases y potenciar al máximo el reciclaje. 

El campo y la distribución

Las medidas de protección del medio ambiente son aplicadas por todas las firmas de distribución. Un caso especial es el de Ametller Origen, que protagoniza también estrategias ambiciosas, con el objetivo de ser una empresa neutra en emisones de CO2 antes de 2027, 23 años antes de los objetivos aprobados en el acuerdo de ODS de París. El plan prevé que eso no merme recursos de la empresa, que es un ejemplo de integración vertical de producción y distribución alimentaria. Es clave la transición a una agricultura sostenible con la aplicación de técnicas innovadoras de ahorro de agua y fertilizantes, el manejo adecuado de las plagas y la preservación de biodiversidad en las explotaciones. 

Alimentación y bebidas

De entre las firmas de alimentación, los productores de bebidas están inmersos en cambios. Mahou San Miguel ha anunciado que destinará cerca de 40 millones de euros a impulsar la sostenibilidad en toda su cadena de valor en 2022, año en el que comienza a implementar, tanto en España como en sus principales mercados, un plan estratégico que estará vigente toda la década. Esa hoja de ruta implicará una inversión total de más de 220 millones de euros hasta el 2030.

Textil

El sector textil es otro de los implicados de manera decidida en esa revolución verde. Las grandes cadenas españolas como Inditex, Mango o Desigual apuestan claramente por compromisos medioambientales. Este febrero, Mango anunció que adelanta sus objetivos sostenibles tras haber logrado que el 80% de todas sus prendas tengan la etiqueta de 'sostenibles'. Mango prevé que el 100% del poliéster utilizado sea reciclado en 2025, duplicando el objetivo inicial previsto para ese mismo año. Del mismo modo, la firma también contempla que en 2025 el 100% de las fibras celulósicas usadas sea de origen controlado y trazable, lo que supone alcanzar el compromiso cinco años antes de lo previsto. Además, la compañía mantiene su meta de que el 100% del algodón empleado sea de origen sostenible antes de 2025. Esos esfuerzos son doblemente destacables para un sector tradicionalmente acusado de ser uno de los más contaminantes del mundo. 

El puerto

Pero el compromiso medioambiental no solo se extiende entre fabricantes de productos. En el transporte y la logística, por ejemplo, los esfuerzos se plasman también en planes estratégicos. Como el del puerto de Barcelona, conjurado en el objetivo de reducir emisiones ha hecho de su plan de innovación el epicentro de su futuro desarrollo. El jefe de sostenibilidad ambiental del Puerto de Barcelona, Hèctor Calls, explicó recientemente a sus colegas de puertos de Baleares los planes de mejora de calidad de aire y otras múltiples medidas en el marco del plan de transición a la generación eléctrica en los espacios portuarios y la implantación de combustibles limpios para barcos, maquinaria de terminal y vehículos que operen en las instalaciones portuarias. Se calcula que el potencial generador en energías renovables -principalmente fotovoltaica- de la zona portuaria de Barcelona es superior a los 100 MW de potencia pico, un valor que podría dar respuesta a la demanda de electricidad de los barcos que hacen escala en el Puerto de Barcelona.  El presupuesto de electrificación de los muelles es de unos 90 millones de euros de inversión y hará posible que los barcos atracados en los muelles se conecten a la red eléctrica utilizando energía limpia con certificación de origen renovable. Este año se realizará la licitación de dos proyectos pilotos para suministrar electricidad a los barcos mediante conexiones OPS (onshore power supply). El primero de estos proyectos piloto, que se realizará en la terminal BEST, se inició el pasado mes de enero y se encuentra actualmente en tramitación. El segundo proyecto piloto de electrificación se implantará en la Terminal Ferry Barcelona y su licitación empezará el próximo mes de marzo. Por último, el Energy Transition Manager ha destacado la importancia del inicio de la tramitación administrativa para la solicitud de acceso y conexión a la nueva Subestación Ronda Litoral de REE (Red Eléctrica Española), pieza clave para el desarrollo global del Plan de Electrificación de Muelles.

Aerolíneas

La aviación está comprometida con el acuerdo 'Destination 2050' (de Airlines for Europe) o la declaración de Toulouse firmada el pasado 4 de febrero de 2022 por 35 países europeos y 146 empresas del sector, con el objetivo de conseguir que la aviación alcance emisiones limpias en CO2 en 2050. La descarbonización en el sector pasa por el uso de hidrógeno y energía solar. El camino intermedio es es de los denominados SAF (sustainable aviation fuels) como primera alternativa real al combustible fósil.  Se entiende por SAF un grupo de biocombustibles para aeronaves, consistentes en una mezcla de sustancias orgánicas que se utilizan como combustibles reduciendo emisiones de CO2 entre el 20% y el 98%. Actualmente su utilización es muy residual, solo del 0,05% del total de fuel consumido en  Europa, pero el objetivo es llegar al 10% en 2030. Repsol ha anunciado que el año que viene pondrá en marcha su primera planta de biocombustibles en Cartagena. 

Hidrógeno

Noticias relacionadas

En el transporte, el impulso de los entes públicos es fundamental. La primera planta certificada de hidrógeno verde de uso público en España, impulsada por el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y construida y explotada por Iberdrola en el Polígono de la Zona Franca de Barcelona, ya está en funcionamiento. El principal objetivo de la instalación, que opera desde enero de 2022, es abastecer con hidrógeno verde a los autobuses del TMB y demás flotas de vehículos eléctricos de pila de hidrógeno para el transporte de viajeros y mercancías en el área de Barcelona.

Financiación

Pero lo verde es relevante también desde un punto de vista financiero, como forma de facilitar la financiación de inversiones. Un ejemplo se encuentra en el sector inmobiliario. Colonial y su filial francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL) han oficializado la conversión de la totalidad de los bonos en circulación del Grupo, que representan un importe total de 4.602 millones de euros en bonos verdes. Se alcanza ese estatus tras garantizar la tenencia de una cartera de inversiones medioambientalmente sostenibles con un valor igual o superior al de su financiación. Con esta operación, Colonial se convierte en la primera compañía del Ibex 35 en tener la totalidad de sus bonos calificados como “verdes”, alternativa a la financiación de las compañías en un entorno en el que la concienciación de las empresas en materia de sostenibilidad toma cada vez mayor relevancia. Este tipo de deuda está destinada a financiar “activos verdes” que son aquellos que tienen un impacto positivo en el medio ambiente. La intención del Grupo es que cualquier bono que se proponga emitir en el futuro sea emitido bajo el marco de referencia de financiación verde (Green Financing Framework) como “bonos verdes” (sujeto a la disponibilidad de activos verdes en el momento de cualquier emisión). Nuevas exigencias de los tiempos.