Trenes

La francesa SNCF rompe su acuerdo con Renfe y prevé ofrecer en exclusiva la alta velocidad París-Barcelona

La empresa francesa, ahora competidora de Renfe en España, defiende que esta conexión es la única rentable

La compañía española pedirá los permisos necesarios en Francia para operar todo el servicio

Tren TGV de la compañía francesa SNCF a la altura del Pont del Treball en Barcelona

Tren TGV de la compañía francesa SNCF a la altura del Pont del Treball en Barcelona / Julián García

2
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

La francesa SNCF ha roto su acuerdo con Renfe para prestar sus servicios de alta velocidad de forma conjunta entre España y Francia. El operador francés comunicó al español que dejará de colaborar en las líneas que unen Madrid y Barcelona con Lyon, Paris y Marsella a finales del año 2022, pero quiere mantener por su cuenta la conexión París-Barcelona por ser la única rentable, según ha adelantado el diario francés Les Echos y ha confirmado El Periódico.

Renfe, por su parte, ha transmitido a la compañía francesa que no comparte esta decisión y que su voluntad es mantener los servicios a través de Elipsos, la sociedad que gestiona los trenes internacionales que comparten al 50% entre ambas compañías, para lo cual la compañía española pedirá permiso a las autoridades francesas --en Francia, SNCF es operador, como Renfe, pero también el gestor de la infraestructura-- para seguir operando ambas líneas.

Fuentes de SNCF aseguran que la oferta de alta velocidad España-Francia "es deficitaria desde su lanzamiento" a finales del año 2013 debido "a un entorno competitivo muy intenso (como la oferta aérea 'low cost' y coche) y a la insuficiencia de potenciales clientes que viajen entre Francia y España que justifiquen y rentabilicen tantas conexiones ferroviarias (París/Barcelona, Marsella/Madrid, Lyon/Barcelona y Toulouse/Barcelona) y frecuencias (entre 8 y 14 trenes al día según temporada)". A esto se une que con la primera ola del covid, la demanda de asientos cayó un 72% en 2020 en comparación con 2019, el año pasado un 59% "y no se espera el retorno a los niveles prepandemia antes de 2023 o 2024".

No obstante, la mayor parte de las pérdidas provienen de las conexiones Lyon-Barcelona, Marsella-Madrid y Toulouse-Barcelona, mientras que los trenes París-Barcelona son los únicos que tienen "un equilibrio financiero llevadero", explican fuentes de la operadora francesa. Por eso, la compañía francesa quiere mantener esa conexión en exclusiva a partir de 2022.

Noticias relacionadas

Fuentes de Renfe cifran en un total de 5,5 millones de viajeros desde el año 2013 en las dos líneas Barcelona-Lyon-París y Madrid-Marsella. Y, aunque reconocen que en los dos últimos años ha habido menos viajeros por la pandemia, la expectativa de la operadora española es recuperar la demanda internacional "y lograr el equilibrio financiero".

Más allá de que los números cuadren, la liberalización de los servicios ferroviarios en Europa también parece haber hecho mella en esta decisión de la compañía francesa que recuerda que "la competencia" entre las dos empresas con el lanzamiento en mayo de 2021 de Ouigo España en la línea Madrid-Barcelona, así como la intención de Renfe de prestar servicio también en Francia. "Las dos empresas tienen ahora visiones estratégicas y ambiciones de crecimiento en Europa que ahora son incompatibles, lo que les obliga a recuperar su libertad", aseguran desde SNCF.

Temas

Renfe