Mercados financieros

El tipo de interés del bono español se duplica en lo que va de año

La expectativa de un endurecimiento del BCE lleva los títulos a 10 años al 1,2% y la prima de riesgo, por encima de los 90 puntos

El tipo de interés del bono español se duplica en lo que va de año
4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La expectativa de una posible subida de tipos de interés oficiales en 2022 (que ya no descarta el BCE) ha encontrado su reflejo en el espejo de la deuda pública en forma de un encarecimiento de esta en los últimos días, de forma especial en países más vulnerables, como Grecia, Italia o España. Los tres países mediterráneos han visto incrementos decididos en el coste de su deuda pública en lo que va del mes de febrero al mismo tiempo que el bono alemán a diez años ha dejado atrás los tipos negativos y ya aplica el 0,31%. El tipo de interés del bono español a 10 años, por su parte, se sitúa al final de esta semana en el entorno del 1,2%, el doble que en el inicio del año (0,57%) y el nivel más elevado desde marzo de 2019.

La prima de riesgo española, que es la diferencia entre el tipo de interés del bono español a diez años y el alemán se ha situado por encima de 92 puntos este viernes, lo cual supone una subida de casi el 25% desde los 74 puntos previos a la reunión del BCE del 3 de febrero. Fue ese día cuando la presidenta del BCE, Christine Lagarde, sorprendió a los mercados al no descartar una posible subida de tipos de interés este mismo año. El consenso de los analistas parece situar en diciembre la primera subida de tipos aunque hay quienes adelanta la posibilidad a septiembre. La onda expansiva también amenaza a las hipotecas: después de la reunión del BCE el euríbor hipotecario ha subido un 33%, pasando del -0,423% al -0,325%.

De un modo u otro la expectativa de subida de tipos ya cotiza en los mercados y ello se está traduciendo en una subida generalizada de los aplicados en la deuda pública (incluido el bono alemán), de forma más intensa en los países con finanzas más vulnerables, en un contexto en el que todos los Estados se enfrentan a un endeudamiento agigantado por las necesidades derivadas de la pandemia.

Vuelven los tipos positivos

Así, el bono español a diez años cotiza ahora con un tipo de interés del 1,19% y los títulos a cinco años cotizan ya a un tipo de interés positivo, después de 12 meses en negativo. Las útlimas emisiones de títulos a un plazo menor (en el rango de tres meses a tres años) aún se han adjudicado a tipos negativos.

Desde una perspectiva histórica, sin embargo cualquier tipo de interés del bono español por debajo del 2% se podría considerar ventajosa y esa es una de las razones por la que el Gobierno español resta gravedad a la llamativa tendencia actual de los tipos de interés.

El bajo nivel de tipos de interés de la deuda publica, favorecido por el cambio de estrategia del BCE en 2012, ha permitido reducir al 1,64% el coste medio de la los titulos en circulación y alargar su plazo medio por encima de los ocho años. Esto concede al Tesoro español una posición de partida relativamente cómoda. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, confió este lunes en que la sostenibilidad de la duda seguirá mejorando en 2022 "incluso en un contexto de cambio de la política monetaria", pues anticipó que el BCE mantendrá "una posición de enorme prudencia" y "una política monetaria acomodaticia en el transcurso de 2022". En su reunión del 10 de marzo el BCE dará nuevas pistas sobre su próxima estrategia.

El Tesoro está convencido de que el coste medio de la deuda en circulación (ahora del 1,64%) seguirá a la baja en 2022 pues se podrá refinanciar deuda emitida hace tres, cinco o diez años a tipos actuales más bajos.

Expectativas

Noticias relacionadas

"La prima de riesgo española se está instalando un escalón por encima que hace un año", apunta Roberto Scholtes, director de Estrategia de UBS en España. Si en 2021 se movió entre 60 y 70 puntos, este año podría oscilar entre los 80 y los 90, "un movimiento relativamente menor", según Scholtes. Desde el punto de vista del estratega de UBS, la política de compra o reinversión de deuda del BCE durante 2022 y 2023 garantiza cierta estabilidad en el escenario financiero. Además, la oferta de un tipo de interés para el bono español por encima del 1% aumentará su atractivo para los inversores y eso frenará su tendencia al alza, según Scholtes, que podría estabilizarse en el entorno del 1,50%. "Las condiciones seguirán siendo muy confortables para el Gobierno y para las familias", anticipa.

"Creemos que el BCE no necesita subir los tipos demasiado para normalizar su política monetaria", opina Sylvain Broyer, economista jefe de S&P Global Ratings. Desde su punto de vista, la reinversión por parte del BCE de los títulos vencidos actuará como barrera evitar que se ensanchen las primas de riesgo de la deuda pública en los diferentes países de la zona euro.