Denuncian falta de efectivos

Los inspectores de Trabajo empiezan a preparar su primera huelga

  • Todos los sindicatos de la policía laboral inician un calendario de asambleas por las principales ciudades del país

Los inspectores de Trabajo empiezan a preparar su primera huelga
2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Los inspectores y subinspectores de Trabajo inician los preparativos para la llamada a ser la primera huelga de todo el cuerpo en España. Todos los sindicatos con representación entre el cuerpo de inspectores y parte de los subinspectores arrancan este martes un ciclo de asambleas para armar el paro colectivo. La primera tendrá lugar en Madrid y durante el mes de febrero los encuentros se replicarán en Valencia, Sevilla, Toledo, Málaga, Valladolid y Zaragoza, según explican fuentes organizadoras. Los inspectores denuncian una perdida progresiva de efectivos que contrasta con el aumento de las cargas de trabajo que acarrean las nuevas normativas aprobadas (desde los ertes, hasta el teletrabajo o las campañas contra el fraude laboral).

"¿Quién va a tener que supervisar que se cumplen los límites a la temporalidad de la nueva reforma laboral? La Inspección", afirma la presidenta del SITSS, Ana Ercoreca. La policía laboral se prepara para aumentar un grado su presión contra el Gobierno -mirando claramente al Ministerio de Trabajo y al de Hacienda y Función Pública-, en aras de reivindicaciones de más efectivos y material que hace años que reclaman. Esta protesta, no obstante, no está secundada por el sindicato con representación mayoritaria entre el cuerpo de subinspectores (SESLAESS), pues considera que sus reivindicaciones discriminan salarialmente los agentes de dicho categoría profesional.

Noticias relacionadas

En la última década la Administración ha vivido, en su conjunto, una progresiva pérdida de personal, fruto de la parálisis de las ofertas públicas de empleo debido a los recortes y la austeridad. Y la Inspección no ha sido ajena a esa merma de efectivos. Según los datos de la memoria de Inspección del 2019 -los últimos disponibles-, en España hay 2.020 agentes, entre inspectores y subinspectores. Cifra que los sindicatos elevan a unos 3.000 efectivos si se suma al personal administrativo que realiza tareas de apoyo. Las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifran que lo ideal para que la tarea de la Inspección sea efectiva es que debe haber 1 agente por cada 10.000 trabajadores en activo y actualmente en España, según los cálculos de las centrales, la ratio es de 1/13.000.

Los sindicatos denuncian que el cuerpo de inspectores llega mermado de efectivos, pero con más carga de trabajo que nunca. La propia vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha declarado que la actividad inspectora se ha multiplicado el 355% durante su mandato. La última campaña específica lanzada desde Trabajo pretende acotar el fraude laboral entre las trabajadoras del hogar, más concretamente aquellas con falsos contratos a tiempo parcial que realmente desempeñan jornadas completas o que cobran por debajo del salario mínimo. A esa ofensiva se suman las campañas contra el abuso de la temporalidad o la supervisión de las nuevas normativas en relación a la igualdad de género en las empresas, la lucha contra el fraude en los ertes covid o el recién presentado plan de choque contra los accidentes mortales en el trabajo; entre otros.

Temas

Empleo