Foco en los contratos a tiempo parcial

Trabajo lanza una campaña para blindar que las empleadas del hogar cobren el salario mínino

El Ministerio envía más de 35.000 cartas dirigidas a los empleadores para proceder a la regularización de los salarios que se encuentren por debajo del SMI

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo.

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo. / Joan Cortadellas (El Periódico)

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La Inspección de Trabajo ha iniciado una campaña contra el fraude entre las trabajadoras del hogar. Concretamente contra aquellos empleados que pagan por debajo del salario mínimo a sus empleadas o que les pagan formalmente menos horas de las que realmente trabajan. El Ministerio liderado por Yolanda Díaz ha anunciado este lunes un envío masivo de 35.000 cartas a empleadores que presuntamente podrían estar incurriendo en fraude, donde les instan a regularizar la situación de sus empleadas.

Fuentes consultadas de la Inspección señalan que la sanción por no tener correctamente dada de alta a una trabajadora asciende a 3.126 euros, más un recargo del 20% si la infracción se acredita de antes del 1 de octubre del 2021, además del pago de los salarios y cotizaciones no abonados. Actualmente en España están dadas de alta un total de 377.930 empeladas del hogar, según la última estadística oficial de la Seguridad Social.

La vigilancia de la 'policía laboral' sobre las condiciones de trabajo de las empleadas del hogar forma parte de la rutina del cuerpo inspector. Aunque desde la dirección general periódicamente recurren al recurso del envío masivo de cartas para acelerar las regularizaciones y forzarlas de manera preventiva, ante el miedo de los emperadores a una posible sanción futura. En febrero del 2021 desde Trabajo ya se enviaron 45.019 comunicaciones para la regularización de 47.749 relaciones laborales. Y esta es una práctica habitual contra el fraude en la contratación temporal, entre otros.

Inviolabilidad del domicilio

Uno de los problemas más habituales que tienen los inspectores para acreditar la relación laboral de una empelada del hogar o posibles irregularidades dentro de la misma es la inviolabilidad del domicilio. Es decir, un inspector no puede acceder a una vivienda, por mucho que intuya que en la misma pueda haber un fraude en la contratación. Es por ello que el envío masivo de cartas se ha relevado como una herramienta alternativa para suplir esa falta de competencias.

Noticias relacionadas

Según explican desde el Ministerio de Trabajo, esta campaña implica el envío de más de 35.000 cartas dirigidas a los empleadores con "asistencia técnica" e información para proceder a la regularización de los salarios que se encuentren por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI) y la correspondiente regularización de las cotizaciones a la Seguridad Social. En la campaña de 2021 se consiguieron transformar 2.351 contratos temporales en indefinidos con un aumento de las bases de cotización de 21,17 millones y un crecimiento en salarios estimado de 83 millones.

Con esa campaña, recuerdan, algo más del 82% de los empleadores ha regularizado la situación laboral de la persona empleada sin reducir su jornada de trabajo y el 93,1% de las regularizaciones llevadas a cabo se han producido con un incremento de la retribución respecto a la declarada antes de la recepción de la carta.