Foro Hotusa Explora

El sector aéreo prevé fusiones y la lenta adaptación de los aviones a las exigencias medioambientales

Habrá menos aviones pero el número de viajeros se doblará de aquí al 2050

Maurici Lucena, en el foro organizado por Hotusa.

Maurici Lucena, en el foro organizado por Hotusa.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La crisis del coronavirus ha impactado directamente en el tráfico aéreo y comportará en el futuro cambios en el sector, principalmente procesos de concentración de aerolíneas y cambios en la oferta de vuelos. Según protagonistas del sector reunidos en el Foro de Innovación Turística Hotusa Explora que se ha celebrado en Madrid habrá menos aviones y estos deberán adaptarse a las nuevas exigencias medioambientales en los próximos años por lo que se prevén fusiones de aerolíneas. Pese a la presión en los resultados de las compañías, en el sector se reconoce que el 2022 va a suponer el año de recuperación, pero que esta no será completa hasta el 2024 o 2025, en función de la evolución de la pandemia.

El presidente de Aena, Maurici Lucena, espera que los niveles de tráfico aéreo se recuperen en 2025, aunque también se ha estipulado en el foro que esa recuperación llegue antes, incluso a partir del próximo verano "de una manera robusta". Para el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, la recuperación del sector aeronáutico dependerá fundamentalmente "de las restricciones a la movilidad que aplique cada país", ya que se ha demostrado que los ciudadanos siguen con ganas de viajar. En su opinión, esa recuperación puede llegar en gran parte en el 2024.

Operaciones de concentración

En opinión de Sánchez-Prieto, el sector aeronáutico se enfrenta a claros procesos de fusión: "La falta de tamaño de las aerolíneas hace que las empresas sean menos resilientes y que tengan más dificultades en el acceso a los mercados de capitales". Para el presidente del gestor aeroportuario Aena, el proceso de concentración se centra en las aerolíneas y pese a la pandemia se han producido menos operaciones de consolidación de las previsibles. "Sí se van a producir operaciones de consolidación, pero espero que sea de la manera más ordenada posible para no afectar al equilibrio entre demanda y oferta". Reconoció que las ayudas recibidas por ciertas aerolíneas europeas han "distorsionado" en parte estos procesos. Para el presidente de Aena, "cuando una compañía entra en deterioro financiero u operativo genera perturbación en los tráficos, pero si los procesos son ordenados, a través de fusiones o adquisiciones, la afectación a los aeropuertos es más suave y natural".

Sánchez-Prieto ha opinado que no se han producido más procesos de consolidación en el sector tras la pandemia por "determinados programas de ayuda" que han recibido algunas aerolíneas europeas, "que han venido a distorsionar ese avance de la consolidación". "Creo que esto no es positivo para la industria ni para el turismo", aseguró.

Sobre la fusión de Iberia y Air Europa y la posible disposición del Estado español de hacer una aportación de recursos propios transformando crédito en capital para asegurar su viabilidad, el presidente de Iberia se ha mostrado favorable a la operación: "Para el hub de Madrid y su desarrollo no podría haber mejores noticias que esta operación se produjera".

Johan Lundgren, CEO de EasyJet, duda de que esos procesos de concentración o fusiones entre empresas vayan a ser tan profundos y entiende que las fusiones no son nuevas en el sector y que dependerán fundamentalmente de la eficiencia de cada compañía y no de su tamaño, aunque las ayudas públicas tienen incidencia importante. Para Eddie Wilson, CEO de Ryanair, lo primero que necesitan las compañías son pasajeros y que la Administración aplique menos cargas a las compañías, con menos tasa aeroportuarias y ayudas para dinamizar el tráfico de pasajeros de los aeropuertos, ya que en caso contrario las compañías se irán a otros lugares.

Descarbonización

Noticias relacionadas

Otro de los retos es la descarbonización del sector, que requerirá cuantiosas inversiones para introducir los nuevos aviones más respetuosos con el medio ambiente. Estos aviones serán los eléctricos, reservados para los aparatos más pequeños, los capaces de utilizar biocombustibles o nuevas mezclas de carburantes y los de hidrógeno verde. En cualquier caso, las ingentes inversiones requeridas para la transformación de los aviones actuales hará que la transición sea más lenta de lo previsto.

Uno de los aspectos clave para el futuro del tráfico aéreo en los aeropuertos españoles será el peso de los viajeros asiáticos. El presidente de Iberia recordó que los asientos destinados a ciudadanos asiáticos en Barcelona o Madrid es de solo el 5%, frente al 25% de Londres o Amsterdam. En cualquier caso, las expectativas es que pese a la racionalización de vuelos el número global de viajeros siga creciendo a nivel mundial y que se doble de aquí al 2050.