Iniciativas

Empleados de Aigües de Barcelona se confinan para garantizar el servicio

Los 14 trabajadores están en la estación depuradora del Besòs de forma voluntaria desde el pasado 4 de enero

La compañía ha facilitado autocaravanas y todos los recursos para que los trabajadores disfruten del máximo confort

Autocaravanas para los empleados de Aigües de Barcelona confinados en la EDAR Besòs

Autocaravanas para los empleados de Aigües de Barcelona confinados en la EDAR Besòs / Aigües de Barcelona

1
Se lee en minutos
El Periódico

Trabajadores de Aigües de Barcelona se confinarán en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) Besòs, tal y como se hizo al inicio de la pandemia, para garantizar la continuidad del servicio esencial del ciclo integral del agua. Esta medida se ha tomado "ante el grave incremento del número de contagios registrados durante las últimas semanas por la variante ómicron" del coronavirus, según una nota de la compañía cuyo principal accionista es Agbar.

Esta medida, aparte de asegurar que el funcionamiento de las infraestructuras no se vea alterado, tiene como objetivo prioritario" velar por la seguridad y la salud de las 14 personas trabajadoras que, de forma voluntaria, mantienen presencia permanente desde el 4 de enero en las instalaciones de la planta depuradora del Besòs", según la empresa. Para asegurar su máxima confortabilidad," la compañía ha instalado autocaravanas y les garantiza todos los medios y servicios que pueden necesitar durante su estancia en la planta".

Protocolo estricto

Noticias relacionadas

Además de esta iniciativa, Aigües de Barcelona ha definido un protocolo estricto para asegurar la seguridad de las instalaciones y la salud de los trabajadores confinados a través de test de antígenos continuados, el uso de mascarillas FFP2 y de equipos de protección individual (EPI), la desinfección de caravanas e instalaciones, así como la restricción de acceso de proveedores al recinto.

La depuradora del Besòs trata aguas residuales domésticas e industriales y da servicio a más de la mitad de la población del área metropolitana de Barcelona, ya que sanea las aguas residuales del tramo final de la cuenca del Besòs. La instalación es la que trata el mayor volumen de aguas residuales de toda España.