Informe de McKinsey

El 50% de los ingresos empresariales en 2026 vendrá de negocios que aún no existen

  • Los directivos consideran más eficiente crear nuevos negocios que mejorar los que ya dirigen

  • La digitalización, adopción de nuevas tecnologías y sostenibilidad son los tres factores que impulsan el crecimiento

Directivos en un encuentro en Barcelona.

Directivos en un encuentro en Barcelona.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Los directivos apuestan por diversificar el negocio como vía fundamental del crecimiento. Es una de las conclusiones de un estudio realizado por la consultora McKinsey entre 1.100 consejeros delegados de empresas de todo el mundo. De sus respuestas se deduce que el 50% de los ingresos globales en 2026 vendrán de productos, servicios y modelos de negocio que ni siquiera existen en la actualidad. Ocho de cada diez directivos europeos priorizan la creación de nuevos negocios como una manera de afrontar la disrupción dentro de sus industrias, quizá ante el convencimiento de que el cambio es difícil de afrontar desde organizaciones asentadas. 

El informe 'The state of new business building' de McKinsey determina que un 21% de los directivos considera que crear nuevos negocios es su prioridad principal - el doble que el año pasado-, mientras que para un 55% es uno de los tres imperativos de crecimiento. Si hace algunos años se impulsaba como virtud la cultura del cambio constante en la empresa, de las respuestas de los directivos se percibe que piensan que es más eficiente crear nuevas empresas para crecer que transformar la que dirigen.

La digitalización, adopción de nuevas tecnologías y sostenibilidad son los tres factores con mayor impacto en el crecimiento derivado de la construcción de nuevos proyectos. Las motivaciones detrás de esta nueva ola de intraemprendimiento en Europa son el aumento del crecimiento orgánico, la posibilidad de paliar los efectos de las disrupciones y la adaptación a las cambiantes necesidades de los clientes y el mercado que brinda la construcción de nuevos negocios y productos. De hecho, ocho de cada diez directivos (79%) declara estar priorizando la construcción de nuevos negocios como un medio de protección contra la disrupción de su industria y para generar nuevos flujos de ingresos para satisfacer a los accionistas y a los clientes. 

"Siete de cada diez compañías que apostaron por la construcción de nuevos negocios como su estrategia principal crecieron a tasas superiores que la media de otras empresas de sus sectores", apunta Santiago Fernández, socio de McKinsey & Company en España. El informe identifica también las áreas de oportunidad para desarrollar estrategias de construcción de nuevos proyectos empresariales y señala la sostenibilidad como uno de los factores de diferenciación para el crecimiento, pese a que en general tiende a dudarse de la rentabilidad inmediata de esos proyectos.

Según los resultados de la encuesta, actualmente solo un 15% de las empresas está haciendo seguimiento de los objetivos relacionados con la huella de carbono u otros impactos medioambientales de sus nuevos proyectos, pero hasta un 93% de los directivos encuestados declara estar buscando abordar las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad en sus nuevos modelos de negocios. Además, casi la mitad (46%) de los líderes empresariales europeos reconocen que la sostenibilidad es una de las tres tendencias principales a abordar mediante el intraemprendimiento. 

El análisis de McKinsey destaca también los aspectos organizacionales que influyen en el éxito de la creación de nuevos negocios. El apoyo de la dirección y, concretamente, el rol del CEO, la creación de una estructura organizativa efectiva y ágil, la apuesta por una estrategia de adquisiciones activas, el conocimiento del mercado y del cliente, así como un liderazgo inclusivo son los ingredientes que ayudan en la implementación exitosa de nuevos proyectos. 

Noticias relacionadas

El informe señala que, sin embargo, cuatro de cada cinco nuevas compañías no logran superar una facturación mayor a 50 millones de dólares en sus cuatro primeros años. Contar con la experiencia y soporte de la empresa matriz es otro factor clave para garantizar la rentabilidad de las nuevas entidades o servicios a largo plazo. El informe revela que las organizaciones que cuentan con tres o más experiencias de creación de ventures corporativos logran generar ingresos 1,4 veces más altos que sus iguales menos experimentados en la creación de nuevos negocios. 

Solo un 14% de nuevos proyectos empresariales están liderados por mujeres, identificando una oportunidad de inclusión y diversidad. Según el informe, las empresas lideradas por mujeres superan a sus iguales en un 10% y una mayor diversidad en los consejos de administración brinda mayores oportunidades de crecimiento.

Temas

Empresas