Cambio de líder

Marta Ortega, una presidenta más en el Ibex

La hija menor del fundador de Inditex encabezará el grupo a partir del 1 de abril, pero la presencia femenina en las cúpulas de las grandes cotizadas seguirá siendo escasa

Marta Ortega, una presidenta más en el Ibex
5
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

2022 será el año de Marta Ortega, elegida a finales de noviembre pasado por e el consejo de administración de Inditex presidenta a parir del próximo 1 de abril en sustitución de Pablo Isla, un alto ejecutivo que ha catapultado el negocio hasta situarlo en cabeza del Ibex con un valor en bolsa cercano a los 90.000 millones de euros. El ascenso de la hija de Amancio Ortega, fruto de su segundo matrimonio con Flora Pérez, culmina el proceso de relevo generacional iniciado en 2011, cuando el fundador cedió la presidencia a Isla.

A la nueva presidenta, que ha llevado a cabo diversas funciones en la empresa desde 2007, le tocará demostrar que tiene sus propias cualidades para gestionar un imperio que ha convertido a su padre en uno de los hombres más ricos del mundo. El apellido no tiene por qué ser una carga como podría serlo para Julian y Sean Lennon, hijos John Lennon, uno de los cuatro Beatles; sino que puede ser una virtud, como sucedió con la diseñadora de moda Stella McCartney, hija de Paul, autor de temas como 'Yesterday' o 'Hey Jude', que ha tenido una carrera autónoma.

Lo explica también el 'Financial Times' que, ante los críticos que alertan sobre la "prevalencia del ADN sobre el MBA", defiende que "mantener a los herederos al frente de la compañía es un ingrediente de éxito a largo plazo en las grandes empresas familiares", salvando excepciones como los Gucci, protagonistas de la última película de Ridley Scott.

Hay precedentes: Ana Botín, presidenta de Banco Santander, que relevó a su padre Emilio cuando este falleció en septiembre de 2014 o las hermanas Marta y Cristina Álvarez, que heredaron el trono de El Corte Inglés de Isidoro Álvarez, también fallecido hace siete años. Tanto en el Ibex como fuera del mismo todavía la representación femenina sigue siendo escasa.

La nueva presidenta es el ojito derecho de su padre, aseguran quienes los conocen. Amancio Ortega tuvo en su primer matrimonio con Rosalía Mera (fallecida en 2013), de la que se separó, dos hijos: Sandra y Marcos. La primera es la mujer más rica de España, al ser la segunda accionista el imperio Inditex. Al divorciarse sus padres, Sandra se mantuvo siempre al lado de su madre y alejada de los focos. Marcos, por su parte, padece una importante discapacidad.

Vida social

Marta tiene más vida social al moverse tanto en el mundo de la hípica, una de sus pasiones, como en la moda. Está casada en segundas nupcias con el exrepresentante de modelos diseñador Carlos Torretta, hijo del diseñador de moda Roberto Torretta; tras divorciarse del jinete Sergio Álvarez Moya. Su boda, en noviembre de 2018, fue uno de los acontecimientos del año, con actuaciones en directo de Chris Martin, e vocalista de Coldplay; Norah Jones o Jamie Cullum, entre otros. 

En unas declaraciones a 'The Wall Street Journal', Marta Ortega declaraba que no tenía pensado adoptar un cargo formal en la ejecutiva de la empresa, aunque se mostraba "abierta" a ello. "Para ser honesta, me gustaría estar cerca del producto, que fue lo que mi padre siempre hizo, estaré donde la empresa más me necesite", afirmó.

Dicho y hecho, Ortega, que el próximo 10 de enero cumplirá 38 años, se convertirá en presidenta arropada por un consejero delegado, Óscar García Maceiras; y un comité de dirección, contribuirá a feminizar un territorio todavía muy masculino, el de las cúpulas del Ibex, que aún cuentan con escasa presencia de mujeres. A partir de abril habrá tres presidentas de compañías de la principal referencia bursátil española: Marta Ortega (Inditex), Ana Botín (Santander) y Beatriz Corredor (Red Eléctrica). A estas se suman las consejeras delegadas: María Dolores Dancausa (Bankinter) y Cristina Ruiz (Indra).

Lejos de ser igualitaria

Noticias relacionadas

Es evidente que la cuota femenina en los consejos de administración de las grandes cotizadas españolas todavía se encuentra muy lejos de ser igualitaria. En el ejercicio de 2020, la presencia de las mujeres en las cúpulas de las empresas españolas se situaba en el 27,6%, según recoge el informe ‘Remuneración de los consejeros de las sociedades cotizadas’ elaborado por KPMG Abogados. Esta cifra, que ha mejorado sustancialmente en los últimos años, todavía está lejos del objetivo del 40% recomendado por el supervisor bursátil, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV, para el año 2022.

No obstante, también hay que destacar los avances en este sentido, pues cuando se elaboró el Código de Buen Gobierno de la CNMV en el año 2015, la presencia de las mujeres en los consejos de las cotizadas españolas se situaba en el 15,6% (19,6% en el caso de contabilizar solo el Ibex) frente al objetivo del 30% que se fijaba para 2020. Con las cifras sobre la mesa, el regulador bursátil decidió en junio del pasado año elevar la recomendación al 40% para 2022. Los expertos avisan que ese objetivo llegará previsiblemente más adelante, pues unas 14 empresas de las grandes cotizadas españolas todavía incumplen la cuota del 30% con la que deberían haber cerrado 2020.

El diálogo social ha sido el protagonista

Si el Congreso no lo veta, el diálogo social se habrá consolidado este 2021 como el gran protagonista. El acuerdo tripartito sobre la reforma laboral, que ha costado casi un año de discusiones y negociaciones, es una clara muestra de ello y ratifica las perspectivas que existían al finalizar 2020. La vicepresidenta segunda (empezó tercera el año) y ministra de Trabajo, Yolanda Diaz; el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; y los líderes de UGT y CCOO, José María Álvarez y Unai Sordo, pueden repartirse el mérito, a los que se unió en la última fase la vicepresidenta primera (empezó el año como segunda) y ministra de Economía, Nadia Calviño, pueden repartirse el mérito de este triunfo.

Se trata de un avance que puede esgrimir el Gobierno de Pedro Sánchez: diálogo en el que las partes implicadas se han mostrado dispuestas a renuncias en aras al pacto e incluso con movimientos internos en contra, como es el caso de la CEOE, que vio cómo las patronales catalana y madrileña, Foment del TReball y Ceim, la del motor (Anfac) y la del campo (Asaja) se abstenían y no dudaron en criticar el resultado de la reforma que ahora deberá superar el trámite del Congreso, con socios del Gobierno que no lo ven claro.