Vía libre de la Generalitat

La Comissió Territorial aprueba el Agroparc Penedès de Ametller Origen

La decisión supone un paso adelante para el proyecto, que supondrá una inversión de 180 millones de euros

El plan prevé integrar en unas 258 hectáreas suelo agrario, ganadero e industrial entre Gelida y Sant Llorenç d'Hortons

Josep Ametller durante la presentación del Agroparc Penedès.

Josep Ametller durante la presentación del Agroparc Penedès.

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La Comissió Territorial de Catalunya ha dado vía libre al proyecto Agroparc Penedès de Ametller Origen. Es la primera vez que esta comisión informa favorablemente sobre un proyecto de interés territorial promovido por una iniciativa privada. Este dictamen es el pistoletazo de salida de la tramitación administrativa y urbanística de esta gran iniciativa empresarial que pretende crear un hub de actividad que aglutine actividad agraria, ganadería, agroindustria y energías renovables en un único espacio.

Con un volumen de inversión de 180 millones de euros y una elevada capacidad de dinamización del tejido económico del Penedès, algunos miembros de la Comisión han recordado que se trata del primer proyecto aprobado que incluye la dinamización de suelo urbanizable y no urbanizable en un mismo espacio para hacer realidad la economía circular. El Agroparc Penedès se ubicará en la zona norte del Alt Penedès, entre los términos municipales de Gelida y Sant Llorenç d'Hortons y contempla un total de 258 hectáreas. El proyecto de construcción del Agroparc Penedès movilizará una actividad productiva valorada en 433 millones de euros y la creación de más de 3.100 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos.

El futuro Agroparc Penedès prevé ser el primer enclave agroindustrial con saldo neto medioambiental de CO2 positivo de Europa gracias a la utilización intensiva de tecnología y estrategias de economía circular. El consejero delegado de Ametller Origen, Josep Ametller, aseguró en la presentación del proyecto, el pasado octubre, que firmas como Agbar y Carburos Metálicos, entre otras, han apoyado el proyecto (con unos 25 millones de euros). Un conjunto de 11 pequeñas y medianas empresas también se han aliado con Ametller en este ambicioso proyecto, que aspira a lograr financiación europea de los fondos Next, al ajustarse a los objetivos de financiación del programa.

El proyecto supone un cambio de paradigma en el sector hacia una tecnificación extrema de los medios de producción y el aprovechamiento energético hasta convertir la infraestructura proyectada en sostenible, hasta el punto de tener saldo positivo en emisiones de CO2. La visión de este grupo ejemplo de integración vertical en el sector de la alimentación-distribución, con producción agrícola, industrial y red comercial, es que es necesario profesionalizar y tecnificar la producción agrícola, tanto para mejorar la calidad como asegurar la estabilidad de los precios. 

El proyecto ha previsto 12 hectáreas de placas fotovoltaicas, 10 hectáreas de invernaderos, 40 hectáreas de superficie logística, 90 hectáreas de cultivos, una granja de 400 ovejas y 400 cabras y la nueva sede Ametller Origen. El proyecto también incluye un centro de formación e investigación para formar a técnicos expertos, en colaboración con universidades y centros de investigación. Ametller confía en recibir el apoyo de los grupos ecologistas pese a la profunda transformación que supondrá el proyecto en la zona, ya que está previsto según los planes iniciales un cuidado extremo de la transformación del paisaje, integrando de manera futurista la actividad industrial con la agrícola y ganadera. 

Una de las grandes novedades que aporta el proyecto es que aspira a solucionar el difícil encaje urbanístico de las zonas industriales y agrarias, ya que legalmente no existe la catalogación de espacio industrial y agrícola para un mismo terreno, que es lo que la comisión ha aprobado.

Las obras empezarán en el 2023 tras la aprobación de los proyectos por parte de los ayuntamientos. También está prevista la concentración parcelaria tras la compra de terrenos efectuada. La primera fase de construcción incluirá los obradores, la nave logística de 40.000 metros cuadrados y los invernaderos. La puesta en marcha completa debería ser en torno al 2026, en función de la capacidad financiera existente y la cuantía de las ayudas de la UE. 

Toda la cadena de valor se concentrará en esta zona próxima a Barcelona con la idea de ser el proveedor principal de las tiendas del grupo Ametller (actualmente más de un centenar) pero también a otros protagonistas de la distribución o la restauración. Actualmente el 60% de las frutas y verduras vendidas en las tiendas Ametller Origen son de producción propia y la nueva infraestructura permitiría al grupo fortalecer su posición competitiva en el mercado y un mayor control de los productos a la venta. 

Noticias relacionadas

Está previsto que el cluster agroalimentario sea autosuficiente tanto en recursos hídricos como en energía, gracias al uso de las placas fotovoltaicas y la energía geotérmica. Además, prevé reaprovechar los residuos orgánicos para hacer energía a partir de biogás --que también servirá para alimentar a los vehículos que se usen en el complejo y en la distribución--, y usar recipientes 100% reciclados y reciclables. 

El complejo tendrá una demanda energética de 15MW anuales y las previsiones pasan por generar 13MW de energía solar y 10,2MW a partir de biomasa y biogás, y evitará la emisión de 1.400 toneladas de CO2 al año.