Empresas

El multimillonario Chris Hohn se convierte en tercer accionista de Cellnex

El inversor británico aprovecha la pérdida de valor de la compañía en bolsa para adquirir un paquete de acciones por 250 millones de euros

Sede central de Cellnex.

Sede central de Cellnex. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
Paula Clemente

El meneo que acaba de vivir Cellnex en el mercado de valores se ha traducido ya en un cambio de poder dentro de su accionariado. El multimillonario británico Chris Hohn, fundador de The Children's Investmen Fund, se ha convertido formalmente en el tercer accionista de la empresa de telecomunicaciones española tras elevar algo menos de un punto su participación. Es decir, a raíz de comprar más de cinco millones de acciones (una operación que a precios de mercado equivale a 250 millones de euros) se ha convertido en el propietario de un 5,7% de la compañía y ha entrado, según ha avanzado Cinco Días, en el podio de los accionistas con más parte del pastel.

Por delante tiene al grupo de inversiones de la familia Benetton, Edizione S.R.L, que controla un 8,5% del capital de Cellnex, y a un fondo soberano de Singapur, GIC, que tiene un 7%. Detrás suyo deja al fondo Blackrock, que ocupaba hasta ahora la tercera posición con un 5,2% de la empresa, una cifra también alcanzado tras ampliar recientemente su participación. Luego vienen otras firmas del estilo como la canadiense CPP y Criteria, el holding de inversiones de La Caixa.

Problemas en Reino Unido

La ofensiva del inversor británico para escalar posiciones dentro del accionariado de Cellnex llega después de que la acción de la compañía se depreciara el viernes por los problemas para cerrar la compra de 6.000 torres de CK Hutchison en Reino Unido. La autoridad británica de competencia (CAM) ha puesto ciertas trabas al acuerdo, argumentando que esta operación aumentaría el poder de la compañía en el mercado, cosa que podría derivar en una menor competencia y una menor calidad del servicio a mayores precios.

Noticias relacionadas

A este toque de atención, el gestor de telecomunicaciones solo ha respondido que está revisando las conclusiones del regulador británico y que trabajará con él para hallar el modo de seguir adelante con la adquisición de las torres de Hutchison. Según el comunicado donde así lo afirmó la semana pasada, la CMA le ha dado de margen hasta el 7 de marzo del año que viene para tomar una decisión definitiva.

Acabe como acabe la operación, de momento este comunicado se tradujo el pasado viernes en una drástica caída de su valor en bolsa: las acciones de Cellnex acabaron la sesión bursatil costando un 6% menos que al inicio de la jornada. Y de hecho, el precio se ha mantenido cerca de los 48 euros desde entonces, cuando hace una semana superaba los 52 euros. Pese a eso, este gestor de torres de telecomunicaciones con cientos de miles de emplazamientos en doce países europeos, sigue siendo la quinta empresa de más valor del Ibex-35.