Incentivos

El Gobierno quiere impulsar las renovables térmicas en empresas y sector público

Aprueba una línea de ayudas con un presupuesto inicial de 150 millones de euros a repartir por las comunidades autónomas

Esta subvención cubrirá el 70% de los costes en el sector público y hasta el 45% en el caso de pequeñas empresas

El Gobierno quiere impulsar las renovables térmicas en empresas y sector público
3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

El Gobierno quiere impulsar el uso de renovables térmicas en empresas y sector público. El Consejo de Ministros ha aprobado este miércoles una línea de ayudas de 150 millones de euros que pretende incentivar el cambio de los combustibles fósiles por vapor en negocios como las lavanderías o por bombas y placas térmicas en los hoteles, pero también impulsar cambios en los edificios del sector público. Este programa, que se enmarca dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

Las subvenciones serán gestionadas por las comunidades autónomas. Tras un reparto "en base a criterios objetivos como el peso de los sectores en cada comunidad autónoma", Catalunya es la comunidad que recibirá más ayudas, con 27,3 millones de euros, seguida de Madrid (22,8 millones de euros) y Andalucía (22,4 millones de euros). La Rioja y Cantabria son las comunidades que recibirán menos fondos, 1,4 y 1,6 millones de euros, respectivamente. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, por su parte, contarán con 153.422 euros y 136.568 euros, respectivamente. El presupuesto que se quede sin destino quedará para ampliaciones futuras en función de cómo se ejecuten los fondos iniciales.

Las ayudas, que se otorgarán en régimen de concurrencia simple, estarán vigentes hasta el 31 de diciembre de 2023 y su objetivo es fomentar el despliegue de fuentes de energía renovable térmicas en sectores productivos como el industrial, el agropecuario, el de servicios (limpieza, secado, baños térmicos para tratamiento de superficies, servicios de lavandería, lavado de vehículos, pasteurización y conservación de productos perecederos, climatización de naves de uso industrial, ganado e invernaderos, etc) pero también en establecimientos e infraestructuras del sector público (agua caliente sanitaria y climatización), así como actuaciones que acometan empresas en modalidad de servicios energéticos en el sector residencial, de forma que contribuyan al proceso de descarbonización de la economía y, en el caso de las empresas, consoliden su competitividad en el mercado

Noticias relacionadas

Las renovables de uso térmico son aquellas que suministran calor a procesos industriales o para la climatización y el agua caliente sanitaria en el uso doméstico. Entre las principales, destaca la energía solar térmica (placas solares de aspecto similar a las fotovoltaicas que aprovechan la radiación del sol para calentar cualquier fluido, como el agua); la geotermia (energía almacenada en forma de calor bajo la superficie de la tierra que a través de una bomba de calor permite obtener calefacción y refrigeración renovable); energía ambiente como la aerotermia e hidrotermia (en este caso una bomba de calor extrae el calor del entorno natural --aire o agua-- a través de un evaporador y lo transfiere al interior de un edificio o a procesos industriales); la biomasa (aquella que se obtiene a través de la descomposición de residuos orgánicos, de origen vegetal o animal), o las microrredes de calor y frío de menos de 1 megavatio de potencia.

Las ayudas se ejecutarán a través de dos programas de incentivos: el primero, dirigido a sectores de la economía; y el segundo, al sector público. La ayuda otorgada cubrirá el 70% de estos costes en el sector público y hasta el 45% en el caso de pequeñas empresas, y en ambos ámbitos se incrementará en un 5% en zonas de reto demográfico: municipios de hasta 5.000 habitantes y municipios no urbanos de hasta 20.000 habitantes con núcleos de población de menos de 5.000 habitantes. Entre los costes subvencionables se incluyen, entre otros, la inversión en equipos y materiales, los costes de ejecución de las obras o los sistemas de control y monitorización tanto de la producción como de la demanda de energía térmica, así como obras civiles necesarias para la ejecución de los proyectos. Dado el carácter incentivador del programa, solo se admitirán actuaciones iniciadas con posterioridad a la fecha de registro de la solicitud de la ayuda o de su publicación en el BOE, cuando se trate del sector público.