Balance trimestral

Inditex aumenta el beneficio neto el 273% hasta el tercer trimestre pero cae en bolsa

El grupo gallego ganó 2.500 millones entre febrero y octubre, con unas ventas de 19.325 millones

Tienda de Zara en Barcelona.

Tienda de Zara en Barcelona. / REUTERS

5
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El gigante textil Inditex alcanzó un beneficio neto en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal de 2.500 millones de euros, el 273% más que en el mismo periodo del año anterior. Entre el 1 de febrero y el 31 de octubre, las ventas llegaron a los 19.325 millones de euros, un 37% superiores a un año antes. Las ventas en tienda en el tercer trimestre superaron las cifras del mismo periodo del 2019 antes de la pandemia. Las ventas 'on line' siguen creciendo, en torno al 28% a tipo de cambio constante con respecto al pasado año y el 124% si se compara con los primeros nueve meses del ejercicio del 2019. Inditex espera que la venta 'on line' supere el 25% de la venta total en el ejercicio 2021. Las inversiones bajaron durante los nueve meses a 855 millones de euros con respecto a los 1.209 millones del mismo periodo del año anterior. Las dudas sobre la futura evolución de los márgenes y el proceso de cambio en la gestión ha servido para sembrar dudas por lo que las acciones de la firma gallega cayeron el 5,22% al cierre de la sesión bursátil.

El balance trimestral de Inditex llega tras el anuncio por parte de la compañía fundada por Amancio Ortega del acceso a la presidencia de su hija Marta, y del nombramiento como nuevo consejero delegado de Óscar García Maceiras, en lugar de Pablo Isla. Los resultados del tercer trimestre quieren facilitar esa transición acordada y configurar un buen punto de partida para nuevos objetivos. Inditex bate su récord de ventas y beneficios entre agosto y octubre y podría cerrar uno de los mejores años de su historia tanto en ventas como en beneficios. Pese a ello, la situación de la pandemia y la evolución inestable del valor de la acción en la bolsa son elementos incontrolables para la dirección de la compañía y principal quebradero de cabeza para sus propietarios ante una nueva etapa en la dirección que genera dudas. Pero nada indica todavía que suponga un cambio de rumbo frente al ‘estilo Isla’. García Maceiras se ha mostrado claro en que el objetivo de la compañía es incrementar la productividad y mantener la diferenciación del modelo comercial frente a la competencia con el estoc integrado (’on line’-’off-line’) y el mantenimiento de una política de precios sin cambios, estable y eludiendo promociones (mimando los márgenes comerciales). García Maceiras se ha mostrado claro en que el objetivo de la compañía es incrementar la productividad y mantener la diferenciación del modelo comercial frente a la competencia con el estoc integrado ('on line'-'off-line') y el mantenimiento de una política de precios sin cambios, estable y eludiendo promociones.

La diferenciación y transformación estratégica de Inditex hacia un modelo de negocio totalmente integrado, digital y sostenible se acelera. Durante el tercer trimestre el crecimiento de las ventas a tipo de cambio constante se ha ido acelerando progresivamente hasta alcanzar un 21% frente al 3T2020 y un 10% frente al 3T2019.

En los nueve primeros meses se realizaron aperturas en 39 mercados, lo que ha llevado a que el grupo tenga 6.657 tiendas. Las ventas en tienda en el 3T2021 superaron las cifras del 3T2019 a tipos de cambio constante, con un 11% menos de tiendas.

La política de dividendo de Inditex se compone de un pago a los accionistas equivalente al 60% del beneficio y la distribución adicional de 0,30 euros por acción como dividendo extraordinario a repartir en el año fiscal 2022. 

El margen bruto se situó en 11.409 millones de euros, un 40% superior al del año pasado por estas fechas. Los resultados son buenos en ventas pero están ligeramente por debajo de lo previsto en márgenes por mayores costes de aprovisionamiento y gastos operativos, pero Isla ha destacado ante los analistas que ese margen bruto se ha situado en el mayor de los últimos siete años en un tercer trimestre, en una muestra clara de la "fortaleza del modelo de negocio frente a los problemas de las cadenas de suministro a nivel internacional". Las dudas por parte de algunos analistas surgen al dudar de que sea posible mantener márgenes altos en un contexto de crecimiento de ventas 'on line' o entrada en nuevos segmentos de mercado, aunque la dirección de Inditex se muestra confiada en mantener los niveles alcanzados hasta ahora hasta final del ejercicio.

Los gastos operativos aumentaron un 24% frente a los 9M2020. El resultado operativo (EBITDA) creció un 63% hasta 5.431 millones de euros y el resultado de explotación (EBIT) aumentó un 248% hasta 3.293 millones de euros. El beneficio antes de impuestos creció un 277% hasta 3.231 millones de euros. La posición financiera neta al 31 de octubre de 2021 se incrementó un 16% hasta 9.569 millones de euros sobre el año anterior. La posición financiera neta creció en 1.546 millones de euros en los 9M2021 respecto al cierre del 1H2021. Inditex procedió al pago de 1.089 millones de euros (0,35 euros por acción) el 2 de noviembre de 2021 en concepto de dividendo final del ejercicio 2020.

Noticias relacionadas

Inditex mantiene una agenda sobre sostenibilidad centrada en lograr emisiones netas cero para 2040, 100% de algodón más sostenible para 2023, energías 100% renovables para 2022 y eliminación de plásticos de un solo uso para cliente en 2023, entre otras.

Buena parte de los analistas esperaban que Inditex logrará en el tercer trimestre del ejercicio fiscal un crecimiento del beneficio del 45% respecto del año pasado y del 6% frente al ejercicio 2019 antes de la pandemia. Los analistas eran optimistas ante la presentación de resultados y destacaban especialmente los esfuerzos para reducir costes de alquileres y el cierre de puntos de venta poco eficientes. En un contexto de cribado de puntos de venta se estima que el crecimiento orgánico tenderá a moderarse en el último trimestre fiscal. La exigente agenda en torno a los objetivos de sostenibilidad, una apuesta personal por parte de los nuevos gestores y de Marta Ortega en particular, es un lastre para un crecimiento difícil. Aunque Marta Ortega no tendrá una función ejecutiva de manera oficial, en el sector tienden a pensar que tendrá gran influencia desde un punto de vista estratégico y en la posible apertura del grupo a nuevas líneas de negocio o marcas.