Deuda pública

España se endeudará un 25% menos de lo previsto este año

  • La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, anuncia que la deuda neta emitida en 2021 se situará en 75.000 millones

  • Insiste en que las perspectivas económicas para 2022 y la elevada tasa de vacunación en España protegerán a la economía española del impacto de la variante Ómicron

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, conversa con sus homólogos al margen de la reunión del  Eurogrupo.

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, conversa con sus homólogos al margen de la reunión del Eurogrupo. / EFE / Olivier Hoslet

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El Gobierno español prescindirá de la ultima emisión de bonos y obligaciones del estado prevista para el próximo 16 de diciembre lo que situará la emisión de deuda neta en 2021 en 75.000 millones de euros, un 25% menos de lo previsto a principios de año. Según ha explicado la vicepresidenta primera y ministra de economía, Nadia Calviño, la previsión de las necesidades de emisión netas para 2022 también se situarán en el entorno de los 75.000 millones lo que, a su juicio, permitirá a las autoridades españolas reforzar la “posición fiscal responsable y prudente que hemos venido desarrollando desde el Gobierno de España” y “ese buen tono y el impulso a la aceleración de la recuperación económica que nos muestran los indicadores”, ha indicado a su llegada a la reunión del Eurogrupo que se celebra este lunes en Bruselas.

A la cancelación de 20.000 millones ya anunciada en julio pasado por el Tesoro se suman ahora otros 5.000 millones de euros que elevan el volumen de financiación neto del que prescindirá el Gobierno a los 25.000 millones mencionados. Con esta decisión, la emisión de deuda bruta de España -con un coste medio de la deuda emitida en el año por primera vez en negativo, del -0,02%- descenderá este año hasta los 264.174 millones de euros. Según el ministerio de economía, este recorte permitirá seguir reduciendo la carga de intereses del Estado y de las Administraciones Públicas, tanto en términos absolutos de caja como en relación al PIB y a los ingresos públicos.

Según Economía, la buena evolución de los ingresos tributarios -con un recaudación superior a la prevista- , los bajos tipos de interés y el inminente desembolso de 10.000 millones a cuenta de los fondos europeos son las causas que permiten reducir el volumen de financiación requerido este año.

Un elemento más en una senda de recuperación plagada de incertidumbres debido sobre todo a la irrupción de la variante Ómicron. Aún así, el diagnóstico del Gobierno sigue siendo cautelosamente positivo. “En el caso de España lo vemos es que el año 2021 está yendo de menos a mas, que se está produciendo una aceleración del crecimiento económico en la segunda parte del año y que las perspectivas son positivas en los próximos meses y en el conjunto de 2022 y 2023. Afortunadamente España tiene unos niveles elevados de vacunación y tenemos una perspectiva por el momento más positiva en estas nuevas circunstancias y en lo que respecta al posible impacto de la pandemia”, ha valorado Calviño.

Revisión de crecimiento

Aún así, la vicepresidenta admite que “estamos en un momento de notable incertidumbre” por lo que reconoce que no debería sorprender a nadie “que haya constantes revisiones al alza y a la baja” de las previsiones económicas de los distintos organismos aunque por ahora no se plantea revisar a la baja las cifras del Gobierno como sí ha hecho recientemente la OCDE.

Noticias relacionadas

“Lo importante es ver dónde está el pulso de la realidad económica. Los datos que tenemos del mercado de trabajo y de ingresos fiscales, que están un 3% por encima de la recaudación que teníamos antes de que nos golpeara la pandemia. Todos estos datos nos indican una evaluación positiva de la economía española, una evolución que va de menos a más en el curso de 2021 y una perspectiva positiva para los próximos años”, ha insistido antes de un Eurogrupo centrado a la política fiscal y los planes presupuestarios de los Estados miembros para 2022.

Sobre la mesa, por tanto, también estará un plan español que recibió hace unos días el aprobado de la Comisión Europea. “Se considera que la orientación del proyecto de presupuestos generales para 2022 va a permitir seguir impulsado la recuperación económica y la creación de empleo de una manera compatible con la continuación de la reducción de los ratios de déficit y deuda pública sobre el PIB, aprovechando por tanto el crecimiento económico para mejorar nuestros saldos fiscales”, ha explicado Calviño.