Tapaderas

Más de 400 empresas de inversión operan en España sin permiso

  • Los chiringuitos financierros se adueñan de internet y redes sociales

  • Cambian de nombre o desaparecen para encubrir pérdidas

Más de 400 empresas de inversión operan en España sin permiso

Pixabay

3
Se lee en minutos
Gemma Martínez
Gemma Martínez

Directora adjunta de EL PERIÓDICO

Especialista en Economía. Trabajó 22 años en Expansión en Valencia, Barcelona, Nueva York y Madrid. Fue subdirectora de Levante-EMV.

ver +

Pfizer versus Moderna, ¿quién lleva la delantera? Tesla y Bitcoin, ¿quién se sitúa por encima? Estos son algunas de las apuestas y reclamos de los chiringuitos financieros que operan en España en la era del covid y a los que se quiere poner coto. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el organismo supervisor de los mercados financieros en España, ha avisado de la existencia de 473 sociedades que no están autorizadas para prestar servicios de inversión u otras actividades sujetas a su supervisión. Esta cifra, detectada entre enero y noviembre de este año, supone un incremento del 21% sobre las 389 que identificó la institución presidida por Rodrigo Buenaventura en 2020, según las cifras que el propio organismo ha confirmado a EL PERIÓDICO.

Así captan a sus objetivos

Las entidades denunciadas acceden a las potenciales víctimas de forma rápida y con un coste muy bajo valiéndose de tecnologías digitales cuyo uso se disparó en pandemia y se acentuó sobre todo a partir de finales de 2020, como los programas de acceso remoto (AnyDesk, LogMeIn o TeamViewer, entre otros) y las redes privadas virtuales(servicios de VPN).  Utilizan bases de datos que casi siempre han obtenido de forma fraudulenta y de ellas extraen las direcciones de las personas que, por ejemplo, han contratado un determinado producto financiero o han respondido a una encuesta. Seleccionan a inversores menos informados o más confiados con el fin de que les entreguen sus ahorros bajo promesas de altas rentabilidades y se dirigen a ellos con estrategias comerciales agresivas.

Pero, en la práctica, la mayoría de estos chiringuitos actúan como una mera tapadera que se adueña del dinero de los clientes. En ocasiones, pueden perder todo el dinero invertido, sobre todo si estas entidades desaparecen o cambian de nombre cuando no pueden cumplir las rentabilidades prometidas ni justificar las pérdidas. Las aportaciones de los clientes, a los que intentan captar con publicidad u otros medios (como el teletexto de televisión, según la CNMV), no están adheridas al Fondo de Garantía de Inversiones o de Depósito.

Para perseguir estos fraudes la CNMV cuenta con un equipo que analiza y supervisa toda actividad financiera en foros, redes sociales y otros canales. También advierte de los riesgos de estas sociedades de inversión a los potenciales usuarios a través de los mismos canales.  

La última empresa identificada por el organismo supervisor español es delitraders.com, que se presenta en su web como un portal de inversión global que permite acceder a los mercados globales con comisiones bajas y desde un solo lugar. También como un «corredor totalmente licenciado y regulado» que opera con acciones, metales, energías o índices, entre otros. El cliente tiene que abrir una cuenta para utilizar sus servicios, que la entidad vende con reclamos similares a apuestas: «Pfizer versus moderna, ¿Quién lleva la delantera» o «Tesla y Bitcoin, ¿Quién se sitúa por encima?». Solo en el apartado de quiénes somos y en letra pequeña se identifica la sociedad propietaria del portal, la británica Miva Solutions LLC. La CNMV, en cambio, considera que ni delitraders ni Miva Solutions figuran inscritas en el correspondiente registro y, por tanto, no están autorizadas para prestar servicios de inversión.

Criptomonedas

Otra entidad que también ha sido señalada por la CNMV es Foxcryptomining.com, que opera en criptomonedas, uno de los ámbitos a los que el supervisor presta especial atención.

Noticias relacionadas

La institución no es el único organismo que realiza estas advertencias. Los supervisores de los estados miembros de la Unión Europea y de otros países europeos también siguen esta práctica y se comunican entre sí las entidades que prestan servicios de inversión sin contar con autorización. En esta línea, la CNMV ha puesto en conocimiento de los mercados financieros españoles en los once primeros meses de este año avisos de 1.081 entidades internacionales. Reino Unido, Italia, Bélgica y Austria están entre los países que más han advertido, junto a España.