Zona Franca

El Gobierno y la Generalitat chocan por 'plan B' de Nissan mientras espera respuesta de Great Wall

  • El principal candidato para sustituir a Nissan es el fabricante chino Great Wall y la Administración le ha mandado una nueva oferta para retenerlo

  • La opción alternativa tensiona las relaciones entre Estado y Govern, al abrir la puerta a una empresa de mantenimiento de blindados militares

Cabecera de la manifestación de los trabajadores de Nissan en los alrededores de la fábrica de la Zona Franca de Barcelona, el 1 de diciembre.

Cabecera de la manifestación de los trabajadores de Nissan en los alrededores de la fábrica de la Zona Franca de Barcelona, el 1 de diciembre. / ACN / AINA MARTÍ

4
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El objetivo número 1 para sustituir a Nissan en los terrenos de Zona Franca sigue siendo el fabricante de coches chino Great Wall Motors (GWM). Los asiáticos están deshojando la margarita de si invierten finalmente en Catalunya o van a otro lado y la Administración ha movido ficha para retenerlos. En la tarde del pasado martes el Gobierno y el Govern de la Generalitat enviaron una contrapropuesta final a la dirección de GWM, sumada de una demanda de reunión al máximo nivel por parte de la Administración; según confirman diferentes fuentes conocedoras de la reindustrialización. En el 'plan A' todos los actores coinciden, no así en el 'plan B', que este miércoles ha tensionado la comisión de reindustrialización, dinamizada por la consultora KPGM.

"Es cuestión de días", coinciden en señalar varias fuentes implicadas en la reindustrialización de Nissan. Este miércoles el Gobierno, el Govern, empresa y los sindicatos han mantenido una para abordar el plan alternativo al que hasta ahora era el principal candidato, GWM. La idea de ese 'plan B' es dar mayor protagonismo al proyecto colectivo del 'hub' de la electromovilidad, liderado por QEV Technologies, pero al que en la reunión de este miércoles se ha sumado un nuevo actor: una empresa de mantenimiento de blindados militares. Así lo confirman fuentes conocedoras del proceso de reindustrialización, que reconocen que en mesas anteriores había circulado información al respecto pero que hasta este miércoles el Ministerio de Industria no la ha puesto encima de la mesa de manera directa.

Esa nueva propuesta, que se sumaría a los proyectos del 'hub' de movilidad y ocuparía aproximadamente un tercio de los terrenos que hoy ocupa Nissan en Zona Franca ha tensionado las relaciones entre Gobierno y Generalitat. "El Govern no apoyará en ningún caso que una industria militar se instale en los terrenos de la Zona Franca que actualmente ocupa Nissan", ha declarado esta misma mañana el 'conseller' de Empresa i Treball, Roger Torrent.

La opción de los blindados lleva el nombre de Tess Defence, una compañía dedicada a la producción de material militar (tanques y otros vehículos similares) y que el pasado septiembre le fue asignado por el Gobierno un contrato de 1.208 millones de euros. La idea manifestada por el Gobierno este miércoles es que esta empresa podría instalarse en parte de Zona Franca para desarrollar actividades de mantenimiento de blindados, no de fabricación; según explican fuentes conocedoras. Desde la Generalitat cierran la puerta a esta opción y desde el Ministerio de Industria no quieren posicionarse al respecto.

Nueva oferta a GWM

Blindados a un lado, todas las partes insisten en que el fabricante de coches GWM sigue siendo la primera opción y por ello la Administración ha mejorado su última oferta para atraerlos a Zona Franca. El esfuerzo ha sido triple, pues además de aumentar el importe a nivel de ayudas públicas tanto de Gobierno como de Govern, Nissan habría aceptado rebajar el valor de los activos que pretende traspasar a GWM y los sindicatos valoran la posibilidad de rebajar y adaptar sus condiciones laborales a la nueva compañía.

La "oferta final", según la calificaron fuentes conocedoras del proceso, fue remitida en la tarde de este pasado martes a los negociadores de GWM, que en los próximos días deberán emitir una respuesta definitiva sobre si se quedan con los terrenos de Nissan en Zona Franca o se llevan sus inversiones a otro lado. Según fuentes conocedoras el importe en ayudas ofrecido a GWM superaría los 100 millones de euros, aunque desde el Ministerio de Industria no confirman ni desmienten cifra alguna. "Es una buena oferta, hemos mejorado los instrumentos de financiación, de los activos y del alquiler. Es una opción que sigue abierta", ha señalado hoy la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Noticias relacionadas

En paralelo y con el objetivo de no jugarlo todo a una sola carta, la comisión de reindustrialización ha consensuado este miércoles aceleran el 'plan B'. Este consiste en dar mayor protagonismo al proyecto del 'hub' de electromovilidad, liderado por la empresa QEV. Este, que con GWM en la ecuación estaba contemplado que se quedara las instalaciones de Sant Andreu, ahora pasaría a ubicarse en Zona Franca, con mayor capacidad productiva. Y el fabricante de motocicletas eléctricas y otros productos ligados con los nuevos paradigmas de la movilidad, Silence, mantiene su encaje en la fábrica de Montcada.

Al 'plan B' le sigue un 'plan C', que consistiría en abrir la puerta de Zona Franca a las opciones logísticas. Según fuentes conocedoras, detrás de los terrenos están firmas de alimentación como Consum, así como fondos de inversión como Merlin Propieties, Goodman Propieties o JLL. Esta vía no gusta a Administración y a los sindicatos, pues ofrece menos oportunidades de mantener el empleo y en peores condiciones.

Temas

Nissan Empleo