Empezó como dependienta

Así es Marta Ortega, la nueva 'Zarina' del imperio Inditex

Repasamos la vida de la mujer que pronto asumirá la presidencia del grupo textil gallego

3
Se lee en minutos
Marta Clavero

Marta Ortega Pérez nació un 10 de enero de 1984 en Vigo. Es la única hija del matrimonio en segundas nupcias de Amancio Ortega con Flora Pérez, y la mano derecha del magnate gallego en el negocio textil que aprendió desde abajo. Y es que empezó su carrera en Inditex en una de las tiendas del buque insignia de la compañía, la firma Zara. Y lo hizo como dependienta, sin desvelar quién era su padre. Pero sus compañeras pronto se dieron cuenta de su 'linaje'. Marta tenía 23 años, y aunque era muy tímida y apenas hablaba, algo llamó la atención en su atuendo. Concretamente un accesorio: el Rolex que lucía en su muñeca izquierda.

Marta fue primero al colegio Santa María del Mar, en A Coruña, y después a un internado en Suiza. Los estudios superiores los cursó en Londres, en la European Business School, donde se licenció en Comercio Internacional, en 2007. Fue ese mismo año cuando comenzó a trabajar en la tienda londinense de Zara en el barrio de Chelsea, así como en otras sedes internacionales y en diferentes departamentos de la empresa, y es que su padre quería que pasara por todos los departamentos de la empresa, -ventas, diseño, finanzas- para conocerla bien a fondo. Actualmente departamento de desarrollo de producto y diseño para Zara, colabora entre otras con Beatriz Padín, la coordinadora de las colecciones de ropa para mujer.

En una reciente en una entrevista concedida a The Wall Street Journal, Marta Ortega declaraba que no tenía pensado adoptar un cargo formal en la ejecutiva de la empresa, aunque se mostraba está "abierta" a ello. Y aunque "para ser honesta, me gustaría estar cerca del producto, que fue lo que mi padre siempre hizo, estaré donde la empresa más me necesite".

Esas declaraciones las hacía en agosto de este 2021. Marta Ortega será la nueva presidenta de la empresa menos de un año después, concretamente su nuevo cargo se hará efectivo 1 de abril de 2022.

Al igual que su padre, la empresaria gallega guarda con mucho recelo su intimidad, sin embargo su relevancia en el mundo de la moda, y también como 'influencer' -sin pretenderlo- la convierten en un rostro de gran interés social.

Amante de la hípica -su padre es propietario del hipódromo Casa Novas-, actualmente está casada, también en segundas nupcias siguiendo la estela de su padre, y es madre de dos hijos. Su primer marido fue un jinete profesional Sergio Álvarez Moya con el cual se casó en 2012. Se divorciaron de mutuo acuerdo en 2015 y tuvieron un hijo, Amancio, de ocho años. Un año después de su separación conoció al que es su actual marido, Carlos Torretta Echivaria. Se conocieron en 2016, en una fiesta de cumpleaños. Por aquel entonces, Carlos trabajaba como representante de modelos en Nueva York, pero volvió a España para poder estar más cerca de ella. Así, en 2018 pasaron por el altar en A Coruña.

La boda de la heredera de Inditex fue el acontecimiento social del año en España, a pesar de que la pareja concibió el enlace como un evento íntimo. Al estejo fueron invitados 400 invitados y la protagonista lució cuatro vestidos de novia de grandes diseñadores valorados a 100.000 euros por prenda.

Noticias relacionadas

Fue el 16 de noviembre de 2018, con una ceremonia íntima en la casa familiar de O Parrote, a la que seguirían dos celebraciones más: un cóctel en el Náutico de A Coruña y una fiesta de gala en el recinto Casas Novas de Arteixo. Según la revista Vanity Fair la boda costó 4 millones de euros y es que, además de los lujosos fastos, la banda sonora del evento estuvo a cargo de Chris Martin de Coldplay, Norah Jones o Jamie Cullum que interpretaron varios temas, y fueron sin duda las grandes sorpresas para los asistentes al enlace.

En 2020, Marta y Carlos fueron padres de una niña, de nombre Matilda. Las apariciones públicas de la heredera del imperio Inditex se han multiplicado, desde que está con su actual pareja, y es que ambos se dejan ver en competiciones hípicas, y en desfiles de moda en España o fuera del país.