Escasa cobertura privada

Solo una cuarta parte de las empresas españolas cuenta con planes de pensiones para sus empleados

El 61,8% del sector financiero cuenta con planes de previsión social para sus empleados, en contraste con tan sólo el 5,3% de las empresas de transporte y logística

Álvaro Granado, director responsable del área de Pensiones de KPMG Abogados. 

Álvaro Granado, director responsable del área de Pensiones de KPMG Abogados. 

3
Se lee en minutos
El Periódico

Solo una cuarta parte de las empresas españolas, en concreto el 26,8%, cuenta con planes de previsión social para sus empleados. El sector financiero es el más activo en esta materia ya que el 61,8% de las empresas cuenta con planes de previsión, en contraposición al del transporte y la logística, en el que tan sólo el 5,3% tiene este tipo de instrumentos para complementar la jubilación de sus empleados, según el 'V Informe Situación de las Pensiones en España' `publicado por la consultora KPMG. En el estudio han participado 439 empresas desde que se inició este ejercicio, tanto de ámbito local, multinacionales españolas y filiales de multinacionales extranjeras, siendo muy poca la representación de las pymes en la muestra. Incluyendo a estas últimas, el porcentaje de empresas con planes de previsión social sería significativamente menor.

Otras de las áreas de actividad que tienen planes de previsión son las empresas energéticas, con un 48%, y el químico y farmacéutico, con un 40,5%. En este último caso no hay que olvidar que el convenio colectivo general de la industria química, aprobado en julio de este año, recoge el compromiso de constituir una comisión de estudio que analice la viabilidad y, en su caso, la conveniencia de abordar la promoción de un plan de pensiones de empleo de carácter sectorial, un seguro de accidentes o uno de vida para los trabajadores del sector.

Para KPMG "queda mucho camino por recorrer en el desarrollo de la previsión social complementaria en España". El 55% de las empresas reconocen que tienen en su agenda la toma de medidas para planificar la jubilación de sus empleados a medio plazo, fruto de que existe una demanda creciente de los empleados a sus empresas para que estas implanten planes de jubilación. Uno de los grandes problemas de las empresas es prescindir de empleados mayores y altos salarios cuando el convenio no ha previsto la jubilación obligatoria. El establecimiento de planes de pensiones de empresa podría minimizar el impacto en las cuentas de la salida de los empleados más longevos.

En términos generales, el 79% de las empresas estaría dispuesto a realizar una aportación sobre el salario a sus empleados con el objetivo de destinarlo al ahorro para la jubilación de los mismos aunque, no obstante, el 46% ha indicado que actualmente no se dan las condiciones económicas para realizarlas en este momento.

Álvaro Granado, director responsable del área de Pensiones de KPMG Abogados, ha asegurado que, “siendo las circunstancias económicas el motivo principal para no promover planes de previsión desde las empresas, hay varias soluciones en el mercado para desarrollar la previsión social colectiva sin que se comprometa la sostenibilidad de las propias empresas. Además, la falta de información constituye un freno al crecimiento de la previsión social complementaria en España".

Un 4% para la plantilla, el 20% para los directivos

Noticias relacionadas

En cuanto a cantidades destinadas a aportaciones, la mayoría de las empresas tienen fórmulas consistentes en un porcentaje fijo sobre el salario pensionable, en la mayoría de los casos equivalente al salario fijo bruto, que suele ser de alrededor de un 4%. La mitad de las empresas con planes de aportación definida o mixtos dirigidos a la totalidad de la plantilla exige aportación por parte del empleado para tener derecho a la aportación de la empresa, de modo que lo más habitual es que la empresa duplique la aportación obligatoria del empleado.

El informe también refleja que el 9% de las empresas ofrece planes dirigidos a directivos que suelen tener unas aportaciones que oscilan entre el 15% y el 20% del salario del directivo. Obviamente, si se realizasen aportaciones de ese nivel para toda la plantilla, con la posibilidad de traspaso de ese fondo a otras empresas, el mercado laboral podría ganar en flexibilidad y el rejuvenecimiento de plantillas sería más factible en empresas saneadas. Según el informe sobre remuneración de los consejeros de las compañías del Ibex 35 elaborado por KPMG Abogados, el 74% de las empresas del Ibex 35 tiene planes de previsión social dirigidos a consejeros. En 2020, un 24% de las compañías del Ibex 35 con planes de jubilación para sus consejeros no ha realizado aportaciones. En cuanto a vehículos de financiación, puede decirse que está bastante equilibrada la proporción entre planes de previsión instrumentados a través de planes de pensiones de empleo y mediante pólizas de seguro.