Continuidad

Biden mantendrá a Jerome Powell al frente de la Fed

  • El mandatario eleva a la economista demócrata Lael Brainard, actual gobernadora en el banco central estadounidense, a la vicepresidencia

  • Demócratas progresistas querían un cambio en el banco central de EEUU para intensificar la regulación de la banca y el foco en el cambio climático

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed). / REUTERS / CARLOS BARRIA

3
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

Desoyendo las voces que pedían un cambio en la presidencia de la Reserva Federal para poner más foco en la regulación de la banca y en combatir los efectos económicos del cambio climático, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha optado por la continuidad y ha decidido nominar para un segundo mandato al republicano Jerome Powell. En un gesto hacia los progresistas que le urgían al cambio, Biden nominará también como vicepresidenta de la Fed a la doctora en económicas Lael Brainard, desde 2014 gobernadora del banco central estadounidense y la única demócrata entre los siete gobernadores. Ambos deberán ser ratificados por el Senado.

El anuncio, que se oficializa en una comparecencia en la Casa Blanca este mediodía, pone fin a meses de especulación y debate sobre un potencial relevo en la Fed. Llega en un momento trascendental, cuando la recuperación de la economía del golpe de la pandemia avanza pero se ve lastrada por incertidumbres y riesgos, especialmente por una inflación que se ha disparado a los niveles más altos en tres décadas (aunque Powell mantiene la posición de que sus razones son transitorias) y por cambios que están alterando el mercado laboral.

“Si queremos seguir construyendo sobre los éxitos económicos de este año necesitamos estabilidad e independencia en la Reserva Federal”, ha dicho Biden en un comunicado, en el que ha atribuido la senda de recuperación a su agenda económica y la “acción decisiva” que ha tomado la Fed desde que arrancó la pandemia, cuando dejó los tipos de interés prácticamente a cero y puso en marcha un programa de compra de bonos de 120.000 millones de dólares mensuales que solo ha empezado a recortar este mes. Y para el presidente, golpeado en las encuestas de opinión pese a que buenos datos económicos, parece haber fundamental en su decisión la prioridad que Powell está dando a garantizar la recuperación del pleno empleo incluso en un momento de fuertes presiones inflacionarias.

También Janet Yellen, la secretaria del Tesoro y expresidenta de la Fed que ha sido la más firme defensora ante Biden de la importancia de la continuidad de Powell, ha emitido un comunicado aplaudiendo su liderazgo.

Aunque Brainard no ha logrado la presidencia su ascenso en la Fed eleva sus posturas también, y las de voces progresistas como la de la senadora Elizabeth Warren, la más crítica públicamente con Powell, al que ha llamado "un hombre peligroso" por los pasos que ha dado para relajar regulaciones que se impusieron a la banca y a Wall Street tras la última crisis financiera y la gran recesión. Hasta ahora Brainard ha mostrado con consistencia su oposición a relajar esas regulaciones. la demócrata también ha advertido sobre el impacto económico del cambio climático en la actividad económica y sobre la amenaza para el sistema financiero que representa la exposición de la banca a riesgos vinculados al clima.

Noticias relacionadas

Brainard, que ha liderado la modernización de una ley dirigida a animar a los bancos a aumentar sus préstamos en barrios de bajos ingresos, es también vista como una de las defensoras de la innovación financiera en la Reserva Federal. En una conferencia en primavera abogó por una criptomoneda respaldada por la Fed que en su opinión ayudaría especialmente a los estadounidenses que tienen más limitado su acceso a servicios bancarios.

El sello de Biden en la Fed va a ser aún mayor que el de estos dos cargos. Tiene que nominar también a un vicepresidente de supervisión, el principal responsable del control de la banca, y llenar una vacante en la junta de gobernadores, cargos para los que empezará a anunciar sus elegidos a principios de diciembre, según ha avanzado la Casa Blanca, y en los que tratará de “mejorar la diversidad” en la composición de esa junta.