Sección de linternas sin stock en una gran superficie especializada en artículos deportivos.

La salida de la crisis Análisis Interpretación de las noticias a partir de unos hechos comprobados, incluyendo datos, así como interpretación de cómo puede evolucionar el tema en base a acontecimientos pasados.

Desabastecimiento y crisis de suministros: ¿qué hay de cierto?

6
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Se calcula que existen en España más de 50.000 millones de euros de ahorro embalsado por parte de los particulares como consecuencia del menor gasto durante la pandemia en viajes o restauración. Ese dato y el convencimiento de que los actuales niveles de demanda van a mantenerse ha impulsado las políticas de compras a proveedores de las empresas con expectativas para aprovechar un momento dulce económico, una situación de euforia consumista en la recta final del año. A nivel mundial, la demanda es histórica.

Esa expectativa está en el trasfondo de unas tensiones que efectivamente se han producido en los últimos meses en la cadena logística internacional y en Asia especialmente. Como consecuencia de esa demanda elevada, costes energéticos disparados y dificultades de transporte internacional, en algunos sectores se han encendido luces de alarma. Los fletes internacionales se han encarecido por encima del 300% de media, pero también se ha encarecido el petróleo más de un 100% este año y entre el 30% y el 40% otros costes como el gas, la electricidad, la soja, el trigo, el maíz, etc.

El director general de la asociación de empresas internacionalizadas Amec, Joan Tristany, opina que "la impresión desde la industria es que se está trabajando muchísimo. Hay muchos pedidos. Hay un gran aumento de la demanda hasta niveles inusuales y por ello hay dificultades en dar respuesta a esta demanda muy superior a la habitual". Pero no quiere decir que las estanterías de los comercios estén vacías. "Hay escasez de cartón, siliconas, vidrio, acero… Pero las empresas, pese a afrontar grandes problemas, van encontrando soluciones, como proveedores alternativos", añade. 

"Como ocurrió con la pandemia, esta será una crisis con efectos multidimensionales que afecta a sectores muy diversos. No es de tanto calado, pero se mueve en la incertidumbre con consecuencias que veremos en los próximos meses. Habrá un pico en Navidad, por la incidencia del consumo, en el que las redes logísticas se ponen en tensión, pero hasta recuperar el ritmo la previsión es que ocupe hasta mediados del próximo año. Durante ese periodo habrá escenarios de riesgo para las empresas muy diferentes", explica el director de crisis y riesgos de la consultora LLYC, Iván Pino, informa Sara Ledo.

1

Puerto de Barcelona: Gran actividad, sin atascos

El director general de Port de Barcelona, José Alberto Carbonell, asegura que el puerto de Barcelona no registra signos de posibles desabastecimientos masivos. "En la actualidad la actividad es elevada, casi similar en volumen de tráficos gestionados a los que había antes de la pandemia en el 2019. Las informaciones sobre desabas5 tecimientos pueden afectar a productos concretos, pero en términos de congestión de tráfico de mercancías no se percibe en el puerto de Barcelona ningún cuello de botella como los que si se registran por ejemplo en el puerto de Los Ángeles". 

2

Medicamentos: "No percibimos tensión logística"

Para el director general en España de la multinacional de distribución de medicamentos Alliance Hearlthcare, Javier Casas, no existe ningún síntoma de desabastecimiento de medicamentos alarmante. "No percibimos una tensión logística especial, servimos más de 30.000 referencias distintas a las farmacias y no tenemos ninguna alerta interna en la empresa por desabastecimiento o fallos de transporte internacional. En la última reunión no se hizo ningún tipo de alerta de suministro. Yo creo que se está creando un alarmismo excesivo", opina Casas.

3

Productos de alto consumo: "Mucho ruido mediático"

En opinión de Ricardo Goizueta, máximo responsable del área digital y de comercio electrónico de El Corte Inglés, "no va a haber problemas de desabastecimiento, ya que el sector comercial ha preparado durante mucho tiempo y con mucho cuidado las campañas de Black Friday, Cibermonday y Navidad. Y sobre todo con muchos meses de antelación". Goizueta reconoce que ha habido "mucho ruido mediatico" y que como consecuencia sí que se ha notado un cierto adelanto de compras por parte de los consumidores. 

4

Construcción: Compleja crisis de oferta

Los distribuidores de materiales de la construcción reconocen que ya están repercutiendo las subidas de precios de las materias primas en sus establecimientos. Fuentes de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Material de Construcción (Andimac) reconocen que las subidas tan fuertes de las últimas semanas empiezan a moderarse y que tienen esperanza de que se normalice la situación en el primer trimestre del 2022.

"La subida de precios ha sido generalizada pero donde más ha incidido es en plásticos y derivados del petróleo, con subidas acumuladas en los últimos días por encima del 15%; en acero, con incrementos que han llegado entre las dos grandes ‘oleadas' con subidas hasta el 35% (el 55% en un año, según la Confederación Nacional de la Construcción); y el latón donde podemos hablar de subidas de entre un 7%-8%". 

Los profesionales del sector de la construcción han percibido que ha existido una verdadera crisis de oferta de materias primas, con falta palpable de material suficiente para emprender nuevas obras. A la falta determinante de madera y acero, por ejemplo, se sumó el dramático alza del coste de la energía. Como consecuencia, se produjo un círculo pernicioso que afectó a materiales que hasta entonces no habían sufrido encarecimientos, como cemento o cerámica. También en porcelana sanitaria se esperan subidas.

Desabastecimiento sigue siendo una palabra tabú en el sector y los profesionales coinciden en general en que no está habiendo tiendas vacías. Sí que se vivió una cierta situación de falta de materiales a principios de 2021 y hasta antes de verano, pero a partir de septiembre la situación se ha ido normalizando, pero los proveedores y empresas han aprovechado para recargar estocs, lo que ha transformado una situación de normalidad en problemas puntuales en productos de alta demanda.

5

Productos electrónicos: La subidas ya llegan al cliente

Lo que sí que se está dejando notar es la falta de determinados productos electrónicos por la falta de microchips. Es el caso de termostatos, por ejemplo. En el caso de un fabricante concreto que ha dejado de fabricar, el precio pasó de dos a 60 euros, aseguran en fuentes de Andimac. Fábricas a medio gas en China están agudizando los problemas. La falta de suministro en algunos productos (chips, latón…) causa en estos momentos que se limiten las compras por cliente.

Como consecuencia de esta situación, en Andimac reconocen que las subidas se están trasladando al cliente final, tanto al alza como a la baja, en función de la disponibilidad de los productos y su demanda. Las cadenas de distribución de materiales para la construcción aseguran que no tienen datos de que se estén paralizando obras, aunque si se retrasan inicios hasta disponer de material suficiente. Los precios de las obras pueden variar en función de esos altibajos y no es posible, aseguran, ofrecer precios cerrados a seis meses vista. "Un asociado nos puso el ejemplo de un gran proveedor que hace dos semanas le anunció una subida del 8% en un presupuesto, y tan solo dos semanas más tarde lo rectificaba con una subida al 13%. Es muy difícil planificar en este contexto", explican en Andimac. 

6

Juguetes: No faltarán en las estanterías

Para el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de juguetes, José Antonio Pastor, no existe una amenaza de desabastecimiento de juguetes para esta Navidad y Reyes. En su opinión, puede haber como cada año productos concretos que se agoten y que haya dificultades logísticas de última hora: "No habrá problemas de abastecimiento, puede haber problemas de rotura de escos en aquellos casos de productos de moda y que no podamos reponer a última hora", explica.

La razón es que la campaña navideña supone el 70% de las ventas del sector en todo el año. La semana de Reyes llega a suponer el 10% de todo el año por lo que la producción se inicia muchos meses antes. El 40% de la facturación de los jugueteros españoles es para exportación. El sector factura 1.600 millones de euros anuales. Sobre las subidas de costes, Pastor admite que se han ido repercutiendo a lo largo del año y que han afectado especialmente a los fletes. "Vamos a ver. Si los costes siguen subiendo para el 2022 quizá hablemos de algo diferente y tengamos que afrontar subidas de precios, pero actualmente la competencia es fuerte y las exportaciones han aumentado en torno a un 18%, por lo que si un mercado no permite subidas de precios siempre queda la búsqueda de otros mercados para esos productos concretos". Sobre la transferencia de ventas de juguetes a Black Friday el presidente de los fabricantes españoles es escéptico: "Vemos este año que se ha pedido que se adelanten las compras por la proliferación de mensajes que se lanzan sobre las dificultades de transporte y logísticas, pero hasta ahora no se prevén que haya adelanto de compras". 

7

Textil: Producción más cercana

En el sector textil las dificultades de aprovisionamiento de las grandes multinacionales españolas existen pero los equipos de gestión han tomado decisiones desde hace meses para minimizar los efectos de riesgo de retrasos en las entregas. Inditex, Mango o Desigual mantienen sus principales fábricas en relativa proximidad, fundamentalmente la península Ibérica, Marruecos, Turquía o países del Este. En este sentido, descartan desabastecimientos pero en algunos casos puede afectar al lanzamiento de nuevas colecciones, aunque los problemas son ahora menores que antes de verano. El aumento de precio de los fletes si que afecta. Una prenda que tenía un coste unitario de envío de 10 céntimos afronta un coste de un euro. Por esta razón las firmas de precios ultrabajos, como Primark, han sufrido más que otras.