Alianzas

Grifols y GIC logran la autorización para su acuerdo estratégico

El fondo soberano de Singapur invertirá 883,8 millones en Biomat, filial de la firma catalana en EEUU

Instalaciones de la empresa Grifols en Parets del Vallès.

Instalaciones de la empresa Grifols en Parets del Vallès.

1
Se lee en minutos
El Periódico

Grifols y el fondo soberano de Singapur (GIC) han obtenido todas las autorizaciones regulatorias necesarias para cerrar el acuerdo estratégico que anunciaron en junio, según ha informado este miércoles la compañía, que ha indicado que entre dichas autorizaciones destaca la aprobación del Comité para el Control de las Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS).

En virtud de este acuerdo, GIC realizará una inversión de unos 1.000 millones de dólares (unos 883,8 millones de euros) en Biomat USA, filial estadounidense 100% propiedad de Grifols, convirtiéndose en un inversor estratégico para Grifols. El fondo soberano de Singapur se quedará con una participación minoritaria en Biomat USA mediante la adquisición de acciones preferentes sin derecho a voto de nueva emisión.

Grifols seguirá controlando todos los aspectos relacionados con la gestión de Biomat y la operativa de los 300 centros de obtención de plasma que conforman su red en Estados Unidos.

Noticias relacionadas

Por lo tanto, todo el plasma recogido seguirá siendo suministrado a Grifols para la producción de medicamentos plasmáticos mediante un contrato a largo plazo. Los fondos obtenidos por Grifols en el marco de esta operación se utilizarán en su totalidad para amortizar deuda, en el marco del compromiso adquirido por Grifols de reducir progresivamente su apalancamiento. La operación refuerza la estrategia de Grifols de dinamización y fortalecimiento de la red de centros de plasma en Estados Unidos.

Biomat es un empresa de recolección de plasma, con una red de 296 centros de obtención de plasma en Estados Unidos. Todo el plasma recogido en estos centros de Biomat y sus filiales seguirá siendo suministrado a Grifols para la producción de medicamentos plasmáticos mediante un contrato a largo plazo.