Reforma laboral

Patronal y sindicatos rechazan la propuesta de nuevos ertes: "Pone en riesgo el acuerdo"

  • Los empresarios la tachan de "farragosa" e "intervencionista" la fórmula, que requiere de autorización del Consejo de Ministros para cada expediente

  • Las centrales critican priorizar esta cuestión ahora e instan al Gobierno a cerrar antes las reformas en temporalidad y negociación colectiva

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros y los líderes de patronales y sindicatos; en Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros y los líderes de patronales y sindicatos; en Moncloa. / Cedida (Moncloa)

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Puñetazo encima de la mesa de la patronal y los sindicatos y 'no' rotunda al Gobierno sobre su última propuesta para reformular el mecanismo de los nuevos ertes. Los agentes sociales se han manifestado claramente en contra de la propuesta del 'Mecanismo RED' diseñado por el Ejecutivo y que han tratado en la reunión de este miércoles de reforma laboral. Los agentes sociales, cada uno por su lado, han coincidido en manifestar su disconformidad tanto con el contenido, como con que el mismo complica el poder alcanzar un acuerdo que englobe esta y el resto de materias que han ido tratando estos meses. "Pone en riesgo el acuerdo", ha alertado CCOO. "Complica la posibilidad de llegar a un acuerdo", coincide la patronal CEOE.

La conclusión es compartida en el diálogo social, aunque los protagonistas llegan al mismo punto por diferentes vías. Este pasado fin de semana el Gobierno remitió a patronal y sindicatos un nuevo documento. En dicho borrador, de 27 páginas de extensión, el Ejecutivo ha desarrollado ampliamente qué formato quiere para los nuevos ertes, después del éxito de la medida durante la pandemia para evitar despidos masivos. Hasta ahora esta cuestión se había negociado de manera superficial y en el último documento se entre de lleno en ello, a escasas semanas de tener que cerrar la negociación.

CCOO ha apretado por ahí, pidiendo priorizar otras cuestiones y cerrar antes carpetas como la temporalidad o la negociación colectiva, sobre los que no hay acuerdo. Ha lanzado el mensaje de que el 'totum revolutum' en la negociación puede acabar provocando que descarrile. Y, sobre el contenido, UGT ha manifestado sus serias dudas, cuando no rechazo, en relación a las escasas garantías de mantener el empleo que se van a exigir para las empresas en dichos nuevos ertes.

Los empresarios cargan contra el modelo "farragoso"

Noticias relacionadas

Los empresarios, por su parte, se muestran cómodos con el ir apilando temas sobre la mesa sin acabar cerrando ninguno. De hecho, negociar un todo global y no ir carpeta a carpeta fue una de sus exigencias para encarar la reforma laboral. Sobre la propuesta en sí, la han tildado de "farragosa" e "intervencionista". Dicho mecanismo, entre otras cosas, requiere de autorización previa del Consejo de Ministros para cualquier empresa que quisiera postular a las ayudas públicas de estos nuevos expedientes. "Es una propuesta farragosa y que es más restrictiva, más intervencionista y que supone un mayor coste para las empresas que el modelo actual", afirman fuentes de la CEOE

Las negociaciones para definir la reforma laboral del Gobierno de coalición entran en su recta final -el 31 de diciembre el Gobierno prometió a la UE tenerla aprobada- y aumentan los frentes en los que el Ejecutivo tiene diferencias con los agentes sociales. Si sobre temporalidad y negociación colectiva las posturas estaban alejadas, especialmente con los empresarios, ahora se suma el nuevo mecanismo de los ertes. El antes llamado 'Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo' y ahora rebautizado por 'Mecanismo RED' no gusta ni a patronal ni sindicatos.