25 años de retraso

El corredor mediterráneo, un impacto económico multiplicador

  • Cada euro invertido en la infraestructura ferroviaria que une Algeciras y Francia genera 1,71 euros

  • La vía beneficia a sectores exportadores, como la automoción, el mueble, el calzado, el azulejo o la agricultura

El corredor mediterráneo, un impacto económico multiplicador
5
Se lee en minutos
David Navarro/Miguel Vilaplana/Maribel Amoriza

Aunque los efectos más importantes del corredor mediterráneo son a medio y largo plazo, por la rebaja de costes en el transporte y la mejora de la competitividad que induce en las economías de toda el área, la propia construcción de la infraestructura también supone una importante inyección para la actividad en las cuatro autonomías que cruza: Andalucía, Murcia, Comunitat Valenciana y Catalunya.

Así, un informe encargado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) señala que por cada euro invertido en esta infraestructura se genera un impacto de 1,71 euros en su tejido productivo, una cifra que se eleva a 2,14, si se calcula sobre el volumen efectivo de inversión. Por ejemplo, en el caso de la Comuntat Valenciana, se cifraba que la inversión inicial prevista hace una década, de 5.472 millones, generaría un impacto de 9.339 millones únicamente durante su construcción, algo trasladable al resto de territorios.

La puesta en marcha del Corredor Mediterráneo supondrá mejores conexiones para el 50% de la población española, tanto de pasajeros -lo que beneficiará al turismo-, como de mercancías. Así, en la web de Quiero Corredor, se estima que, si esta infraestructura estuviera en marcha a día de hoy, el tráfico de mercancías sería un 29% superior y a un precio más barato, lo que beneficiaría a multitud de sectores exportadores, como la automoción, el mueble, el calzado, el azulejo, la agricultura o la propia industria logística, entre otros.

AUTOMOCIÓN

El de la automoción es el sector que más utiliza el ferrocarril. Pese a encontrarse por detrás del transporte marítimo y por carretera, el 14,3% de los traslados de vehículos acabados y de componentes se realizan a través de trenes de mercancías, sobre todo desde las fábrias a los puertos de embarque y a la inversa. De ahí que desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) se considere al Corredor Mediterráneo como una infraestructura estratégica, teniendo en cuenta que las plantas de Ford, Seat y Nissan se sitúan en esta cuenca.

CALZADO

No sucede lo mismo con el calzado, que tiene en el ferrocarril un medio de transporte prácticamente testimonial, frente a la carretera, la vía marítima y la aérea. No obstante, el director general de la Federación de Industrias del Calzado Español (Fice), Ismael Martínez, opina que la entrada en servicio del Corredor podría modificar este comportamiento, dado que el 80% de las exportaciones anuales del sector, cifradas en 2.600 millones de euros antes de la pandemia, tienen como destino Europa, y el tren se convertía en una alternativa atractiva para las empresas del área mediterránea. 

JUGUETE

Tampoco el juguete ha venido utilizando hasta el momento el ferrocarril para el transporte de sus mercancías, centrándose en la vía marítima para las largas distancias y la carretera para las más próximas. Con todo, el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (Aefj), José Antonio Pastor, considera que la situación podría variar, teniendo en cuenta que el 80% de las exportaciones, que ascienden a 673 millones, viajan a Europa, y que el principal centro productor se encuentra en la provincia de Alicante. El corredor también favorecería las visitas comerciales de clientes.

MUEBLE

El mueble es un firme defensor del corredor mediterráneo, todo y que en la actualidad tampoco hace un uso significativo del tren. Sin embargo, el sector considera que puede convertirse en una alternativa de extraordinaria importancia, y más en un contexto como el actual, en el que los costes de los fletes marítimos se han disparado. Así lo señala la directora general de la Federación Empresarial de la Madera y el Mueble de la Comunidad Valenciana (Fevama), Amparo Bertomeu, quien recuerda que los principales puertos de embarque para el sector están en Barcelona y València. Además, el 68% de las exportaciones, cifradas en 2.300 millones de euros, viajan a Europa, por lo que también sería una buena vía de conexión.

LOGÍSTICA

El sector que asiste con menor entusiasmo a la construcción del corredor es el de la logística. Y es que el ferrocarril se convertirá en un competidor directo de la carretera, cuando hasta el momento apenas jugaba un papel testimonial. El secretario general de la Federación Valenciana del Transporte y Logística (FVET), Carlos García, señala que es muy complicado valorar el impacto, aunque ya avanza que tendrá cierta incidencia en los 25.000 camiones que transportan durante cuatro meses productos agroalimentarios a Centroeuropa. También lamenta que se ensalcen las virtudes del tren a costa de demonizar el transporte por carretera.

TURISMO

En el lado opuesto al de la logística se encuentra el sector del turismo, que espera la finalización de las obras del corredor mediterráneo como auténtica agua de mayo. Un anhelo fácil de entender si se tiene en cuenta que de los 70 millones de visitantes anuales que recibe la cuenca mediterránea, casi un 40% proceden de los países europeos. El presidente de la patronal hotelera de Benidorm y la Comunidad Valenciana (Hosbec), Toni Mayor, está convencido de que aumentará los turistas.

AZULEJO

El sector cerámico español, concentrado en un 90% en el clúster de Castellón, exportó en el 2020, sobre todo a través de transporte marítimo y por carretera, mercancía por valor de 2.947 millones de euros, de los que 1.432, el 48,7%, tiene su destino en Europa. Desde la patronal Ascer, defensora radical de la necesidad del corredor mediterráneo, estiman que traerá consigo beneficios múltiples en forma de reducción de costes, más competitividad y eficiencia ambiental.

Noticias relacionadas

CÍTRICOS

Por su parte, la citricultura produce en España hasta 7,5 millones de toneladas anuales en sus 300.000 hectáreas de cultivo situadas en un eje que arranca en Tarragona y acaba en Huelva, de las que el 50% están en la Comunidad Valenciana y el 41% en Andalucía, según datos del Comité de Gestión de Cítricos. El corredor mediterráneo es estratégico también para una actividad que vende en Europa el 93% de su cosecha, transportada en 174.000 camiones que cruzan la frontera cada año. Menor coste y mayor eficiencia serán las ventajas clave.