Compromisos

Calviño confía en cumplir con el déficit y deuda aunque Bruselas rebaje el crecimiento de España

  • La vicepresidenta económica dice que aunque la Comisión Europea augure un escenario macroeconómico más adverso España estará en línea con los objetivos

La vicepresidenta Nadia Calviño.

La vicepresidenta Nadia Calviño. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Aunque la Comisión Europea rebaje su nueva previsión de crecimiento para España este jueves, el Gobierno de Pedro Sánchez cumplirá con los objetivos de reducción del déficit y la deuda. Es lo que sostiene la vicepresidenta y ministra de economía, Nadia Calviño, que se ha mostrado convencida de que aunque Bruselas refleje un escenario macroeconómico más adverso del previsto hace tres meses, “el mejor comportamiento de los ingresos fiscales” y el enfoque “prudente” con el que han elaborado los presupuestos permitirá al gobierno cumplir con los objetivos fiscales tanto en 2021 como 2022. 

“Hemos adoptado una actitud prudente a la hora de preparar los presupuestos generales del estado para 2021 y 2022 de forma que el mejor comportamiento de los ingresos fiscales nos permite incluso en un escenario macroeconómico no tan positivo estar en línea para cumplir el objetivo de reducción del deficit público y la deuda pública ya desde 2021 y, por supuesto, también en 2022”, ha dicho Calviño interrogada sobre el impacto de una eventual rebaja de los números de Bruselas en las previsiones de otoño que presentará este jueves.

La vicepresidenta, que ha participado en la reunión de ministros de economía y finanzas de la UE (Ecofin), ha explicado que en los últimos meses se han producido revisiones al alza y a la baja que no deben sorprender a nadie porque “estamos en un momento de relativa incertidumbre” y porque “algunos cambios se han visto propiciados por la pandemia que, probablemente, están pudiendo tener un impacto sobre como están evolucionando los distintos indicadores económicos”. 

Enfoque prudente

De ahí el enfoque de prudencia a la hora de elaborar las nuevas cuentas. “Nuestra línea de actuación ha sido muy clara: prudencia al preparar los presupuestos generales del estado para 2021, también para 2022. Y tener a disposición todos los indicadores posibles para poder tomar bien el pulso de la situación económica con carácter diario. Esa prudencia es la que nos permite que estemos en línea para cumplir nuestros objetivos de reducción del deficit y la deuda sobre el PIB en 2021, incluso en un escenario macroeconómico que pueda ser más adverso “, ha reiterado tras un Ecofin en el que han constatado la fuerte recuperación en marcha en la UE y la necesidad de mantener la vigilancia ante el aumento de la inflación

Noticias relacionadas

Un repunte de carácter temporal que genera “preocupación” y que, según ha avisado Calviño, hay que seguir muy de cerca. “Tenemos que seguir evitando que se produzca una transformación que pueda tener un impacto más estructural”, ha dicho Calviño. La reunión también ha permitido a los Veintisiete mantener un primer debate sobre la revisión de las reglas fiscales. Bruselas presentará propuestas en los próximos meses y según la vicepresidenta existe "una actitud constructiva" por parte de todos los Estados miembros sobre la necesidad de aprender las lecciones de los últimos años y dotarse de un marco que permita impulsar el crecimiento tras la pandemia y que establezca una senda de reducción de los ratios de deuda pública sin que ponga en riesgo la recuperación.

Propuestas de Escrivá

Lo que no ha querido valorar Calviño es la reforma de las pensiones del ministro de inclusión, José Luis Escrivá, que propone elevar las cotizaciones de empresas y trabajadores un 0,6% durante diez años para crear un colchón. “Se trata de un debate y un dialogo en curso en las mesas de dialogo social. El ministro Escrivá viene trabajando desde hace tiempo en un entorno constructivo con los agentes sociales. El objetivo está claro. No solo garantizar pensiones dignas ahora sino también dentro de 20 y 40 años. Como gobierno responsable creemos que es el momento de reforzar nuestro sistema público de pensiones que es la joya de la corona de nuestro estado de bienestar y vamos a dejar trabajar a los agentes sociales en ese proceso de diálogo que espero llegue a un acuerdo”, ha dicho la vicepresidenta que se ha negado a valorar si la idea sobre la mesa le suena bien. "Prefiero no pronunciarme sobre propuestas que están siendo debatidas y negociadas por los agentes sociales”, ha insistido.