Integración tecnológica

Los clientes de Bankia no podrán usar Bizum el fin de semana del 12 al 14 de noviembre

  • La integración tecnológica de Bankia en CaixaBank se producirá ese fin de semana

Sede corporativa de CaixaBank en Madrid.

Sede corporativa de CaixaBank en Madrid. / EUROPA PRESS / MÁXIMO GARCÍA DE LA PAZ

5
Se lee en minutos
El Periódico

Entre el próximo viernes 12 de noviembre y el domingo 14 de noviembre se producirá la integración tecnológica de Bankia en CaixaBank, el último gran hito pendiente de la integración del cuarto banco español en el tercero. Dicha operación provocará que los en torno a 1,8 millones de clientes de la desaparecida entidad madrileña que tienen activo Bizum dejarán de poder utilizarlo a las 15 horas de dicho viernes 12 de noviembre, pero a partir del domingo 14 podrán volver a operar "con normalidad", según ha comunicado el banco. 

La página web de Bankia está anunciado ya que "pronto" dejará de estar disponible y que se redireccionará de forma automática al portal de CaixaBank. CaixaBank Now (caixabank.es o desde la app CaixaBankNow) será la nueva banca digital de lo clientes de la entidad madrileña a partir de la integración tecnológica. Podrán acceder a ella con las mismas credenciales que usaban en la banca digital de Bankia, ya que el identificador y la contraseña no cambiarán. 

Desde el mediodía del viernes 12 de noviembre y hasta el fin el proceso, los clientes de Bankia podrán usar los canales digitales solamente en modo informativo y distintas operativas se verán afectadas. Por ejemplo, los movimientos en cuenta estarán retenidos y el saldo no reflejará los posibles cargos o abonos hasta la finalización de la integración. Asimismo, los sistemas de transferencias y Bizum, tanto para enviar dinero a clientes de Bankia como para recibirlo, se interrumpirán durante algunas horas. A partir del 14 de noviembre, los clientes procedentes de Bankia ya podrán empezar a operar a través de los canales digitales de CaixaBank.

Para autorizar determinadas operaciones, como transferencias o traspasos, los clientes de Bankia necesitarán descargarse la app CaixaBank Sign, la aplicación de firma móvil de la entidad catalana. Dicha app, que se puede descargar en las 'stores' disponibles para Android, IOS y Huawei, se podrá configurar de tres maneras: con el método de firma anterior; a través del mail; y con un código obtenido en oficina o a través de cajero. El banco ha recomendado utilizar la primera opción: el cliente solo tendrá que poner la misma clave de firma que utilizaba en Bankia e introducir el código que recibirá por sms al número móvil que facilitó en su momento y que constará en la base de datos.

Números de cuenta y tarjetas

El código IBAN correspondiente a Bankia cambiará a un nuevo número de cuenta de CaixaBank. El cliente no tendrá que hacer ninguna gestión sobre el resto de los productos vinculados a la cuenta, como tarjetas y domiciliaciones de ingresos o pagos, ya que estos automáticamente cambiarán del antiguo al nuevo número de cuenta. Si el cliente tenía una cuenta en Bankia y otra en CaixaBank, no se unificarán salvo que lo solicite a su gestor una vez realizada la integración tecnológica.  

Dicha integración no va a impactar en las condiciones de la hipoteca o préstamos personales que tengan los clientes firmados con Bankia. Por otro lado, los seguros de Mapfre contratados a través de Bankia podrán seguir consultándose desde la nueva banca digital CaixaBankNow una vez se produzca la integración, así como también se podrán seguir gestionando los siniestros a través de la oficina habitual.

El número de la tarjeta de los clientes de Bankia no se modificará tras la integración tecnológica, de modo que las domiciliaciones se mantendrán tal y como estén configuradas actualmente. Desde el momento de la fusión en marzo, los clientes de Bankia vienen pudiendo realizar reintegros a débito y consultas de saldo en los cajeros CaixaBank sin comisión. A partir de la integración, también podrán realizar el resto de las operativas disponibles. Las tarjetas de Bankia se podrán utilizar hasta su caducidad o hasta ser sustituidas por una tarjeta de CaixaBank.

Coste de las tarjetas

CaixaBank informó a finales de agosto a los antiguos clientes de Bankia adscritos al programa 'Por ser tú' que su tarjeta de débito dejará de ser gratuita y pasará a tener una cuota de mantenimiento de 36 euros al año. El precio comenzará a cobrarse el próximo 1 de enero, salvo que en octubre se cumplan los requisitos de vinculación de dicho programa: domiciliación de ingresos (nómina superior a 700 euros, pensión de al menos 250 euros o prestación del paro de al menos 400 euros), así como tener más de 135 euros de primas de seguro de riesgo (hogar, auto, salud, vida y accidentes y decesos), 30.000 euros en productos de inversión (fondos, planes de pensiones o seguros de ahorro) o realizar dos compras al mes con la tarjeta de crédito. En ese caso, la comisión comenzará a repercutirse en junio de 2022.

Noticias relacionadas

El banco de origen catalán ha explicado a los clientes que dicho programa de vinculación se modificará por el de CaixaBank llamado 'Día a día'. La tarjeta cuya cuota anual se bonificará cumpliendo ciertas condiciones pasará a ser la 'Mycard', una de crédito con cargo de los pagos a dos días y que sustituirá a la 'Compras Bankia Contactless'. El cliente puede elegir entre pagar todo al final del mes, aplazar el abono o fraccionarlo. En estas dos últimas opciones, el interés es de hasta un 23% TAE.

El banco también ha elevado la comisión por hacer compras en el extranjero. Los clientes de Bankia pagan por ahora un 3,5% por operar en monedas distintas al euro y del 2% si realizan compras en euros en un país de fuera de la zona SEPA (Zona Única de Pagos en Euros). Con el cambio a CaixaBank, pagarán el 3,95%. La comisión por la reclamación de impagos, 35 a 40 euros en Bankia, se mantiene para cantidades reclamadas inferiores a 60 euros, pero se crea otra de 24 euros para deudas superiores a 300 euros que se dejen sin abonar más de 15 días. Además, se impone un hasta ahora inexistente interés de demora equivalente como máximo al interés nominal anual incrementado en dos puntos porcentuales.