Negociaciones en curso

Patronal y sindicatos exigen al Gobierno centrarse en el contenido y no en los negociadores de la reforma laboral

  • Los agentes sociales rehúyen valorar quien se sienta o no a la mesa de negociación e instan al Gobierno a fijar una posición común

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros y los líderes de patronales y sindicatos; en Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros y los líderes de patronales y sindicatos; en Moncloa. / Cedida (Moncloa)

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

"No voy a entrar en si quiero más a papá o a mamá", ha respondido el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, al ser preguntado si prefiere negociar la reforma laboral solo con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, o también con la participación de la primera, Nadia Calviño. El líder de los empresarios ha verbalizado dichas palabras pocas horas antes de que el Gobierno diera a conocer su nueva mecanismo de coordinación para encarar la recta final de la reforma laboral, según el cual los directores generales de Economía y de Seguridad Social se sumarán al secretario de Estado de Empleo en las mesas. En este punto, a diferencia de gran parte del contenido de la reforma, coincide CEOE con los sindicatos, que presionan al Gobierno para que hable con una sola voz en las negociaciones y se centre en pactar (o no) los elementos del componente 23 remitidos a Bruselas.

"A la gente lo que le preocupa son los contenidos", ha afirmado el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en una entrevista en 'La Sexta' pocos minutos después de conocerse el acuerdo en el seno de la coalición. "Me gustaría que el Gobierno decida quién representa al Gobierno", se quejaba un día antes el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, desde Barcelona. 24 horas después el Ejecutivo a resuelto sobre el papel esta cuestión. "Hasta la semana pasada no parecía que hubiera descoordinación en el Gobierno. [...] Todo lo que sea poner claridad al proceso de negociación en el que estamos es positivo, siempre que se respete los meses de negociación que llevamos. [...] Me quedo con las palabras del presidente Sánchez que dijo 'vamos a derogar la reforma laboral'", ha afirmado este mismo miércoles Álvarez en una entrevista en 'La Sexta'.

De lo poco en lo que están abierta y públicamente de acuerdo patronal y sindicatos sobre la reforma laboral es en reclamarle unidad de acción al Ejecutivo. Pues no quieren que lo negociado con ellos se diluya luego en conversaciones entre los entresijos de la coalición. A partir de ahí, los planteamientos son divergentes. Las centrales han reiterado en los últimos días el mensaje de que no aceptarán marchas atrás sobre lo ya negociado -especialmente en materia de negociación colectiva- y que la reciente crisis interna del Gobierno no puede traducirse en un borrón y cuenta nueva. "No estamos en preliminares", han insistido los dos máximos líderes sindicales, en referencia a las palabras de Nadia Calviño, que aludía en el Congreso de CCOO de este pasado fin de semana en que lo negociado hasta ahora había sido un tanteo.

Los empresarios solo quieren hablar de temporalidad y paro juvenil

La patronal, por su parte, ha reiterado en distintas ocasiones que no está de acuerdo con gran parte del contenido que Yolanda Díaz les ha puesto encima de la mesa durante estos meses. En verano tildó los planteamientos de Trabajo de "marxistas", "regresiva", "intervencionista" y que "inevitablemente recuerda las antiguas ordenanzas laborales, un despliegue más propio de contextos afortunadamente ya superados en toda Europa"; según manifestó en un comunicado público. Ahora los empresarios están poniendo el foco en sus planteamientos en acotar los contenidos de la reforma. No quieren hablar de negociación colectiva ni de subcontratación, donde Díaz pretende reforzar las posiciones de los sindicatos para "equilibrar", según se refieren las centrales, las reglas negociadoras.

Noticias relacionadas

Sí quieren centrarse los empresarios en hablar de temporalidad y paro juvenil, dos de las asignaturas por las que la Comisión Europea le saca los colores a España desde hace tiempo en las revisiones de los semestres europeos. Aunque CEOE también rechaza algunos de los mecanismos que ha puesto encima de la mesa Díaz para acotar la primera, donde España tiene el deshonroso título de campeón europeo. Los empresarios rechazan limitar al 15% de la plantilla los contratados eventuales que puede haber en una compañía, especialmente por la incidencia que ello puede tener entre pymes y autónomos. Los sindicatos, en este punto, tampoco son entusiastas de fijar una cifra concreta, tanto por las dificultades de aplicarla en centros de trabajo pequeños, como porque no ataca directamente contratos temporales fraudulentos que puedan sobrevivir en grandes empresas que no superen ese 15%.

"Sin grandes avances" en la reunión de este miércoles

El Ministerio de Trabajo y los agentes sociales han mantenido este miércoles una nueva reunión sobre reforma laboral, la última únicamente con la presencia del secretario de Estado de Empleo como único representante del Gobierno. La cita se ha saldado "sin grandes avances", según han trasladado varias fuentes consultadas conocedoras del cónclave. Las partes han debatido sobre cuestiones relacionadas con los modelos de contratación, la materia sobre la que están discurriendo las negociaciones desde hace semanas. La reunión ha sido "constructiva", tal como afirman fuentes del Ministerio de Trabajo; a diferencia del cónclave del miércoles pasado, cuando hubo momentos de clara "tensión", según trasladan fuentes de los agentes sociales.