Sería el principal accionista

Vivendi pide permiso al Gobierno para disparar su participación en Prisa hasta el 29,9%

La operación del grupo francés, tradicional aliado del actual mayor accionista del grupo, el fondo Amber, puede ser la vía para la salida del capital de la compañía a algunos accionistas como Santander o incluso Telefónica

Sede de PRISA, en Tres Cantos, Madrid. 

Sede de PRISA, en Tres Cantos, Madrid.  / PRISA

3
Se lee en minutos
Araceli Muñoz
Araceli Muñoz

Periodista

ver +
David Page
David Page

Periodista

ver +

El grupo francés Vivendi quiere escalar posiciones en Prisa y ha anunciado su intención de hacerse con el 29,9% del capital del grupo, con lo que se convertiría en el mayor accionista del grupo que controla el diario El País o la Cadena SER. Por el momento, el conglomerado galo es el segundo accionista con el 9,936% del capital de Prisa, sólo por detrás del fondo Amber Capital.

Según ha comunicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo francés ha solicitado al Gobierno autorización para tomar posiciones en la compañía, en la que entró a principios de este año tras comprar el 7,6% que ostentaba HSBC en una colocación acelerada, valorada en 52 millones de euros. Vivendi también ha manifestado que "en la actualidad no está en negociaciones o conversaciones con ningún accionista de Prisa para la adquisición de dichas acciones". La operación estaría valorada en torno a los 80 millones de euros al precio al que han cerrado la jornada bursátil de hoy los títulos del grupo de medios español (0,56 euros por acción, que rebotaron el 3,52% a cierre de la bolsa).

Con esta operación, Prisa se quedaría a tiro de opa del conglomerado francés, ya que el grupo galo ha solicitado aprobación para quedarse con el mínimo legal por el que la legislación española no exige lanzar una oferta pública de acciones (OPA), que sí lo exige al superar el umbral del 30% del capital de una cotizada. Cabe recordar que con el conocido como escudo antiOPAs puesto en marcha a principios de la pandemia por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, todas las operaciones que impliquen superar el umbral del 10% de una empresa considerada como estratégica, como es el caso de Prisa, deben ser autorizadas por el Gobierno en Consejo de Ministros.

Hasta ahora, el mayor accionista de Prisa es Amber Capital, que está presente en el accionariado desde el año 2015 y fue el culpable del giro en el timón del grupo de comunicación español, que tras meses de guerra se saldó con la salida de Javier Monzón apenas dos años más tarde de su nombramiento como presidente de la compañía. De hecho, el máximo ejecutivo de Prisa ahora es Joseph Oughourlian, el fundador del fondo.

Vivendi respaldó a Amber en aquel movimiento de toma de control y fuentes del mercado dan por hecho que la compañía francesa cuenta ahora con el beneplácito del fondo para elevar su participación y que ambos van de la mano en la configuración de un nuevo núcleo duro en el capital de Prisa. Amber y Vivendi, además, ya se han visto las caras en otro conocido grupo de medios, el francés Lagardère, donde el fondo ha facilitado una OPA al grupo galo tras anunciar su disposición a venderle sus acciones.

Otros accionistas de relevancia en la compañía son Telefónica, que ostenta el 9,44%; el holding Rucandio (que agrupa las participaciones de las antiguas familias fundadoras del grupo como los Polanco y los Pérez), que tiene el 7,6%; y el jeque catarí Al-Thani, que ostenta el 5,31% y participa en su accionariado desde el año 2015.

Noticias relacionadas

Fuentes del mercado próximas al capital de Prisa apuntan a que la operación de Vivendi y su intención de comprar en torno a un 20% adicional serviría como posible vía de salida de algunos de los accionistas actuales, singularmente Santander o el jeque catarí, dependiendo del precio de compra ofrecido por la compañía gala. Las mismas fuentes apuntan que no sería descartable la venta de su participación por parte de Telefónica, pero la teleco ahora se encuentra en una situación más cómoda en el accionariado por su entendimiento con Amber.

El conglomerado de medios francés anunció en el momento de su aterrizaje en Prisa a principios de este año que esta inversión se enmarcaba en su hoja de ruta para "reforzarse como un grupo mundial de contenidos, medios y comunicación", así como ampliar "su acceso a mercados de lengua española en Europa, América Latina y Estados Unidos". En la actualidad, Vivendi también es accionista de otra conocida empresa de medios en España, Mediaset, con la que se ha visto inmersa en una batalla judicial que se resolvió en mayo de este año y a través de la cual se desprenderá del 19,19% del capital de la dueña de Telecinco en los próximos cinco años quedándose como minoritario con el 4,16%.